Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tes, Uztarroz y Lope, y aragonés Francisco Plano, pintor al temple de la talla, según Palomino, de los Colonna y Mitelli que Velazquez encontró en Bolonia; aragonés José Leonardo, el dulce José Leonardo, el autor de las Llaces de Breda y la Toma de Acqui por D. Gómez Suárez de Figueroa, aragonés Jusepe Martinez, que á semejanza de Vinci y Vasari, ciñe los laureles del cscritor y los del artista, aragonés Cabeza de Vaca, paje de D. Juan de Austria, aragonés Josef Luzán, aragonés Bayeu paragonés Goya, --la quinta estrella del cielo espiritual de España, según mi insigne y malogrado amigo Suárez Llanos, el demoledor ilustre que burlose del fanatisino religioso, con la risa de Bocaccio y extendió la palidez cadaverica sobre el rostro de instituciones barridas por los vendabales revolucionarios, el peles de las ideas de su época, el hijo de la Enciclipedia, el Precursor del Romanticismo, un génio original, universal, el más español de los españoles, amargo, escéptico, múltiple, que tuvo la naturaleza por madre, la sociedad por inspiración, soñador y realista, parecido á Velázquez y á Rembrandt á un tiempo, una faceta principalísima del pasado siglo, el símbolo más perfecto del advenimiento del pueblo á la vida social, la apoteosis de nuestra brusca independencia, el cantor de nuestros hermosos horizontes.

Y el que se detenga á considerar ese arte nobilisimo, que ce la imprenta de la Pintura, gracias al que, son conocidos en el orle las Parcas ó las Sibilas de Miguel Angel y las Diosas de Rubens, el Baile de los Amorcillos y la Beatriz dc Ary Scheffer, el Dilucio, y la media naranja de la Escuela de Bellas Artes de Delaroche, la travesura de Jesus niño y la alegria del jilguero en su dulce prisión, que hechizo tan singular ponen en dos Sacre-Fumilias de Rafael; pueden adornar las paredes de los palacios, las paredes de los museos, y las paredes más humildes, la Psiquis de Julio y la Aurora de Reni, las Concepcioaics de Murillo y la Cena de Leonardo dc Vinci, el Avestruz de Boucher y el Aguador de Sevilla; han llegado a las más pobres aldeas los caballos de Velázquez y lo es posible al marinero el colgar el ex-voto de una artistica estampa de la Virgen del Pez, en el ara de la ermita de la costa, que con la luz de su lámpara de bronce, en negra noche de tempestad, inspiróle una invocación á la que es estrella de los mares! ¡Oh! y qué recuerdos se agitarán en su memoria en esta ciudad, donde grabó D. Juan de Austria curiosa lámina! Se agitarán los recuerdos de una época que merece ser envidiada por la misma Italia de los Médicis. Qué dias aquellos! El noble arte de Guttenberg (ya queda indicado) rayaba á prodigiosa altura. Son llevadas á las prensas de la ciudad cesárea y augusta la obra decretada á Zurita por las Cortes de Monzón en 15-17 y la del Doctor Juan Francisco Audrés de Uztarroz, y encársanse de ejecutae las portadas, el Maestro Diego,-que embelleció aquel monumento clásico con un pórtico admirable, con una tan magistral como la dibujada por Salas para el Ensayo sobre el Teatro español de Latre,—Jusepe Martínez y el grabador Vallés, el mismo que puso un primor al frente del Bartolomé Argensola; escribe el P. Pablo Albiñana Las Lógrimas de Zoragoza, é ilústrala con tres estampas tan notables, como los mascaroncillos y figuras de Vinglez en su Orlografia práctica; tratan de publicar, Lastanosa su libro sobre la moneda jaquesa, Zayas sus Anales, el Conde de Sástago su His:oria del Canal Imperial y Fr. L. Benito Martón la suya del subterráneo slittuario del Real Monasterio de Sla. Engracia, y encuentran, cl buril de Artiga, -autor del agua suerte de la fachada de la catedral de Huesca,-el de Renedo, de Dorbal, que perpetuo las severas facciones de Pignatelli, el de Mateo González, á quien se debe el sello de nuestra Sociedad Económica de Amigos del Pais, y el de Fr. Angel, á la vez que el lápiz de Raviella.

