Florilegio espanol, Volúmenes1-2

Portada
Librería de Hernando, 1885 - 290 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 134 - SALINAS EL aire se serena y viste de hermosura y luz no -usada. Salinas, cuando suena la música extremada por vuestra sabia mano gobernada.
Página 155 - Qué amigo de sus amigos! ¡Qué señor para criados y parientes! ¡Qué enemigo de enemigos! ¡ Qué maestro de esforzados y valientes!
Página 300 - ... poderoso caballero es don Dinero. Nace en las Indias honrado, donde el mundo le acompaña; viene a morir en España, y es en Genova enterrado. Y pues quien le trae al lado es hermoso, aunque sea fiero, poderoso caballero es don Dinero. Es galán y es como un oro, tiene quebrado el color, persona de gran valor, tan cristiano como moro. Pues que da y quita el decoro y quebranta cualquier fuero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 204 - El aire el huerto orea y ofrece mil olores al sentido, los árboles menea con un manso ruido, que del oro y del cetro pone olvido.
Página 195 - Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas, sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanza, de recelo.
Página 299 - Poderoso caballero es don Dinero Madre, yo al oro me humillo: él es mi amante y mi amado, pues de puro enamorado, de contino anda amarillo; que pues, doblón o sencillo, hace todo cuanto quiero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 145 - Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte, contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando...
Página 248 - Mi alma se ha empleado, Y todo mi caudal en su servicio: Ya no guardo ganado, Ni ya tengo otro oficio; Que ya sólo en amar es mi ejercicio.
Página 246 - Mas, ¿cómo perseveras, oh vida, no viviendo donde vives y haciendo porque mueras las flechas que recibes de lo que del Amado en ti concibes?
Página 334 - Señor que nos envía las espigas del año y la hartura, y la temprana pluvia y la tardía. No imitemos la tierra siempre dura a las aguas del cielo y al arado. Ni la vid cuyo fruto no madura.

Información bibliográfica