Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vosotros, puede decir si sabemos apreciar á los valientes de todos los paises asociados a la causa de la independencia. » Bolivar buscaba tambien el modo de hacer perder a las hostilidades su carácter atroz, prohibiendo á sus soldados, bajo severas penas, el matar á ningun enemigo despues del combate. Los Españoles no le imitaron. El les envió muchas veces sus prisioneros , sin poder nunca conseguir un cange.

Así es como esta campaña de 1818, calificada de brillante por ambos egércitos, tuvo consecuencias morales mucho mas importantes que la toma ó el abandono de algunas ciudades; despertó la atencion del mundo civilizado, y dió à los Colombianos una opinion pública , un orgullo nacional. Los succesores de Felipe II°, y del duque de Alba, llevando en su mano el hierro y el fuego, encontraban allí otras Provincias Unidas

que
defendian

у proclamaban su libertad sobre ruinas; en todas partes habia espectadores atentos, á este drama, y cualquier pueblo se hace grande cuando el universo lo está mirando.

El presidente Zea decia en una proclama: « Yo no concibo porque fatalidad permite la Europa que subsista un

un gobierno que tiene la estúpida insolencia de insultarla, restable

ciendo la inquisicion y otras instituciones inhumanas á la presencia de la Sociedad Real de Londres, del Instituto de Paris, y de cien academias y universidades... » Esta frase, que por desgracia parecerá demasiado ingenua en el antiguo continente, prueba al menos, cuanta emulacion y cuanta confianza inspiraba a los Americanos el considerar que la Europa tenia los ojos puestos en ellos.

En fin comenzaban á poderse contar entre las naciones. En julio del mismo año recibieron en Angostura á M. Irving, enviado oficial de los Estados Unidos, y poco despues dos comisarios venezuelanos, que solo estaban tolerados en Nueva York, fueron reconocidos por el gobierno de este pais. Ya empezaba Mendez, que hacia tiempo estaba como agente secreto en Londres, á tomar el título de encargado de negocios de Venezuela

у

de la Nueva Granada. Las reclutas, las compras

de armas y equipages de egército que se hicieron entonces por cuenta de la república, han constituido una gran porcion de su deuda , pero la han salvado.

Desde la buelta de Bolivar á Angostura reinaba una actividad prodigiosa en todos los ramos de la administracion , y las operaciones exteriores tenian los sucesos mas felices. El

almirante que acababa de desembarcar ocho mil fusiles, municiones, y soldados, solo esperaba una señal para hacer salir de la Margarita una flotilla bien armada. Bolivar creyó estaba en el caso de intentar una segunda campaña en aquel mismo año. Su proyecto era continuar el sitio de Cumaná comenzado por Bermudez, y estrecharle con vigor ayudado de Mariño, mientras duraban las inundaciones de los llanos; con esto el enemigo seria llamado ácia las costas por el almirante Brion, y el infatigable Paez, dueño del Apure, favorecia la marcha de los patriotas sobre Nueva Granada, cuya libertad era fácil, atendido el gran número de descontentos y la intrepidez de sus guerrillas. La interceptacion de una correspondencia descompuso estos planes ; el gobernador español de Cumaná se previno contra la marcha de los independientes, los atacó de improviso, y aun les hizo sufrir un descalabro. Con esto ya hubiera sido largo el sitio de esta ciudad, se hubiera mudado el teatro de la guerra, y peligraban los recursos para la campaña próxima: por eso Bolivar que habia salido de Angostura el dia 26 de octubre, volvió á ella en 20 de noviembre.

Los Españoles por su parte se encerraron en

sus plazas fuertes, sin recibir socorros de la metrópoli y luchando, despues de los combates, contra las enfermedades

у

el desaliento. Solo Morillo estaba en pie cuando los restos de las legiones que habia llevado de Europa llenaban los hospitales. Se le veia alternativamente en el cuartel general ó en la capital, en los pueblos pequeños, y en medio de los llanos, recordando á sus soldados sus juramentos; y ya por persuasion, ya por fuerza obtenia las contribuciones de las ciudades , y alistaba bajo sus vanderas algunos naturales del pais. De este modo se ponia en estado de bolver a emprender las hostilidades con seis mil hombres, fuera de las guarniciones cuyo efectivo ascendia al mismo número

poco mas ó menos; y para pagar sus tropas

hacia acuñar en Caracas una moneda que solo tenia curso en la provincia. Cuba, Puerto Rico, y el virey de la Nueva Granada le subministraban víveres y pertrechos militares. Morillo servia á su rey con el mismo abandono de si mismo

que

el
que

mostraban los defensores de la libertad.

CAPÍTULO X.

Congreso de Angostura ; ideas constitucionales de Bolivar.

Libertad de la Nueva Granada y su union con Venezuela. Lei fundamental. Sucesos militares en 1819 y 1820.

En el mes de diciembre rompieron las hostilidades en todos los puntos, y en esta ocasion los independientes siguieron un sistema de guerra desastroso para el enemigo , provocándole continuamente y no empeñando combate sino despues de haberle cansado con marchas y contramarchas penosísimas, y cuando eran dueños de las posiciones : si el éxito del reencuentro era dudoso, su inagotable caballeria cargaba á grupa con la infanteria y escapaba. Paez, Cedeño y Monagas, Saraza , Bermudez y Mariño, manteniendo siempre sus comunicaciones, ó dispersándose sin retirarse, maniobraban de este modo desde los llanos de Varinas hasta las bocas del Orinoco, y desde las riberas del Apure hasta las montañas de Caracas, formando una linea de cerca des 200 leguas.

« AnteriorContinuar »