Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Art. 10. Dos de los siete ministros del propio tribunal serán letrados elegidos entre los qne pertenezcan y hayan servido dos años en cualquiera de las calegorías señaladas en el artículo anterior ó en los siguientes:

Fiscal togado del tribunal mayor de cuentas.

Ministro ó fiscal de tribunales superiores, asesor de la superintendencia general de hacienda, ó subdirector de la direccion general de lo contencioso de la hacienda pública.

Art. 11. Para obtener la plaza de fiscal será preciso ser letrado y reunir alguno de los requisitos siguientes:

1. Haber servido ocho años efectivos en cualquiera de los ramos de administracion ó contabilidad del Estado, babiendo llegado a la categoría de jefe de provincia, o ejercido cargos de consultor letrado.

2.0 Haber desempeñado por dos años el destino de ministro ó fiscal de los tribunales superiores.

3.° Haber ejercido por tiempo de diez años la obogacía con estudio abierto en las capitales donde residan tribunales superiores, siempre que en los dos últimos años hayan pertenecido, como contribuyentes en el subsidio industrial, á una categoria superior a la cuota ordinaria de tarifa.

Art. 12. Las vacantes de contador de primera clase se proveerán en los contadores de segunda clase.

La tercera parte de las vacantes de contador de segunda clase se proveerán en los oficiales auxiliares, siempre que cuenten á lo nienos seis años de servicio en el tribunal.

Las dos terceras partes restantes de estas vacantes se proveerán en empleados activos ó cesantes que hayan servido por lo menos diez años, entre ellos dos con sueldo igual al del contador o auxiliar en su clase respectiva en cualquiera de los ramos de la administracion ó contabilidad del Estado.

Art. 13. El archivero podrá ser propuesto para las plazas de contador en su caso y lugar; mas si permaneciese en el primer destino, podrá el gobierDo concederle el sueldo de contador de segunda clase cuanilo le haya servido por tiempo de seis anos, y el de contador de primera cuando le hubiese desempeñado por.el de doce, disfrutando ademas del carácter y opciones correspondientes a estas dolaciones.

Art. 14. Mientras se publiquen las leyes de que trata el párrafo noveno del art. 45 de la constitucion, no se concederán bonores del tribunal de cuentas.

Art. 15. Los sueldos del presidente, ministros, fiscal y secretario del tria banal, así como tambien la dotacion de las plazas de contadores, archivero, oficiales auxiliares, agentes fiscales y demas subalternos, se fijarán por un real decrelo con sujeción á lo que determine la ley de presupuestos.

TITULO II.

De las atribuciones del tribunal. Art. 16. Compete al tribunal de cuentas, como autoridad privativa superior:

1. Requerir la presentacion de todas las cuentas que Jeban someterse á su calificacion en la forma y épocas prescritas por las leyes, reglamentos e instrucciones, compeliendo a los morosos en presentarlas por los medios que se establecen en esta ley.

2.• Examinar las cuentas sometidas a su calificacion; exigir de quien corresponda los documentos que estas requieran; poner los reparos que cada cuenta ofrezca, oyendo las contestaciones de los interesados, y proveer el sallo que haya lugar en la forma y por los trámites que esta ley establece.

3. Hacer efectivos los alcances que resulten de los fallos de calificacion de las cuentas por los correspondientes medios de apremio.

4:• Vigilar en la formar que esta ley establece, sobre los jefes encargados de la cobranza de alcances de empleados descubiertos antes de las cuenlas, conociendo ademas de los recursos que, prévia la consignacion del pago del desfalco, interpusieren los alcanzados contra las providencias de dichos jefes acerca de los mismos alcances.

5. Declarar la absolucion de responsabilidad y cancelacion de sus obli. gaciones en favor de los que tengan fianzas presenladas para el manejo de caudales pertenecientes al Estado ó á los fondos provinciales y municipales de que trata el art. 1.•

6. Conocer en la forma que se determine por reglamento de los recur. 808 de apelacion que de los fallos de los consejos provinciales interpusieren los depositarios de ayuntamientos y los administradores de fondos de beneficencia que resulten alcanzados en sus cuentas respectivas, con arreglo á lo prescrito en el art. 109 de la ley de 8 de enero de 1865 y en las demias disposiciones vigentcs.

7. Examinar y comprobar las cuentas peculiares de los ministerios y las generales del de Hacienda, y declarar su conformidad o las diferencias que ofrecieren, cotejadas con los resultados de las cuentas particulares presentadas al tribunal, y con las disposiciones del presupuesto correspon. diente.

