Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[graphic]

"10An.177. "Nijlos Jueces ni los Tribunales podrán variar ni modificar la sentencia ung vex pronunciada, pero aclarar algun concepto oscuro ó suplir cualquiera omision que hubiere sobre punto discutido en el litigio, Esto, solo podrán hacerlo á instancia de alguno de los litigantes

solicitado la sentencia. 2911

20 noiseob obosals 'usobnog 9 lo omog Ya lartøy 3.", tit. 22, Part. 3.734 habia sentado la regla ge4 nepal de que el judgadoruna vez que oviessel bien ob mal dado juyzio, non le puede toller, nin mudar. Esto era ilo: legati, o lo conveniente y lo mas conforme al prestigio de los Tribunales. Esay misma doctrina se reproduce en el art. 77, tratándosel de sertencias definitivas:ilas providencias) interlocutorias de los jueces quedan sujetas á lo dispuesto en el art. 65. 11011

Pero esas mismas leyes de las Partidas reconocieron la necesidad de esceptuar algunos casos, que citaremos, para averiguar si son los mismos que comprende el art. 77, en su última parte sunt ! N'T .23 TL 124 Cuenta la ley 4. mencionada entre esos casos, el en que bus biese el juez condenado al pago de alguna cantidad al Erario, y dice, que si luego resultase pobre, que se la puede perdonar, si se quiere daler de él, y cita en segundo, la sentencia condenatória dictada contra el que emplazado no se presentówo siempre que despues. comparezca a contestar y defender su derecho. Ambos casos referidos hacen relacion a sentencias definitivas, que per+ mites dá ley, i no modificar, ni esplicạrı ni acủarar, sino déjar sin efectol Et art. 77 no puede comprenderlos, porque tá los juedes, nó les autoriza para variar la parte dispositiva en lo esenciadob bu Y sentado el principio de que los jueces ni los Tribunales puedan procéder de oficio en los asuntose bi viles, clarores que la aclaracion de los conceptos oscuros y: ek suplemento de las omie şiqpes: no les debe ser licita, esinos cuando alguna dei das partes la solicite dentro del términd legal señalado, que es,1sbgun la Ley detenjuiciamiento, el del dia siguiente á la notificacion de la sentencias en vez de las veinte y cuatro horas que señalaba la antis gùa jurisprudenciası sulla lu, olqisi 190 1991 sl 37(1013

Tambien las leyes anteriores reconocieron ciertos casos en los que sin necesidad de providencia judicial, sió más que seguir el órden natural de las cosas, las sentencias condenatorias tenian

que quedar sin efecto. El que era condenado al pago del valor
de una cosa en defecto de esta por haberse estraviado, quedaba
libre de aquel desde el momento en que pareciese y la entregase
á'su dueño, o viniese á manos de este. Eso mismo acontecia
cuando quiera que apareciese en la sentencia un error material,
como el de condenar al pago de doscientos, v. gr., á consecuen-
cia de liquidacion que apareciese.equivocada en la sumal sy
ob Nada, dice la Ley de enjuiciamiento de estos casos especiales
y otros semejantes, pero como en ellos no procede la ineficacia
de la sentencia de la declaracion judicial, sino de la naturaleza
de las cosas, claro es que tendrá aplicacion la antigua jurispru-
dencia, no obstante la derogacion absoluta dei las leyes ante
riores.

[graphic]

---Anr. 67. Las sentencias definitivas y las interlocutorias que decidan un articulo, serán apelables dentro de cinco dias.

Art. 68. Trascurrido dicho término sin interponerse apelacion, quedarán del derecho consentidas y pasadas en autoridad de una cosa juzgada, sin necesidad de declaracion alguna.

