Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la costa de la Mar del Sur de la dicha tierra, à la parte de Levante, a vuestra costa e de los dichos vuestros compañeros, todo lo que mas por aquella parte pudiesedes; e hicisteis para ello dos nauios y un

y un bergantin en la dicha costa, en que ansi en esto por se hauer de pasar la garcia e aparexos necesarios al dicho viaje, la Armada desde el Nombre de Dios, que es la costa del Norte a la otra costa del Sur, como con la gente y otras cosas necesarias al dicho biaje, e tornar a reaçer la dicha Armada, gastasteis mucha suma de pesos de oro e fuisteis a hacer e biçisteis el dicho descubrimiento, donde pasasteis muchos peligros y trauaxo, a causa de lo qual vos dexo toda la gente que con Vos yua en una ysla despoblada, con solos trece hombres que no vos quisieron dexar, y que con ellos y con el socorro que de nauios e gente vos hizo el dicho Capitan Diego de Almagro, pasasteis de la dicha Ysla e descubristeis las tierras e prouincias del Perú e la Ciudad de Tambez, en que abeis gastado Vos y los dichos vuestros compañeros mas de treinta mill pesos de oro; e que con el deseo que teneis de Nos seruir, querriades continuar la dicha conquista y poblacion a vuestra costa e mision, sin que ningun tiempo seamos obligados á vos pagar y satisfacer los gastos que en ella hicieredes, mas de lo que en esta capitulacion vos mandase encomendar la conquista de las dichas tierras, e vos concediese y otorgase las mercedes con las condiciones que de suso

seran contenidas; sobre lo qual yo mande tomar con vos el asiento y capitụlacion siguiente:

Primeramente doy liçencia e facultad a Vos el dicho Capitan Francisco Pizarro, para que por Nos y en nombre e de la Corona Real de Castilla podais continuar el dicho descubrimiento-conquista e poblacion de la dicha Prouincia del Perú fasta dosçientas leguas de tierra por la misma costa, las quales dichas dosçientas leguas comienzan desde el pueblo que en lengua de yndios se dicen Timimpulla e despues llamasteis Santiago, hasta llegar al pueblo de Chincha, que puede hauer las dichas dosçientas leguas de costa poco mas o menos.

Ytem: Entendido ser cumplidero al seruicio de Dios Nuestro Señor y Nuestro y por onrrar vuestra persona e por vos hacer merced, prometemos de vos hacer Nuestro Gouernador y Capitan general de toda la dicha Prouincia del Perú e tierras e pueblos que al presente y adelante obiere en todas las dichas dosçientas leguas, por todos los dias de vuestra vida, con salario de seteçientos y beynte y cinco mill maravedis cada un año, contados desde el dia que vos hicieredes a la uela destos Nuestros Rey. nos para continuar la dicha poblacion y conquista, los quales vos han de ser pagados de las rentas e derechos a Nos pertenecientes en la dicha tierra que a Nos aueis de poblar; del qual salario aueis de pagar en cada un año un Alcalde Mayor, diez escuderos e treynta peones e un medico e un boticario,

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

el qual salario vos a de ser pagado por los Nuestros Oficiales de la dicha tierra. .

Otrosi: Vos hacemos merced de titulo de Nuestro Adelantado de la dicha Prouincia del Perú, y ansi mismo del oficio de Alguacil Mayor della; todo ello por los dias de vuestra vida.

Otrosi: Vos doy licencia para que con parecer y acuerdo de los dichos Nuestros Oficiales podais haçer en las dichas tierras y prouincias del Perú asta quatro fortalezas en las partes y lugares que mas combengan, pareciendo a Vos e a los dichos Nuestros Oficiales ser necesarios para guarda e pacificaçion de la tierra; e a vos are merced de las Tenencias dellas para Vos e para dos herederos e subçesores vuestros, uno en pos de otro, con salario de setenta e cinco mill maravedis en cada un año por cada una de las dichas fortalezas que ansi estubieren hechas, las quales aueis de hacer a vuestra costa, sin que Nos ni los Reyes que despues de Nos binieren, seamos obligados a vos lo pagar al tiempo que ansi lo gastaredes, saluo de ende en cinco años despues de acauada la tal fortaleza , pagandoos en cada un año de los dichos cinco años la quinta parte de lo que se montare el dicho gasto de los frutos de la dicha tierra.

Otrosi : Vos hacemos merced para ayuda a vuestra costa de mill ducados en cada un año por todos los dias de vuestra bida, de las rentas de las dichas tierras.

[ocr errors]

Otrosi: Es Nuestra Merced, acatando la buena bida y dotrina de la persona del dicho Don Fernando de Luque, de le presentar a Nuestro muy Santo Padre por Obispo de la Ciudad de Tumbez, que es en la dicha prouision y gobernacion del Perú, con los limites y terrenos que por Nos, con autoridad apostolica, le seran señalados; y entretanto que vienen las bulas del dicho Obispado, le aremos protetor universal de todos los yndios de la dicha prouincia, con salario de mill ducados en cada un año, pagado de Nuestras rentas de la dicha tierra, entretanto que ay diezmos eclesiasticos de que se puedan pagar.

Otrosi: Por quanto nos auiades suplicado por Vos en el dicho nombre vos hiciese merged de algunos vasallos en las dichas tierras, e al presente lo dexamos de hacer por no tener entera relacion dellas, es Nuestra Merced que entretanto que ynformados probeamos en ello lo que a Nuestro seruiçio e a la enmienda e satisfaçion de vuestros trauaxos y seruicios conbiene, tengais la beyntena parte de todos los probechos que Nos tubieremos en cada un año en la dicha tierra, con tanto que no exceda de mill y quinientos, los mill para vos el dicho Capitan Pizarro, e los quinientos para el dicho Diego de Almagro.

Otrosi: Hacemos merced al dicho Diego de Almagro de la tenencia de la fortaleza que ay hubiere en la dicha Ciudad de Tumbez, que es en la dicha

[ocr errors]

Prouincia del Perú, con salario de cien mill maravedis cada un año, con mas ducientos mill maravedis de ayuda de costa, todo pagado de las rentas de la dicha tierra, de las quales a de gozar desde el dia

que Vos el dicho Francisco Pizarro llegaredes a la dicha tierra, aunque el dicho Capitan. Almagro quede en Panamá o en otra parte que le conbenga, e le aremos home fijo de algo para que goce de las honrras, preheminencias que los homes hijosdalgo pueden e deuen gozar en todas las Yndias, Yslas o Tierra-firme del mar Oceano.

Otrosi: Mandamos que las dichas haciendas e tierras solares que teneis en Tierra-firme, llamada Castilla del Oro, e ros estan dadas como a vecino della, las tengais y goceis, e hagais dello lo que quisieredes e por bien tubieredes, conforme a lo que tubieremos concedido e otorgado a los vecinos de la dicha Tierra-firme; en lo que toca a los yndios naborias que teneis e vos estan encomendados, es Nuestra Merced e boluntad Mandamos que los tengais e goceis e siruais dellos, e que no vos seran quitados ni remobidos por el tiempo que Nuestra boluntad fuere.

Otrosi: Conçedemos a los que fueren a poblar a la dicha tierra, que en los seis años primeros siguientes desde el dia de la data desta en adelante, e que del oro que se coxiere en las minas, nos paguer el diezmo; e cumplidos los dichos seis años paguen el nobeno, e assi decendiendo en cada un

a

« AnteriorContinuar »