Imágenes de páginas
PDF
EPUB

1

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

Estension de los dominios de España al advenimiento de Felipe II. al

trono de Castilla.—Rompe de nuevo el papa Paulo IV. la guerra contra Felipe II.-Ejército francés en auxilio del pontifice.--El duque de Guisa en Italia.--Sitia a Civitella.-Recházale el duque de Albą. -Determina Felipe II. bacer la guerra al francés por la parte de Flandes.-Ejército español, aleman, inglés y flamenco.-El duque Filiberto de Saboya, general en gefe.-Sitio de San Quintin.-Me

[ocr errors]

morable batalla y derrota de francesos en San Quintio.--Ataque y conquista de la plaza por los españoles y aliados: excesos de los vencedores.- Medidas vigorosas de Enrique Il. para la defensa de su reino.-Regresa Felipe II. á Bruselas.--Paz entre el pontifice y el

У rey de España. Vuelve el de Guisa a Francia con el ejército de Italia: entusiasmo del pueblo francés.-Toma el de Guisa la plaza y puerto de Calais á los ingleses.-Apodéranse los franceses de Thionville.--Completa derrota del ejército francés en Gravelines.--Preliminares de paz.-Plenipotenciarios franceses, ingleses y españoles. -Conferencias de Cercamp.-Muerte de la reina María de loglaterra, muger de Felipe H.-Sucédele en el trono su hermana Isabel.Ofrécele su mano Felipe: contestacion de la reina. Pláticas de paz en Câteau-Carbresis.--Dificultades.- Paz entre Francia e Inglaterra.-Célebre tratado de paz entre Francia y España.-Capítulos.El matrimonio de Felipe II. con Isabel de Valois.-Disgusto del pueblo francés.-Muerte de Enrique II. de Francia.--Muerte del papa Paulo IV.---Vuelve Felipe II. å España.

Llegamos a uno de los períodos de nuestra historia que han alcanzado mas celebridad entre nacionales у estrangeros, y de los que excitan mas la curiosidad

y pública. Y siendo para nosotios evidente que este reinado estuvo lejos de llevar ventaja ni en interés ni en grandeza á los de los Reyes Católicos y Cárlos V. que le precedieron, en cayo tiempo se realizaron los descubrimientos mas portentosos; las mas ricas y vastas conquistas, los mas heróicos y gloriosos hechos de armas, las reformas y mudanzas políticas de mas trascendencia é influjo en la condicion social y en el porvenir de la nacion española, creemos poder atribuir aquella singularidad al carácter especial, no bien definido ni fácilmente definible, del monarca. De aqui los encontrados y opuestos juicios que desde su época hasta la nuestra han seguido haciéndose del hijo y heredero de Carlos de Austria. Todos aquellos que, ó por cálculo ó por genio, han acertado á envolver su conducta en cierta sombra de misterio, asi como gozan del privilegio de mantener viva una curiosidan no impertinente, sino muy natural al hombre, de suyo dado á querer penetrar arcanos, quedan tambien sujetos á sufrir esta vaguedad y contrariedad de juicios, hasta que el tiempo, las iovestigaciones, el espíritu de exámen, ya veces la casualidad , descubriendo la relacion y las combinaciones de unos y otros hechos, suelen revelar hasta las intenciones mas intimas y los mas ocultos propósitos y designios. No nos aventuraremos á afirmar que los de Felipe II. sean ya tan conocidos como fuera de apetecer, pero podemos asegurar que muchos de sus misterios han dejado ya de serlo.

Eị los últimos capítulos del precedente libro hemos dado ya cuenta, guiados por los mas irrecusables comprobantes, los documentos auténticos, de la educacion física, literaria y política del príncipe don Felipe en su infancia y en su juventud; le hemos considerado como regente de España á nombre y durante las ausencias de su padre; le hemos visto enlazarse sucesivamente en matrimonio con dos princesas estrangeras; le hemos seguido en sus viages á Inglaterra y á Flandes, y observado su conducta política en

[ocr errors][merged small]

aquellos estados; hemos informado á nuestros lectores de cómo, por sucesivas abdicaciones del emperador su padre, le fué sucediendo en vida en todos sus reinos, estados y señoríos, á escepcion del imperio.

Aun desmembrado el imperio de Alemania de la herencia de Carlos V., quedaba todavía su hijo Felipe el soberano mas poderoso del mundo. Porque él poseia en Europa los reinos de Castilla ,

los reinos de Castilla, Aragon y Navarra, los de Nápoles y Sicilia, Milan, Cerdeña, el Rosellon, las Baleares, los Paises Bajos y el FrancoCondado: tenia en las costas occidentales de Africa las Islas Canarias, ‘y se reconocia su autoridad en Cabo Verde, Orán, Bugía y Tunez: en Asia las Filipinas y una parte de las Molucas, y en el Nuevo Mundo los inmensos reinos de Méjico, Perú, Chile, y las vastas provincias conquistadas en los últimos años de Cárlos V., ademas de Cuba, la Española y otras islas y posesiones, de aquel grande hemisferio. Y su matrimonio con la reina de Inglaterra ponia en su mano la fuerza y los recursos de aquel reino. De modo que no es estaño se dijese que jamás se ponia el sol en los dominios del rey de España, y que al menor movimiento de esta nacion temblaba toda la tierra.

¿Correspondia el bienestar y la prosperidad interior al poder de fuera y á la estension de los dominios? ¿Estuvo en armonía el acierto en la gobernacion

« AnteriorContinuar »