Y no son sólo estos, los triunfos que nos ufanan; puesto que podemos también recordar, que un Dolivar honró á su pátria en Paris, lo que hoy honra á la suya Pradilla, en la ciudad de los Pontifices; que un Brieva cantó, sí, pues un poema forman sus estampas del combate de Tolón, -asunto no ménos épico que el incendio de las naves de Cortés y las hazañas de Gonzalo de Cordoba en Ceriñola, en aquel día en que los ribudloquinesmosqueles de Diego de Vera adquirieron celebridad mayor que los truenos y bombardas de que nos hablan los escritores árabes y la Crónica de Pedro IV, que las cerbatanas de Toro, que la Artillería de Bailén (1) ......y ¿qué mucho? el dibujo y la lámina en que se expiden los diplomas de la Económica de Amigos del País testifican hasta qué punto se ha vivido en el arte y con el arte, en este antiguo reino, en el que trabajaron ó se formaron los Morlanes, los Forment, los Salas y otros que con justicia se hallan en los augustos Arcopagos de la inmortalidad.

Ah! Cuán grande es la tierra en que los Salanovas cjercicron aquella magistratura insigne, que los aragoneses jamás se resignaron á que estuviese vacante ni una lora, cllos! tan habituados á ver sin inquietudes, vacío el trono; aquella magistratura que por su naturaleza, autoridad é inmunidades, por lo cxcepcional de su jurisdicción, intervenida por un famosísimo Consejo que podia procesar á este magistrado y sentenciarlo á sufrir una pena, por su magnífica y ejemplar historia, descuella sobre nuestras instituciones más venerandas; aquella magistratura en fin celebrada, original, nuestra, solo nuestra,y de tan conspicua significación que constituye y determina una forma peculiar de gobierno!» Cuán grande, la tierra de las franquicias, y leyes excelsisimas, en la que estuvo mucho tiempo la Constitución encarnada en las necesidades y en los medios que teníamos para remediarlas; los fueros en los usos,-código de los municipios-y en las costumbres,-código de todos; -y las libertades, base y fundamento de la Constitución, del uso y de la costumbre, eran derechos facultativos;... la tierra! en la que rasgó con su puñal el célebre Privilegio, un monarca iracundo, calculador en sus odios y en sus entusiasmos, parecido á Fernando el Católico por el talento, á Luis XI por la astucia, y un liberal Alfonso escribió en los girones del ejemplar profanado, el serás nuestro rey si cumples lo pactado y si no, no, y el seré ouestro rey en tanto cuanto cumpla lo pactado y si no, 110, ya que podreis alzar nuevo rey entonces, tomándolo cual querais y de donde querais. Más grande nos lo pareciese aún, si poseyésemos los archivos y códices destruidos por las llamas y por la ira del Ceremonioso; y si la bruma que envuelve el alba dc la doininación musulmana no hubiérase liecho más densa, á medida que han aumentado las modernas investigaciones. Por lo que de ella conocemos, es un poema caballeresco, pues la verdad resulta poesia; es una página de los anales de la humanidad, parecida a la de la Ciudad de los Césal'es, pues si en la Ciudad de los Césares las ideas todas confluyen en el majestuoso rio que recoge los caudales de la antigüedad y se llama Derecho Romano, en Aragón los caudales de su vida confluyen en el Derecho; aquí tan amado que jamas sc toleró su mengua; de lo cual procede el poder de nuestras instituciones nacionales, «cimentadas en el respeto de los ciudadanos y sobrepuestas a la tornadiza voluntad de los hombres;....>> aqui tan amado!, que si un día lega su corona al Temple, el héroe cuyo espectro vé la imaginación en los memorables campos de Fraga, el nieto de los que tuvieron cuna de pena en las fragosidades de Uruel, protesta contra la voluntad de D. Alfonso y rescátase á si mismo; y si Pedro JI, dá en feudo al Pontífice su reino, el reino dice á Roina que no es él un patrimonio del monarca y que los aragoneses se deben ante todo y sobre todo, á sus sacratisimas leyes. Aragón posee un espiritu recto y justiciero; está dotado de bondadosísima tolerancia; es el país de la discreción y la agudeza, de las colectividades robustas; sus hijos saben obedecer, son dignos en su modestia, y abnegados siempre; de todo lo que procede su aptitud para la Jurisprudencia. El objetivó su vida, en las creaciones jurídicas más originales, en máximas consuetudinarias amparadas por una codificación tutelar y espansiva (1) cuyo criterio es cl standum est charte y cuyos principios capitales constituyen el ideal de hoy; y por esto la en que vivimos, es la tierra de la libertad civil y de la costumbre formulada en preceptos. Nos

