Imágenes de páginas
PDF
EPUB

mayo de 1816, y Morillo hizo su entrada en ella el mes siguiente.

El estandarte de la metropoli tremolaba en todas las ciudades como una señal de desesperacion y de muerte. Se prometia á los pueblos su antiguo estado de cosas, y esta tutela, aunque humillante, les hubiera parecido un beneficio; pero era menester sufrir antes los suplicios que merecian cinco años de rebelion : política usada mas de una vez por las monarquías restauradas, y que en todas dá ocasion à revoluciones.

Santander, ciudadano de Santa Fé, que mandaba un cuerpo de partidarios , habia hecho su retirada á los llanos de Casanaro , al N. E. de Cundinamarca; allí se le unieron todos los compatriotas suyos que se exasperaban con tales rigores, y allí únicamente se conservaba la independencia de la Nueva Granada, que juraron algunos centenares de patriotas.

Algunos habitantes de Santa Fé hacian tambien servicios á la libertad desde el centro mismo de la opresion. Uno de ellos, precisado á entrar en el estado mayor de los realistas, fue favorecido por mucho tiempo por una muchacha soltera que afrontaba la fatiga de los caminos mas ásperos para hacer saber á los independientes el movimiento del egército y el

.

estado de la opinion. Estos dos individuos dieron materia á un episodio tierno de la historia de la independencia.

El jóven oficial fue cogido con una carta destinada

para

Santander, é iba a ser senten.ciado. Su querida corre a echarse á los pies del virey; le declara ser ella la única culpable, y que el acusado , habiéndose dejado vencer de sus ruegos, ignoraba enteramente de

que calidad eran los papeles que llevaba consigo. Interrogado despues el oficial acusa el delirio, de su enamorada , sostiene que nunca la habia · confiado sus relaciones con los independientes, y afirma que todos los cargos deben recaer sobre él. Puestos en careo, se traba entre ellos una nueva lucha , sobre quien ha de merecer la palma del martirio; convencido el juez no trataba ya sino de descubrir sus cómplices, ofreciendoles la vida si los declaran. Ambos quieren morir. El oficial fue pasado por las armas a la vista de su amante; y á esta se la bolvió á la carcel, en donde se ultrajó de nuevo su dolor ofreciéndola perdon completo si señala los delincuentes. ¿ Como podia pensarse que una alma llena de las dos grandes pasiones que la agitaban, podia afear su desgracia con la delacion, aun cuando todavia hubiera podido estimar en algo su existencia ?

'

Al llegar al parage del suplicio pidió un vaso de agua : mas al ver que era un soldado español el que se la presentaba, exclamó: no quiero nada de un enemigo de mi patria. Entonces se la propuso que designase otra persona , mas ella replicó : « Muchas gracias; porque temo comprometer al que me hiciese este último servicio. » Continuó exhortando al pueblo á aborrecer la tiranía, á amar la libertad : mas al fin se acerca el verdugo, y ella exclama con una-voz esforžada. «Mi muerte será vengada : viva la república. Así myrio esta heroina , cumplido los veinte años de edad.

La junta de purificacion ahogó toda manifestacion de afecciones por la independencia.

. Morillo habia restablecido el vireynato; el comercio se habia restituido á la compañia de Filipinas; las obras públicas, suspendidas por tan largo tiempo, se pusieron en actividad, y hasta la antigua legislacion de Indias recibia algunas mejoras : en tiempo ordinario se hubiera tenido todo esto por conocidos beneficios; pero ¿como podia agradecer nada una poblacion oprimida, y diezmada?

Cuando la Nueva Granada, pacificada por el terror, parecia no

el la autoridad militar, la independencia conse

reclamar ya

apoyo de

guia grandes ventajas en Venezuela. Morillo, que habia enviado delante al general Latorre, emprendió someter esta provincia segunda vez, á cuyo fin partió de Santa Fé en noviembre de 1816. Este general súbdito consagrado al servicio de su rey, y juez sévero, no habia comprendido bien ni lo que era la insurreccion, ni la clemencia.

CAPITULO VIII.

Insurrecciones de Venezuela. —- Primera expedicion naval de los

independientes: — Acciones en la Margarila, Ocumera, Barcelona, etc.— Conquista de La Guayana por los republicanos..

LA conducta desatinadamente cruel de los delegados de Morillo habia convertido las guerrillas de Venezuela en un egército temible. La administracion tal cual la habia restablecido este general; su voluntad, sus juramentos, la fé prometida ante Dios, todo habia sido destruido, violado y borrado con sangre.

Huia la gente de las ciudades. Desde el dia 2 de agosto de 1815, pocos despues de la salida de Morillo, el gobernador de la Margarita habia publicado una órden que decia : « Los desertores y sus cómplices seran pasados por las armas, y quintada toda su parentela hasta la quinta generacion. Se arcabuceará igualmente una persona de cada distrito, en donde se verifique la desercion; el distrito donde habite el com

« AnteriorContinuar »