1

1.17 Los dos artículos que preceden, aunque concisos, encierran pręceptos de gran importancia en órden á los procedimientos ci-. viles, y en cuanto a los intereses sociales y particulares. Las le+ yes debieron atender con singular cuidadora dos clases de objetos : al público, que aunque indirectamente, se halla intere+ sado en disminuir el número de los pleitos y en acortarlos sin detvimento de la justieia; y al individual, que a la vez que debe poder usar del derecho de defensa con la conveniente "latitud, siente tambien grave daño en la duracion de sus litigios. Las leyies de todos los tiempos ereyeron conveniente y justor autorizar la alzada contra las sentencias de los jueces á otros de mayor y mas alta autoridadisi peros con sólido fundamento consideraron también, que era preciso do dejar indefinido lo ni el tiempo para usar de aquel remedio reparador de los vagravíos, Ypi abierta siempre la puerta del templo de la justicia para que los particulares pudiesen acudir a demandarlar por los mismos hechos.:'T

La derevocabilidad de la cosa: jazgada es una de las primeras garantías del ciudadano ; sin ella las sociedades permanecerian

en la

en el estado de la naturaleza; los derechos de propiedad serian siempre precarios; los efectos de los contratos jamás llegaran á realizarse de una manera sólida y subsistente, y aun las estrechas relaciones de la familia serian inciertas. Duro y terrible es que la verdad esclarecida tenga que sucumbir ante la legal aparente, que résulte de unos autos ya instruidos: triste es la situacion del que con nuevos documentos llegados á sus manos pudiera patentizar la justicia de su causa ; pero estos casos, peregrinos en el espacio que recorre la humanidad , no pueden valer tanto que por conceder un remedio para impedirlos , se abriese una sima

que hubieran de caer los infinitos, que en contrario alegaran el sagrado título de la cosa juzgada. Limitados los recursos del hombre à un estrecho círculo, tiene que considerar en su impotencia, como un gran bien el mal menor.

Por eso las leyes, y en la actualidad la de enjuiciamiento, fijaron: 1.°, un término á los recursos que permitian interponer contra los fallos definitivos, y. 2.° el número de sentencias que produjesen ejecutoria. Las leyes antiguas como la nueva de enjuiciamiento señalaron para apelar el término improrogable de cinco dias, arts. 30 y 67, á contar desde el siguiente al en que se polifique la providencia al procurador, segun lo dispuesto en el artículo 25.

Mas como el 26 introduce una novedad, supuesto que declara que en ningun término se cuenten los dias en que no puedan tener lugar actuaciones judiciales, ocórrese preguntar, si los dias inhábiles ó de vacaciones, que son los en que no pueden prácticarse actuaciones, se contarán en el término para la apelacion. La generalidad de la regla que establece el art. 26 nos inclina a favor de la opinion afirmativa no obstante que las Leyes de Partida disponian lo contrario; de manera que el plazo de cinco dias para apelar comienza a contarse desde el siguiente al de la notificacion becha al procurador, y de ellos se descontarán los dias inhábiles. Siguiendo esta doctrina, claro es tambien, que los escritos interponiendo apelacion deben presentarse precisamente en las horas que declara hábiles el art. 10, poniendo nota de presentacion el escribano, segun se practica, para acreditar que se usó del recurso en tiempo oportuno.

Trascurrido el término para interponer la apelacion , solian Томо І.

14

100

LEY 1!: ! ! algunos juzgados exigir que la parte presentase escrito solici, tando que se declarase la providencia pasada en autoridad de cosa juzgada, práctica que, respecto a las providencias interlo eutorias que decidian artículo , podia tener algun fundamento; pero la Ley de enjuiciamiento declara con razon sobrada que ipso Jure pasen las sentencias en antoridad de cosa juzgada por el solo trascurso del tiempo concedido para apelar, Ciertamente que si las partes no tienen dadas instrucciones á los procurado+ res sobre el uso de la apelacion, para en el caso de no triunfar en el litigio, se verán estos muchas veces en el copflicto de apelar o no; pero cuando es tan fácil el remedio; cuando el alzarse de la sentencia no produce un efecto irreparable, claro es que el prot curador que no tenga instrucciones, deberá apelar, quedando con mo queda a la parte şalvo el derecho de separarse despues de la instancia. Hin'!:!7,

Art. 69. Las apelaciones podrán admitirse libremente y en ambos efectos, o en uno solo. .

