Handbuch der spanische Sprache und Litteratur: Prosaischer Theil. Th. 2. Poetischer Theil

Portada
G. C. Nauck, 1801
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 158 - Y así como suele decirse el gato al rato, el rato á la cuerda, la cuerda al palo, daba el arriero á Sancho, Sancho á la moza, la moza á él, el ventero á la moza, y todos menudeaban con tanta priesa , que no se daban punto de reposo...
Página 179 - ... la música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.
Página 156 - Y el aliento, que, sin duda alguna, olía a ensalada fiambre y trasnochada, a él le pareció que arrojaba de su boca un olor suave y aromático; y, finalmente, él la pintó...
Página 177 - ¡Ay, Dios! ¿Si será posible que he ya hallado lugar que pueda servir de escondida sepultura a la carga pesada de este cuerpo que tan contra mi voluntad sostengo? Sí será, si la soledad que prometen estas sierras no me miente.
Página 302 - Júpiter y suplicóle se sirviese de darle alguna luz de lo que había de pasar en el discurso de su vida y para qué había sido criada, pues era cosa sin duda no haberla hecho en balde.
Página 272 - Y miré con todo eso y no vi huella de bestia ninguna. Y es cosa de admirar que no había señal de rueda de coche ni memoria apenas de que hubiese nadie caminado en él por allí jamás. Pregunté, espantado desto, a un mendigo que estaba descansando y tomando aliento, si acaso había ventas en aquel camino o mesones en los paraderos.
Página 306 - ... habían chillado en Toledo, y apedreado como viñas, y que estaba acabando de escribir la comedia de Troya abrasada, y que sin duda debía de haber llegado al paso del incendio, y se convertía tanto en lo que escribía, que habría dado aquellas voces, que por otras experiencias pasadas sacaba él que aquello era verdad infalible, como él decía, que para confirmarlo subiesen con él á su aposento, hallarían ser verdadero este discurso.
Página 222 - Ellos dijeron que los caballeros de la nación vizcaína por la mayor parte se casaban en su patria; y que no por menosprecio, pues no era posible, sino por cumplir su loable costumbre y la voluntad de sus padres, que ya los debían de tener casados, no aceptaban tan ilustre ofrecimiento.
Página 303 - Supremo Júpiter, si ya no es que mi demanda te sea molesta, y contra las ordenaciones tuyas, que tal no es intento mío.
Página 401 - Detuviéronle, no sin alguna destemplanza, los dos braceros, dándole á entender quo no era lícito el acercarse tanto á la persona del rey; pero él los reprendió, quedando tan gustoso del presente , que le miraba y celebraba entre los suyos como presea de inestimable valor; y para desempeñar su agradecimiento con alguna liberalidad , hizo traer entretanto que llegaban á darse á conocer los demás capitanes , un collar que tenia la primera estimación entre sus joyas.

Información bibliográfica