Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small]

PRÓLOGO.

en

La importancia de la legislación mercan- limitada aplicación, aun para aquellos que til, en la época presente, es por todos co- tienen su profesión circunscrita á las disnocida , y excusamos esforzarnos en demos- posiciones de aquél, pues es sabido que la trarla; el Abogado, el Notario, el comer- legislación mercantil no es una rama aislaciante, y casi todas las clases sociales, ne- da, independiente y circunscrita á un país cesitan de ella en los múltiples negocios de determinado, sino que está intimamente la vida, y á facilitar su estudio se dirige la relacionada con otras, y además, que efecpresente obra.

to del cosmopolitismo de nuestra época, la Sabido es que el método seguido en las humanidad, sin distinción de razas ni de leyes no es el más á propósito para su es- costumbres, constituye hoy una gran faudio; de aquí la aceptación que han teni- milia, cuyos lazos se estrechan, a pesar de

o siempre los comentarios de las mismas, las fronteras, por medio del comercio; no un los que se explican y concuerdan todos debe , pues, sernos extraña la legislación sus artículos; y también los tratados, de otros pueblos, en la que encontramos los que se establece un orden en las dife- el germen de nuestras más importantes rentes materias, que facilita en gran ma- disposiciones; de aquí lo util de concordar nera el estudio de las mismas, poniendo las prescripciones de nuestro Código con como ejemplo de estos últimos puntos, pues las de los demas países, especialmente to que de comentarios no hay una obra aca- aquellos que han alcanzado notable prebada, el del ilustre jurisconsulto Sr. Marti ponderancia en el gran concurso de puede Eixalá, titulado Instituciones del Derecho blos que constituyen el llamado mundo mercantil de España.

civilizado. Pero de todas las formas adoptadas en Si en épocas en que la ciencia no se halas obras de legislación, la que supera en bía mostrado con las proporciones de hoy, claridad para el continuo uso de la vida por más que en ellas hayan brillado podees el Diccionario, en el que por riguroso rosas inteligencias, se echaron, por decirlo orden alfabético se exponen las múltiples así, los cimientos del Derecho internaciomaterias que comprende un ramo de la le-nal, como lo vemos en el Código inmortal gislación, y con las referencias debidas en de las Partidas, hoy que los pueblos se dan puntos que se relacionan, se consigue en la mano en importantes cuestiones, y que, poco tiempo tener á la vista cuantas dispo- efecto de los admirables descubrimientos, el siciones y doctrina existen sobre el punto comercio ha alcanzado en el día importanque se consulta; el Diccionario de la legis- cia suma, por medio del cual se ponen en lación mercantil viene á completar, después contacto los más apartados países, ni el de la publicación del nuevo Código de co-español, pues, debe ignorar por completo mercio, la bibliografía en esta importante la legislación de otros pueblos, ni éstos rama del Derecho.

desconocer en absoluto la de otros países, Mas no podíamos limitarnos en nuestro extraños sólo por el clima , la lengua y en abajo á las disposiciones aisladas del Có- parte por las costumbres. go, en cuyo caso resultaría árido y de Hechas las debidas referencias a las legislaciones extranjeras de las disposiciones | dirigir sus miradas en todas sus producciode nuestro Código de comercio, conviene á nes, procurando en ellas el ahorro de tiemsu vez conocer aquellas legislaciones espe- po y trabajo, la economía y la mayor uticiales de nuestro país relacionadas íntima- lidad, circunstancias indispensables para mente con las instituciones mercantiles, ese público que, dedicado sólo al trabajo, tales como el enjuiciamiento, el notariado del cual vive, no puede distraer el tiempo y el ramo de hipotecas; á este fin, después en entresacar de las leyes lo que necesita de exponer los artículos del Código refe- para un caso dado consumiendo trabajo y rentes à la materia que encabece el artícu- tiempo en la consulta de los cuerpos lelo doctrinal que ocupará en el Diccionario gales. el lugar que le señale el orden alfabético, Este es el espíritu que predomina en tose insertan también las disposiciones de das nuestras obras, el que muy especialleyes especiales análogas al comercio. mente hemos procurado seguir en ésta,

Esta es la obra que ofrecemos y dedica- por las especiales condiciones del público á mos á las clases productoras del país, úni- que va dirigida. cas que pueden apreciar su utilidad en el ejercicio de las respectivas profesiones y Madrid, Junio de 1887. en las múltiples operaciones de la vida activa, y á las que el escritor público debe

FEDERICO SOLER Y CASTELLÓ.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

DEL

CÓDIGO DE COMERCIO.