Art. 70. Procederán libremente en todos los casos en que no se halle prevenido que se admitan en un solo efecto.

Admitida la apelacion libremente, se suspenderá la ejecucion de la sentencia hasta que recaiga su confirmacion. - ART: 712 Admitida en un solo efecto, no se suspenderd la ejecucion de la sentencia; y para ejecutarla, siendo definitiva, se retendrá en el Juzgado testimonio de lo necesario de los autos, remitiéndotos en seguit da al Tribunal Superior a 6.54*0: 937.5 3 : Si .. Si la providencia fuere interlocutoria, se facilitará al apelante testi, monio de lo que señalare de los mismos autos, con las adiciones que el colitigante hiciere y el Juez estimare necesarias, para que pueda,

recurs rir a la Audiencia correspondiente.

ART. 72. Del testimonio de que se habla en el último párrafo del articulo anterior, deberá hacerse uso, mejorando la apelacion en el Tribunal Superior, dentro de los veinte dias siguientes al en que se hubiere hecho entrega de él ál apelante: boss tam?

Trascurrido éste término'sin haberse mejorado el recurso, queda de derecho consentida la providencia, sin necesidad de ninguna declara– cion... 1

Art. 73. Si la providencia, cuya apelacioni haya sido admitida en un solo efecto, fucre interlocutoria, tambien podrá pedir el apelante,

}

al presentar el testimonio que se le haya facilitado para la sustanciacion del recurso, que se la declare admitida libremente y en ambos efectos.

Si asi lo estimare la Audiencia, despues de haber oido al colitigante, si hubiere comparecido, mandará librar órden al Juez para que ron mita los autos, prévia citacion de las otras

citacion de las otras partes, a fin de que.com parezcan dentro de veinte dias precisamente,

ART. 74. Cuando fuere admitida en un efecto apelacion de sen tencia definitiva, que se crea procedente en ambos, podrá solicitarse de

, que se deelare admitida en ambos efectos: 1 gup oans1] 1:10 uur - 18 Si asi se declarase, se librará órden al Fuez inferior para que suspenda la ejecucion de la sentencia.org oup {!" 3.59:11: - Art. 75.1 s Cuando fuere denegada cualquierd apelacion, podrá el que la haya interpuesto recurrir en queja á la Audiencia respectiva bd Esta, previo informe que pedirá al Juez, y oyendo sobre el al apeh lante, determinará lo que crea justo.ristulos, i 1971

Si estimare bien denegada la apelacion, mandará remitir al Juez testimonio de su providencia para que conste en los autosos

, i Si estimare ha debido otorgarse, lo declarará asi, ordenando al Juez remita los mismos autos, prévias las citaciones correspondientes. -910S BI OD SISI390 GIUGUSTPORTS 1 DOTT

[graphic]

2. Insertamos sin interrupcion los artículos desde el 69 al 76, porque desenvuelven en su sistema de apelaciones, desde el principio general que reconoce la legalidad de este recurso, hasta su terminacion en las diferentes escalas que puede recorrer...)

Establecida la regla general, las sentencias definitivas pronunciadas

por los jueces de primera instancia son apelables, proce-dia, ó mas bien era indispensable, determinar cuáles debian ser los efectos de la apelacion admitida con relacion á la sentencia ya pronunciada. El art. 60 correspondió a esta necesidad declarang do, que no era una misma la consecuencia de todas las apelacioni nes, porque podian admitirse libremente y en ambos efectos ó en uno solo, 11. semesterbosts!i,ne obres

Nada nuevo se establece en ese artículo; era un principio roconocido en nuestro derecho, el de que las apelaciones unas veees suspendian; la ejecucion de las sentencias, y otras se llevaban á efecto, no obstante el resultado que tuviese la alzada. Esta diferencia no dimanó de la voluntad arbitraria de los legisladori res; debió su origen á una causa necesaria, que no podia menos

« AnteriorContinuar »