Imágenes de páginas
PDF
EPUB

brunias, et espatas, et adarcas, et gelmos, et testinias, et cinctorios, et sporas, et cauallos, et mulos, et equas et vacas et oues dimitto ad Sanctium... et vassos de auro et de argento, et de girca, et cristalo, et macano, et meos vestitos, et acitaras, et collectras, et almucellas et seruitium de mea mensa, totum vadat cum corpore meo ad Sanctum Joannem... et illos vassos quos Sanctius filius meus comparauerit et redemerit; peso per peso de plata, aut de Cazeni, illos prendat... et in castellos de fronteras de Mauros qui sunt pro facere;» cuyo contenido, aunque su traducción tiene arta dificultad por algunos términos incógnitos, romancea de este modo Briz Martínez: Otro sí ordeno que mis armas pertenecientes á varones y caualleros, como son sillas y frenos de plata, espadas, adargas, yelmos, cauallos, mulos, yeguas, vacas y ovejas, todo sea y lo herede mi hijo D. Sancho... que todos mis bienes muebles como son vasos de oro y de plata, de alabastro, de cristal y de macano, mis vestidos y acitaras ó camas colectcs almuzas con todo el seruicio de mi mesa, todo se lleue y entregue, juntamente con mi cuerpo, al monasterio de S. Juan... que todos los vasos que mi hijo quisiere redimir y comprar, aquellos redima peso por peso por otra tanta plata ó cazeno... (y todo se de) para obras de castillos que están en las fronteras de moros y no acabados de concluir. (1)

En los primeros tiempos documentales no es mucho que se advierta esto mismo con toda la claridad posible,

(1) Algo, como se ve, deja de traducir sin duda por scrle incógnito, y algo traduce literalmente que nosotros no entendemos.

y así en una escritura de 1157 á favor del monasterio de Veruela se lee: «nullus homo sit ausus casas uestras uel grangias uel cabanas... violente intrare; » en la de fundación del monasterio de Aza «do etiam præfato monasterio... centum caphices (caices vulgo dicimus) quincuaginta tritici; en el fuero de Valformoso 1189 se dice de tribus arriba y mulieren putam; en el de Santander non vendat á detal. Los documentos aragoneses ofrecen igual comprobación y dan además á entender desde su cuna su total identidad con la formación del castellano, y así en una escritura de 1152 (Biblioteca Salazar) se dan «500 solidos et III kauallos... et illas kassas que forunt de sennior Ennego Sanz... et CCC solidos et una mula; » en otra de 1155, que también hemos visto original, se lee: «et recipiant eum sano et infirmo et donant illos fratres in caritate ad sua mulier de D. Julian que ad suos filios XX morabetinos, per tale que illos no clamen magis de ista hereditate... et fuit factum hoc donatiuum in presentia de magister D. Freol;» en otra de 1162: «Hec est carta de una vinéa quam comparauit Petro Tizon magist. de Nouellis..... pagato pretio et aliala; » en otra de 1173: «Dono uobis fidanzas de saluetate affuer de terra... alihala paccata;» en otra de 1202: «Hec est carta de compara quam comparauerunt fratres milicie Templi Salomonis;» en otra de 1223: «suos domos videlicet et corrallos de coelo usque in abissum.»

Obsérvase al golpe que los primeros documentos, supuesto el desarrollo del embrión llamado romance, durante tres siglos á lo menos, nada tienen todavía de perfectos; y á la verdad, sobre sus frases totalmente latinas que eran de rúbrica entre los notarios de aquel tiempo como en los de hoy mismo, hay documentos, no ya de los primeros sino del siglo xii, que son mezclados de latin y romance; y áun los que se llaman castellanos ó escritos en el idioma vulgar, tienen el corte que va á verse, y son tales que permiten hacer fácilmente, no la operación que hemos ahora practicado, sinó la contraria de entresacar las voces y giros latinos de entre el vulgar informe que les es predominante. En una donación hecha a favor del monasterio de Cardeña, se lee al fin: Quiquier que de nostro linage ó de otra cualquier aqueste nostro fecho et aquesta »nostra donacion quisiere quebrantar, toda ó parte de »ella, primeramientre aya la ira de Dios, et con Judas »el traidor, et con Datan, et Abiron que vivos la terra »los sorbió, en Enferno sea atormentado. Amen. Et »sobre esto peche al Rey de la terra mille mrs. et al » Monesterio et al Hospital sobredichos la heredad do>>blada.» En otra escritura relativa al mismo Monasterio, y la más antigua qu en él se conservaba, año 1180, se dice: E judgo Don Lop: que ninguno de los non »fuesse pescar en aquellas defessas menos del otro que »fuese en la villa y qualquequiere que fuesse pescar, »que diesse las cinco partes al abbat, y las tres á los In»fanzones. Hoc judicium fuit datum in era mccxvi reg»nante rege Allefonso cum uxore sua Alionore.» En otra de 1193 se lee: «Notum sit presentibus et sciant »posteri: quia ego Guisabel Garciaz fija de Garci-Ruiz »catando pro de mi ánima hi entendiendo que sea á >>servicio de Dics, do et otorgo á vos Don Martin sier»vo de Dios et abbat del monasterio de Sant Pedro de »Cardeña, et al conviento del mismo logar in perpe»tuum las mis casas propias que yo hé en Burgos. (1)