Se determinará por reglamento la época en que ha de hacerse la comprobacion de las cuentas ministeriales , segun la que para presentarlas al tribunal se fija por la ley de contabilidad.

8.° Hacer las observaciones y promover las reformas á que dieren lugar los abusos advertidos en la recaudacion y distribucion de los fondos padlicos, y los vicios notados en la contabilidad por resultado del exámeo anual de las cuentas.

9.• Hacer las propuestas para la provision de vacantes que esta ley le encomienda, y ejercer la autoridad disciplinaria que le confiera el reglamento.

Art. 17. Cuando el tribunal observe retraso en la rendicion de cuentas, requerirá y compelera directamente y de oficio para su presentacion a la contaduría general del reino y á cualquiera otra de las oficinas centrales de contabilidad que incurriere en demora.

Con respecto a los funcionarios particulares obligados á rendir cuentas, las oficinas centrales de su respectivo ramo emplearán desde luego los medios de couccion que esten al alcance de su autoridad contra los morosos, y solo eli el caso de ser ineficaces sus esfuerzos darán cuenta al tribunal, quien procederá a compeler á los responsables en uso de su jurisdiccion superior.

Art. 18. Los medios de apremio que podrá emplear gradualmente el tribunal son:

1. El requerimiento conminatorio.
2.• La imposicion de mullas hasta la cantidad de tres mil reales.
3.• La suspension de empleo y sueldo que no exceda de dos meses.

4.• La formacion de oficio de la cuenta retrasada á cargo y riesgo del apremiado.

5. La propuesta al gobierno de la destitucion del mismo.

Art. 19. La jurisdiccion del tribunal en el exámen y juicio de las cuentas alcanza a todos los que por ellas resulten responsables como recandadores, liquidadores, ordenadores , interventores y pagadores, 6 por cualquiera otra gestion en el manejo de los fondos públicos; pero no se extiende á los actos de los ministros de la corona, entendiéndose esta limi. lacion sin perjuicio del examen que corresponda al tribunal en virtud y para los efectos de lo dispuesto en los párrafos sélimo y octavo del art. 16 de esta ley.

No serán por lo tanto responsables de la legalidad de un pago los que le hubieren ordenado y ejecutado con autorizacion prévia ó aprobacion posterior de dichos ministros.

Art. 20. El conocimiento de los delitos de falsificacion ó de malversacion y cualesquiera otros que puedan cometerse por los empleados en el manejo de los fondos públicos, corresponde a los tribunales competentes, á quienes el de cuentas remitirá el tanto de culpa que aparezca, cuando en las cuentas ballare indicios de aquellos delitos, dirigiéndole por medio del ministerio de Hacienda, sin perjuicio del procedimiento que corresponda para el reintegro de los descubiertos.

Art. 21. Los expedientes sobre cobranza de alcances y descubiertos serán de la competencia privada del tribupal de cuentas', siguiéndose ante el mismo é por sus delegados hasta su lerminacion y efectivo reintegro de dichos alcances. T'oro si en estos procedimientos se suscitaren tercerias de dominio ó 'de prelacion de créditos, se reservará su conocimiento a los tribunales de justicia á quienes corresponda.

Tambien tocará á estos mismos tribunales el conocimiento de las contiendas sobre legitimidad de las escrituras de fianza , sobre la calidad de heredero de los responsables, y en general sobre todas las cuestiones que puedan suscitarse en los expedientes de alcances 6. de cuentas en que haya de hacerse la declaracion de un derecho civil.

Mientras se ventilen las, tercerias de dominio o las cuestiones de derecho civil que sean necesariamente prejudiciales, el tribunal de cuentas suspenderá su, procedimiento en solo lo relativo a los bienes y derechos contro. vertidos,

Por las tercerías, sobre prelacion de créditos no se suependerá el apremio; pero se conservará en depósito el producto en venia de los bienes liligiosos para sų adjudicacion al acreedor que sea declarado de mejor de recho.

Art. 22. Los tribunales territoriales de cuentas que existan en las posesiones de Ultramar estarán bajo la vigilancia é inspeccion del tribunal de cuentas del reino en la forma que determinará un reglamento especial, sin perjuicio del lenecimiento en aquellos, tribunales de las cuentas cuyo exámen y calificacion les compete conforme á sus respectivas ordenanzas.

TITULO III.

