De guante blanco (estudios críticos).

Portada
Administración, 1895 - 227 páginas
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 16 - ... el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor; muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme ver tu cuerpo tan herido; muévenme tus afrentas y tu muerte.
Página 161 - Galicia no es sino la tierra, algo íntimo y dulce, algo quizá más caro al corazón, más necesario para la vida que la misma patria; pero la patria representa una idea más alta aún, y la patria, para los españoles todos, donde quiera que hayan nacido, desde la zona tropical hasta el apartado cabo Finisterre, es España, inviolable en su unidad, santa en sus derechos.
Página 210 - Lanza no es decisiva, ni basta para juzgarle hasta hoy, pues no conocemos aún más que que cinco de sus múltiples obras. El prologuista lo decía ya en el primer volumen: «Sólo podrá formarse idea de Silverio Lanza como literato cuando se haya publicado la colección completa de sus escritos;
Página 207 - He dicho que Lanza es el más fecundo y original de nuestros escritores contemporáneos, y, aunque lo segundo es difícil probarlo, la demostración de lo primero es facilísima: es cuestión de dinero.
Página 29 - ... tal independencia referidos, que más bien parece repetición de sucesos, nada interesantes cuando ya se conocen, que manifestación libre de la influencia que todo aquello pudiera ejercer en el individuo que lo recuerda o medita. Citaremos el Examen de conciencia. Difícil es leerlo sin juzgarle narración, hecha por el autor, más que recuento de las impresiones sentidas por Inés; porque no se comprende fácilmente cómo la enamorada muchacha, después de tantas soñadas fantasías, pueda...
Página 210 - ... me excomulgó un escolapio», y añade: «No consigo que se reconozca mi vulgaridad, aunque la esfuerze hasta en el lenguaje». Según Ruiz Contreras, «Lanza se nos ofrece como un pensador, un hombre de ideas, casi como un filósofo»; su obra entera de escritor, sin embargo, «podría encerrarse bajo el título general Cuentos del delirio; en todas entra la imaginación más que la observación; los procedimientos empleados para construirla, apartándola con frecuencia de la realidad sensible,...
Página 29 - Sucede también que, cuando (Pereda) trata de hacernos ver los pensamientos que atormentan el espíritu de alguno, con frecuencia se presentan aquéllos tan razonados, con tal orden expuestos y con tal independencia referidos, que más bien parece repetición de sucesos, nada interesantes cuando ya se conocen, que manifestación libre de la influencia que todo aquello pudiera ejercer en el individuo que lo recuerda o medita. Citaremos el Examen de conciencia. Difícil es leerlo sin juzgarle narración,...
Página 155 - Compónese este libro — dice la autora — de elementos diversos unificados por la nota común de referirse a autores, libros, monumentos y paisajes de mi tierra; en las páginas que hoy salen a la luz resuena el acento apasionado y asoma el tierno interés que inspiran las cosas familiares, no el riguroso análisis crítico.
Página 211 - ... imaginación con más poderosa energía que al entendimiento. Lanza puede hacer pensar, pero no hace sentir; de sus delirios brota más fácilmente una idea que una lágrima». En la composición de sus novelas y relatos, sigue opinando el comentarista que cito, Amorós «emplea pocas descripciones y usa... el diálogo rápido y contundente, sin cotas y sin referencias que nos aclaren la actitud de las figuras».
Página 32 - Mientras el novelista aprecie con sus propios sentidos el mundo exterior y escriba tamizando en su talento las impresiones recibidas, la obra será siempre personal, y en esto estribará su mérito. Pero puede lograrse una impersonalidad aparente, y ésta sí que realiza una ilusión agradable sin perjuicio del arte.

Información bibliográfica