La necesidad de una nueva codificación de inevitable de la verificada en el político, denuestra legislación mercantil se halla tan uni- mandaba con urgencia nuevas leyes, que amversalmente reconocida , que se impone con pararan

los intereses nuevamente creados, á carácter de evidencia á los Poderes públicos los cuales dió satisfacción el Gobierno, tímiencargados de satisfacerla. Aunque el Códi-damente al principio, reformando las leyes go de comercio promulgado en 1829 fué qui- sobre sociedades por acciones y sobre la Bolzá una de las más perfectas obras del arte sa de Madrid, y adoptando otras medidas jurídico de su época, adolecía, como era na- análogas; y con decisión y energía más tarde, tural, siendo el primer ensayo de codifica- cuando, merced á un cambio político favoración, de algunos lunares, que la práctica puso ble á la libertad en todas sus manifestaciones, desde luego a la vista, y que consistían prin- los intereses materiales adquirieron extraorcipalmente en haber pasado por alto institu- dinario desarrollo. Entonces fué cuando el ciones del Derecho mercantil tan importan- Ministro que suscribe, obedeciendo á tan vites como los Bancos y las Bolsas, á las que, goroso impulso, propuso á S. M. la Reina el no obstante, alude con frecuencia el mismo Řeal decreto de 8 de Agosto de 1855, y en Código. Por más que el Gobierno procuró virtud del cual se confió a una Comisión essuplir estos vacíos con medidas especiales, pecial, compuesta de personas respetables y tales como el decreto de 1o de Setiembre de peritísimas, el encargo de proceder con toda 1831 sobre la creación de la Bolsa de Madrid, brevedad á la revisión del Código de coel comercio, que, merced á la nueva era po. mercio. lítica abierta al fallecimiento de D. Fernan- Mientras esta respetable Comisión se dedido VII, había adquirido un vuelo extraordi- caba al estudio detenido y reflexivo de los nario, exigió la reforma del reciente Código, graves problemas que entraña la moderna leque en muchos puntos no respondía al espí- gislación mercantil con el mayor celo y asiritu de las nuevas instituciones, y que en duidad, todo lo cual exigía cierta lentitud en otros ofrecía ancho campo a la interpreta la preparación y terminación de los trabajos, ción, con notable perjuicio de los intereses el comercio seguía reclamando con gran inmercantiles. Y si bien los Gobiernos que ri- sistencia el apoyo del Poder legislativo para gieron los destinos del país desde el restable. los cuantiosos intereses que se creaban á la cimiento del sistema representativo partici- sombra del movimiento regenerador que se paron de esta opinión y acometieron con brio extendía por todos los ámbitos de la Nación la reforma, como lo demuestran las Comi- y que no consentía nuevos aplazamientos. siones nombradas sucesivamente en los años Resultado de estas poderosas excitaciones, 1834, 1837 y 1838 para la redacción de un que acogieron benévolos los Poderes públinuevo Código, los trabajos de las mismas, cos, fué el gran número de disposiciones lealguno de los cuales contenía un proyectó gales dictadas en el trascurso de pocos años completo, no llegaron siquiera á tener publi- sobre sociedades de crédito, de obras públicidad oficial, quedando abandonados en los cas, de almacenes generales de depósito y de archivos y aplazada así indefinidamente la Bancos de emisión y descuento, sobre oblireforma de la legislación comercial.

gaciones al portador, reivindicación de efecAl poco tiempo, un suceso trascendental tos públicos, sociedades extranjeras, y otras, en el orden político, la terminación de la que sería prolijo enumerar, con las cuales, si guerra civil, produjo un movimiento general bien se enriqueció considerablemente nuesde la Nación española en dirección del co- tra legislación mercantil, se hacía cada vez mercio y de la industria, que ha ido en cons- más indispensable la codificación de esta partante aumento hasta nuestros días, á

pesar te de nuestro Derecho. de los grandes desastres que han agobiado á Pero como si todos estos materiales jurídinuestro valeroso y sufrido pueblo. Este mo- cos, en tan breve tiempo aglomerados, no vimiento, que causó una verdadera revolu- fueran suficiente demostración de la urgente ción en el orden económico, consecuencia necesidad de la codificación, otro nuevo