De las atribuciones peculiares del presidente , del fiscal y del

secretario. Art. 23. El presidente, como jefe del tribunal, tendrá á su cargo el gobierno interior del misino con las atribuciones que expresará su reglamento,

Art. 24. Serán funciones peculiares del ministerio fiscal:

1. Vigilar sobre la presentacion de cuentas al tribunal, revisando el estado actual de los obligados a rendir las que forme la secretaria , dando dictámen sobre el antes de que se apruebe por el tribunal, y promoviendo los apremios correspondientes conlia los morosos en presentarlas en las épocas prescritas por las instrucciones de contabilidad.

2. Consignar por escrito su censura en las cuentas que al efecto, dis, popgan pasarle las salas del tribunal y tambien en las que él solicite examiñar antes de formado el juicio sobre ellas. Para este último objeto bastará que requiera por oficio al ministro que haga de juez ponente en el exámen de cuentas.

3. Ser oido en todos los casos de alzamiento ó cancelacion de fianzas," y en los que sobre declaracion de responsabilidad directa o subsidiaria ofrezcan los expedientes de alcances y desfalcos.

4. Promover la gestion criminal correspondiente cuando aparezcan en las cuentas o expedientes indicios de malversacion , falsificacion ú otro delito, pidiendo que se pase al tribunal competente el tanto de culpa,

5.** Representar a la bacienda pública en todas las instancias de ape-, lacion y revision de que conozcan las salas del tribunal.

6. Promover la observancia de los reglamentos del tribunal, y soste.. ner su jurisdiccion administrativa.

7. Asistir y ser oido en todos los actos del tribunal pleno, y consignar por escrito su opinion, así sobre la comprobacion de las cijentas generales de los, tyinisterios, como sobre el informe ó exposicion anual que acerca de los abusos observados ha de dirigir al gobierno el tribunal.

8. Evacuar los informes que se le piılan por el gobierno', arreglarse a las instrucciones que por el mismo puedan comunicarsele , y dirigirle las consultas que crea convenientes en todo lo relativo al ejercicio, de su mis nisterio.

Art. 25. El secretario general tendrá á su cargo:

La redaccion de las actas y acuerdos del tribunal en pleno.

La comunicacion de las providencias que se acuerden por el presidente segun sus atribuciones.

La redaccion del estado general que anualmente se formará de las cuentas que deban presentarse al tribunal.

Ei registro de su presentacion, curso y senecimiento.
La correspondencia con las autoridades y oficinas públicas.

la formacion de estados y noticia anual de los trabajos del tribunal.

Y las demas funciones que el reglamento le atribuya. Art. 26. Tendrá tambien á su cargo el secretario general la custodia de los fallos que dicten las salas, y expedirá certificaciones de ellos de oficio ó á pelicion de los interesados y con autorizacion del presidente.

Para este objeto la minuta autorizada de todo tallo definitivo se unirá á la cuenta o expeliente á que se refiera, y el original ó primera copia, firmada con la solennidad correspondiente, se pasará á secrelaria general, donde se conservará bajo de registro.

TITULO IV. Del exámen y juicio de las cuentas. Art. 27. El tribunal de cuentas despachará en pleno y dividido en dos salas.

Art. 28. El tribunal en pleno ejercerá las atribuciones contenidas en los párrafos primero, sétimo, octavo y noveno del art. 16 de esta ley; y dividido en salas, desempeñará las expresadas en los párrafos segundo, tercero, cuarto, quinto y sesto del mismo artículo.

Art. 29. Para que el tribunal en pleno pueda preparar el informe anual á que se refiere el párrafo octavo del art. 16, las salas estarán obligadas á remitir á secretaría, segun vayan fallando sobre las cuentas, una copia aulorizada de los cargos relativos á pagos no conformes con el presupuesto, aunque se hubiesen autorizado por disposicion del gobierno.

Art. 30. La primera sala se compondrá de cuatro ministros y de tres la segunda , asignándose á cada una un letrado.

Cuando no asista el presidente del tribunal, presidirá la sala el mas antiguo de los ministros.

En cada sala hará de secrelario el subalterno del tribunal que designe el reglamento. Ari. 31. Las decisiones de la sala se adoptarán por mayoría de votos.

Para los fallos definitivos se requieren tres votos conformes á lo menos, y no reuniéndose esta conformidad en la sala que conociere del negocio, asistirán para resolverlo ministros de la otra sala por el orden de su antigüedad, empezando por el mas moderno.

Art. 32. Para el examen de las cuentas y preparacion del juicio ante las salas se distribuirán los contadores y demas subalternos del tribunal en secciones, cada una de las cuales estará á cargo de uno de los siete ministros.

Las secciones se dividirán en mesas á cargo de un conlador con uno ó mas auxiliares á sus órdenes.

