Revista de Madrid

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 250 - No había en aquel tiempo tramoyas, ni desafíos de moros y cristianos, a pie ni a caballo; no había figura que saliese o pareciese salir del centro de la tierra por lo hueco del teatro, al cual...
Página 174 - Cortes y sanciona el jefe supremo del Estado, y que pone fuera del dominio de la autoridad real una ley ya sancionada: no...
Página 172 - Vuestro gozoso entusiasmo por estos actos solemnes de justicia y de clemencia, solo pudo compararse con la intensidad de mi dolor, con la grandeza de mis amarguras. Yo reservaba para mí todas las tristezas: para vosotros, españoles, todas las alegrías.
Página 173 - Estado como reina justiciera y clemente. En el corto período transcurrido desde mi ascensión al poder hasta la convocación de las primeras Curtes , mi potestad fue única, pero no despótica; absoluta, pero, no arbitraria; porque mi voluntad la puso límites. Cuando personas constituidas en alta dignidad, y el Consejo de Gobierno, á quien...
Página 76 - VM el temor de que peligra el trono, creo es un deber sagrado tranquilizar en esta parte á VM haciendo con nobleza y con la honradez que acostumbro las observaciones que me sugiere mi lealtad y patriotismo, por si logro inclinar el ánimo de VM á que , dando fé á mis palabras, acuerde los medios de salvacion, únicos que con justicia me parece se deben adoptar.
Página 75 - ... á la ley fundamental del Estado, consideran un crimen se proclame este principio y: quisieran beber la sangre de sus fieles sostenedores, bajo el pretexto de anarquía que ellos concitan y fraguan rastreramente en el club á que están afiliados.
Página 69 - Cortes una mayoría bastarda, se atrevieron á presentar ese funesto proyecto de ayuntamientos, cuyo espíritu y letra barrenan por su base la ley fundamental que todos, á ejemplo de VM, hemos jurado.
Página 172 - Cuando vuestro rey on el borde del sepulcro abandonó con una mano desfallecida las riendas del gobierno para ponerlas en mis manos , mis ojos se dirigieron alternativamente hacia mi esposo , hacia la cuna de mi hija y hacia la nación...
Página 164 - ... triste; seducido y enconado á fuerza de sugestiones insidiosas el poder supremo del Estado; ya los españoles veían venir el momento de repetirse el escándalo del año 14; y por descanso de siete años de fatigas y de combates y por recompensa á su constancia , á su fidelidad y servicios , contemplábanse atados otra vez al yugo de la servidumbre con los lazos formados por su misma lealtad.
Página 69 - ... social. La nueva ley por consiguiente , dando á la corona la prerogativa de nombrar los alcaldes, sobre ser perjudicial á los intereses de los pueblos, y no menos opuesta á sus fueros y costumbres, es abiertamente contraria á la constitución y atentatoria á la libertad.

Información bibliográfica