Y para que se vea todavía más clara la lucha latente entre los idiomas latino y castellano, para que se vea cuán laborioso fué aquel parto de donde había de resultar que la lengua latina diese á luz los idiomas gemelos que se denominan neo-latinos, véase el siguiente trozo castellano del fuero de Cáceres, en 1229, en donde predominan á su turno ambos idiomas: «Julier que viduetatem voluerit tenere accipiat unam casam (latín) con XII cabriadas et una tierra de dos caffices sembradura (castellano) ubicumque volaerit (latin)... et una bestia asnar et una mora ó un moro (castellano) et hoc accipiat de aver dambos (latín y castellano);» y el siguiente latino de Tafalla, confirmado en 1157, en 1255 y en 1355: «Si duo homines habuerint pleito inter se et se alzaren ad regem, ambos pasen Aragon si ad ámbos placuit, et si non placuerit uno non debet eum seguir usque rex passe Aragon.»

De intento nos hemos detenido en dar a conocer la antigüedad y lenguaje de los primeros documentos castellanos, para que se vea que ha de renunciarse á citar ejemplos anteriores al siglo xi, y para que resulte conocida la estructura del primitivo lenguaje español, con el cual podrá ya contrastarse el que se usó en los documentos públicos del reino de Aragón, de que más tarde hablarémos. Por ahora adelantarémos que

(1) Estos documentos están tomados del abundantísimo Apendice å las Antigüedades de Berganza, en el cual se copian doscientas y una escrituras, diez Cronicones, y en diez y ocho capítulos multitud de formularios relativos al ritual y ceremonias de la Iglesia.

Aragón ostentó á veces cierta superioridad sobre Castilla en la esfera política, en la legal y áun en la lingüística, verdad que ya confesó el profundo Marina en su notabilísimo Ensayo, exponiendo «cuánto influyeron los usos y costumbres de Aragón y Navarra en los de Castilla.» (1) Sancho el Mayor dió en efecto á ese reino algunas leyes navarro-aragonesas: se sabe de los castellanos, que iban a Jaca á estudiar aquellos célebres fueros para trasladarlos á su pais: también es notorio que el matrimonio de los clérigos, así como la famosa ley sálica é igualmente la representación en Cortes del brazo de las Universidades, fueron importados de Aragón en Castilla; y en cuanto al lenguaje, como que hubo, sobre todas estas, las mismas causas determinantes, no puede dudarse que se habló en Aragón un idioma del todo conforme cuando no más rico que el castellano, pudiendo (2)

asegurarse, como después veremos, que, sobre ser un error filológico, es muy gratuita la suposición de que los aragoneses usasen el romance lemosin hasta que recibieron el castellano al advenimiento de D. Fernando de Antequera, á quien, con más razones de conveniencia que de justicia, declaró monarca de Aragón el Parlamento de Caspe.

Lo que sí hubo es un comercio recíproco de voces y

(1) La constitución aragonesa (dice el Sr. Escosura Hevia en su Ensayo sobre el feudalismo) fué mejor que la castellana, la reconquista más rápida y ordenada, la restauración de las poblaciones con más medios y bajo mejores auspicios, la civilización penetró antes y fue más precoz, y hasta los reyes aragoneses fueron en general superiores, y en las Cortes, la nobleza se unia más al brazo popular que en las Cortes de Castilla.»

(2) Monlau, en su reciento Diccionario etimológico, dice acertadamente que Aragón contribuyó á pulir el romance castellano.

« AnteriorContinuar »