Art. 33. Las cuentas que hayan de presentarse al tribunal se dirigirán á la secretaría, y el presidente, despues de registradas, las pasará å las secciones respectivas.

El ministro de cada seccion encargará su exámen al contador á quien corresponda , ayudado de uno ó mas auxiliares.

Art. 34. El orden de la distribucion de los trabajos se fijará al principio de cada año por el tribunal pleno, procurándose evitar en lo posible que un mismo contador examine en años consecutivos las cuentas de un mismo responsable.

El examen de las cuentas se hará precisamente en el local destinado al efecto por el tribunal, sin que en ningun caso puedan extraerse de él.

Art. 35. El contador encargado del examen de una cuenta reconocerá y comprobará todas sus partidas con los documentos que las justifiquen, y estará obligado à extender al pie de ella su censura, la cual babrá de re caer sobre los puntos siguientes:

1. Si la cuenta está formada con sujecion a los modelos é instrucciones del ramo á que pertenece, y si sus partidas aparecen justificadas con el resultado de la cuenta anterior y con los documentos correspondientes.

2. Si los documentos justificativos son auténticos y legitimos, hallán. dose conformes con las leyes, reglamentos ú órdenes á que deben ajus. larse.

3. Si contiene la cuenta alguna omision en las partidas de cargo.

4. Si la aplicacion que resulta haberse dado a los fondos á que se refiere está conforme con los artículos del presupuesto, y si en caso contrario se halla autorizada por real decreto ú orden especial,

5. Si las liquidaciones y demas operaciones aritméticas de la cuenta están hechas con exactitud.

Con referencia á estos puntos, concluirá en su censura el contador, ya sea opinando por la aprobacion de la cuenta si la ballase arreglada , Ó ya formulando los reparos que deban ponerse á ella.

Si hubiese hallado defecios sustanciales en la forma de la cuenta, propondrá ante todas cosas que se mande reformar.

Art. 36. Censurada así la cuenta, se pasará al ministro de la seccion para el acuerdo correspondiente.

Este ministro consignará á continuacion su acuerdo, ya sea conformándose con la censura del contador, ó ya mandándola rectificar, segun proceda; y para que este acto se ejecute con suficiente conocimiento de causa estará el ministro obligado á comprobar por sí algunos artículos de la cuenta con los documentos de su justificacion , y á examinar con especial cuidado los puntos sobre que versen las observaciones del contador.

Tambien deberá disponer , cuando menos una vez al mes, que se ejecule en su presencia la comprobacion ó nuevo exámen de una cuenta que el designe por distintos empleados que los que hubieren hecho el primero.

Art. 37. Segun lo acordado por el ministro de la seccion , se formarán con órden y claridad los pliegos de reparos, debiendo extenderse por separado uno por cada uno de los responsables á quienes se refieran.

Cuando la formalizacion de los reparos ofrezca dudas ó grave interés, á juicio del ministro de la seccion, se dará cuenta de ellos a la sala quien corresponda para que los autorice o acuerde lo mas oportuno.

Art. 38. En ningun caso podrá disponerse que se devuelva original una cuenta presentada ya al tribunal, cualesquiera que sean sus defectos. Cuando se acordase su resorına, esta se hará con referencia á los documentos que acompañaron á la cuenta defectuosa.

Art. 39. Formalizados los pliegos de reparos, se emplazará á los obligados á contestarlos, y se señalará término para su contestacion. Este término podrá prorogarse; pero en ningun caso excederá de dos meses que se fijan como improrogables, y empezarán á contarse desde el emplaza. miento.

Art. 40. El emplazamiento se hará por la secretaria del tribunal á los responsables que hayan comparecido ante el, ó por medio de sus jefes respectivos á los ausentes, y consistirá en la entrega personal de una copia autorizada del pliego de reparos, exigiendo recibo, que se unirá al expediente de la cuenta.

Cuando se ignorase el domicilio del interesado, ó no fuese hallado en él, se verificará el emplazamiento por medio de anuncio público, o de cédula , en la forma que se prevenga en el reglamento.

Art. 41. Los interesados en la cuenta que se examine, y á quienes los reparos se dirijan , podrán comparecer por sí ó por medio de apoderado en el tribunal, contestar por escrito a los reparos, y acompañar tambien documentos solicitando del ministro de la seccion que se pidan de oficio los que contribuyan á $u descargo y deban obrar en las oficinas públicas.

Si no comparecieren en el tribunal, podrán hacer por escrito las mismas gestiones desde el punto en que residan; pero en todo caso el trascurso TOMO XI,

19

« AnteriorContinuar »