1. Dirigida por el Sainetero, hijo del célebre D. Ramón de la Cruz. Véase el erudito articulo publicado en el Memorial de Artillería por el Capitán Iraniegui, uno de los individuos inás ilustrados del Cuerpo á que pertene en personas como Plasencia y la Sala. El Sr. Arantegui es autor de unos Apuntes históricos sobre la Artilleria en los siglos XIV Y IV, que esperan con impaciencia los estudiosos, ver publicados.

(1) Costa.

aventajan en muchas ciencias, Salamanca, la ciudad del Renacimiento español, Córdoba que, en la época teocrática, nos re* veló la quimica y el aristotelismo, y Alcalá, nombre no menos insigne que el de Oxford; nos aventajan en el arte, la ribera en que nacieron Hurtado de Mendoza y Alonso Cano y aquella á la que escapáronse, atraidos por sus maravillas, los ángeles que Bartolomé devolvió al empíreo, encarcelados en sus pinturas:-nadie nos superó jamás en el Derecho, ni ejecutó obra de sentido superior a la de D. Vidal de Canellas. Nunca, un pueblo fué más contrario á los pleitos que el aragonés, ni más entusiasta del Acto de conciliación, del Juicio de Amigables Componedores y del Consejo de familia. El Registro de la Propiedad, lo encontrareis, ya desde el siglo xv, en la zona en que el derecho popular tiene su órgano en el casamentero, no se conocen las palabras expropiación y confiscación, y no hubo ni hay más fuentes jurídicas que la charla, el fuero, las costumbres y la equidad; en la zona en que cada familia es legisladora, ejecutora é intérprete de las leyes que la rigen, y juzga en virtud de ellas; y en que todos los individuos son libres en el logar doméstico, sin que la amorosa unidad de los seres que el sentimiento la reunido bajo el mismo techo, esté perturbada. Y en lo que se refiere a su Constitución política! Estudiad los preceptos de nuestro código; comparad el Estado aquí y fuera de aquí, entonces; y deduciréis un gran contraste, entre el atraso de las instituciones vigentes en los demás paises y la superioridad de las que entre nosotros contenían principios tan sabios, cual los que tiene por mejores la ciencia novísima. «Antes que nadie, escribe un notable publicista, antes que Inglaterra, antes que Castilla, antes que Francia, el aragonés completó sus Córtes con la entrada del brazo popular:-con el equilibrio y ponderación de sus poderes públicos, se anticipó å las teorías constitucionales de hoy:-la conducta liberal, sensata y patriótica de sus Estamentos es un ideal para la España moderna: -su asamblea de Caspe fué una originalidad en la historia:y otra originalidad, que la ciencia del derecho no ha acertado todavia á definir, el justiciazgo,» que pasó inadvertido hasta la reconquista de Zaragoza, en 1115, y que no se ejerció plena y

« AnteriorContinuar »