Imágenes de páginas
PDF
EPUB

El hábito á la sumision, ciertas costumbres sencillas

у una grande ignorancia suplian la falta de toda otra especie de bienestar. La larga infancia de esta poblacion bastarda es la que

ha motivado la inmobilidad de la política de la metrópoli; sin que haya habido la menor alteracion de tal estado en los siglos que ha durado el régimen colonial.

[ocr errors]

SEGUNDA PARTE.

CAPÍTULO PRIMERO.

Causas y preludios de la revolucion.- Situation de la España.

- Insurrecciones en la Nueva Granada. - Independencia de Venezuela.

Tres causas principales prepararon la emancipacion de las colonias españolas, á saber : la política de la Inglaterra constatemente dedicada a hacer titubear la dominacion española en el nuevo mundo; la independencia de los Estados - Unidos que enseñó á los americanos del sur à sospechar que existia una dignidad nacional ; en fin la revolucion francesa. Pero todos los pueblos necesitan algunas conmociones interiores para justificar á sus propios ojos la autoridad de los egemplos, y aquellas debian nacer allí por rechazo de los desastres de la metrópoli y de su mala política,

No hubieran bastado todavia estos móbiles para conseguir la union de todos los esfuerzos en apoyo de la emancipacion. La multitud no conocia los caminos que conducen á la gloria; ; porque no tenia que defender ni parientes, ni recuerdos, ni patria. ¿Que antepasados podia señalar el hijo de una india ó de una africana? El color sea puro, sea modificado, de su piel le enseñaba solamente que debia su existencia á un esclavo ó a uno de sus dueños. La memoria es una dolorosa potencia cuando ofrece por primeras ideas las del infortunio ó la vergüenza, y la tierra misma no inspira sino mui debil aficion cuando solo se encuentra en ella un mero asilo. Esta turba de gente despreciada hubiera permanecido siempre sin la menor sensacion de orgullo nacional, si la aristocracia no la hubiese levantado del suelo y acercádola á sí misma. De ai ha provenido una lucha tan larga, tantas incertidumbres, tantos sacrificios, como se han visto para consagrar el triunfo de la igualdad. Este no podia resultar sino de la revolucion de las ideas, siempre lenta, pero siempre la única que decide las regeneraciones políticas.

Ya de mucho tiempo antes el contrabando llevaba á las colonias los títulos del género humano, y Montesquieu, Voltaire, Rousseau, y Raynal ilustraban el nuevo mundo. Cuantos obstáculos oponian las tres lineas de aduanas, la vigilancia interior, las severas penas que amenazaban a los tenedores de libros prohibidos, por todos se atropellaba considerándolos como peligros heroicos. La juventud noble, muchos padres de familia, y aun algunos clérigos hacian gala de estar iniciados en las ciencias modernas. Avergonzados de la reputacion que tenian de ignorantes, aprovechaban del tránsito de un europeo con la misma ansia que se busca un testigo de sus glorias, para llevarle á un cuarto reservado, y manifestarle las obras de un filósofo frances, guardadas con todo misterio y admiracion.

Al paso que aprendian á dar honor á la obediencia otro tanto como habian reverenciado al poder, entreveian los criollos toda la debilidad de un gobierno fundado sobre la ignorancia y la opresion. De este modo ya aun antes de los primeros combates de la independencia, se hallaba vacilante aquel poder; ya eran conocidos sus resortes, é iba cayendo al paso que se egercitaba la facultad

de pensar.

La España misma, por una feliz inconsecuencia de su política , dio muestras de querer comenzar la educacion de la multitud. Es in

dudable que tenia que egercer justas hostilidades contra la Gran Bretaña; pero la sana política no admite represalias sino con indemnizaciones, y al paso que las posesiones inglesas presentaban un ancho campo á la venganza de España, el tomarla iba á contribuir al triunfo de una causa que hacia traicion á un mismo tiempo a los principios y los intereses del vengativo. Así es como los puertos de Colombia estaban abiertos á las flotas francesas que llevaban a los Estados Unidos los. primeros amantes de la libertad, los cuales instruían en este culto á los pueblos que visitaban; y así es como la España enviaba sus soldados al norte de América para recibir mas de cerca las lecciones de la independencia. Gloriosos de haber peleado contra un despotismo estrangero, llevaban à su vuelta en sus corazones el odio al despotismo nacional.

Una imposicion habia provocado la libertad de la Nueva Inglaterra, y una imposicion tambien dio en 1781 el primer egemplo de una sublevacion en la América española, siendo el teatro de esta escena una provincia de Colombia. La imposicion era sobre la venta de los efectos de vestir, y se habia introducido ya en Socorro, comarca situada entre Tunjay Pamplona al norte de Santa Fé. La poblacion ya

« AnteriorContinuar »