acontecimiento político de la mayor trascen- juiciamiento mercantil, á consecuencia de dencia influyó notablemente en todas las es- haberse promulgado en 19 de Setiembre de feras del Derecho, que sufrieron radicales 1870 la ley provisional sobre organización del trasformaciones, de todo punto indispensa- Poder judicial, que en la segunda de sus disbles para que respondiesen á los principios posiciones transitorias autorizó al Gobierno de libertad de reunión, de asociación, de tra- para reformar la ley de Enjuiciamiento civil, bajo y de contratación, que en unión de otros incluyendo al final de ella una parte ó secque consagraban el respeto a la autonomía ción, que comprendiese las disposiciones esindividual, fueron proclamados por el Go- | peciales necesarias para los negocios mercanbierno que se había puesto al frente de la Na- tiles. Por este motivo elevó únicamente a ción. Y como no podía menos de acontecer, manos del Gobierno el proyecto de Código también alcanzó al Derecho mercantil el es- de comercio. Y como aquél se hallaba prepíritu innovador de la nueva situación políti- ocupado á la sazón con asuntos graves, que ca. A este espíritu se debieron las reformas absorbían por completo toda su atención, realizadas inmediatamente en la legislación trascurrió algún tiempo sin que se sometiese vigente sobre sociedades anónimas, Bolsas, dicho proyecto a la deliberación de las CorLonjas y casas de contratación, agentes de tes, continuando en tal estado hasta que, por cambio y corredores, tribunales de comercio iniciativa de las mismas, se publicó la ley de y Enjuiciamiento mercantil, organización 7 de Mayo de 1880, que impulso de nuevo la del crédito territorial, sociedades mercantiles obra hace tantos años comenzada, mandando y de Derecho común, y quiebras de las com- que se diese publicidad Oficial al proyecto de pañías concesionarias de ferro-carriles y de Código formado por la Comisión nombrada mas obras públicas. Tal cúmulo de disposi- en 1869, con el objeto de que fuese conocida ciones, unidas á las dictadas en época ante- la opinión de las personas peritas en materia rior, hacían sobremanera dificil y enojosa la tan compleja como dificil, y fuese apreciada aplicación del Código de comercio, que no esta opinión por una nueva Comisión reviso. sólo estaba redactado con un criterio abierta- ra ántes de elevarlo á la categoría de ley del mente contrario al que dominaba en las últi- Reino. mas reformas, sino que aparecía derogado en Aunque en la misma ley se acordó que las muchos de sus artículos, parcial o totalmente, Audiencias y otras corporaciones competenpor efecto de las mismas.

tes informasen también sobre el restableciA tal estado de confusión y de verdadera miento de los antiguos tribuna les de comeranarquía había llegado la legislación mercan- cio, el Gobierno ha creído que este punto, tíl, que el mismo Gobierno reconoció la ne- por referirse á la organización del Poder jucesidad urgente de ponerle término en el de- dicial y al Enjuiciamiento, era hasta cierto creto de 20 de Setiembre de 1869, por el que punto independiente del proyecto de Código, se dispuso la redacción del proyecto de Có- y que de todos modos había de pasar tiempo digo de comercio y ley de Enjuiciamiento antes de que pudiera llegarse a una solución mercantil, cuyo trabajo debía desempeñar concreta, que satisficiera las encontradas tencon toda urgencia una nueva Comisión, te- dencias de los que afirman la unidad de juniendo presente, de una parte los trabajos de risdicción y los que sostienen la convenienla creada en 1855 por iniciativa del que sus- cia de dar participación a los comerciantes cribe, y de otra , los decretos-leyes del Go- en la administración de justicia, cuando se bierno provisional y los proyectos de ley pen

trata de cuestiones relativas á su profesión. dientes entonces de la aprobación de las Cor- Constituída la Comisión revisora del protes, y bajo las bases en el mismo decreto con- yecto de Código bajo la presidencia del Misignadas. Y casi al mismo tiempo se ordenaba nistro que suscribe, publicado dicho proyecto por otra ley, la promulgada en 19 de Octubre en la Gaceta de Madrid, y trascurridó con del mismo año 1869, que se procediera in- exceso el plazo señalado en la ley de 7 de mediatamente á la revisión del Código de co- Mayo de 1880 para que los tribunales, cormercio, con el objeto de modificarlo en el

poraciones y particulares sometiesen las obsentido de la más amplia libertad de los aso- servaciones que estimaren convenientes al ciados

para

constituirse en la forma que tu- juicio de dicha Comisión, procedió ésta con vieran por conveniente, y á fin de ponerlo el mayor celo y actividad 'á la revisión de toen consonancia con los adelantos de la época. dos y cada uno de los artículos que el pro

Afortunadamente esta vez no quedaron de- yecto abraza , estudiando los informes remifraudados los propósitos del Poder legislativo, tidos, comparando lo dispuesto en él con las porque bien pronto pudieron tocarse los re- leyes de otras naciones de gran cultura mersultados del trabajo encomendado á la nueva cantil, y abriendo discusiones frecuentes y deComisión. Poco más de cinco años invirtió tenidas sobre las más importantes y difíciles en la preparación del proyecto de Código, á materias. Durante los meses que ha empleapesar de los profundos y detenidos estudios y do la Comisión en tan arduas tareas, reuniénmaduras deliberaciones que durante ese tiem- dose casi diariamente, se ha revisado todo el po fueron la tarea continua de aquella Comi- proyecto de la primitiva Comisión, en el que sión, que el infrascrito tuvo el honor de pre- se han introducido muchas modificaciones y sidir' desde el fallecimiento, nunca' bastante enmiendas, así por lo que hace al plan ó méllorado, del insigne jurisconsulto D. Pedro todo seguido en la codificación, como en lo Gómez de la Serna. Dicha Comisión se abs- que toca al contenido de las mismas disposituvo de formular el proyecto de ley de En- ciones, las cuales se han adicionado con otras

« AnteriorContinuar »