La Araucana: poema: en un tomo

Portada
Baudry, 1840 - 216 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 9 - Que esta flaca persona, atormentada De golpes de fortuna, no procura Sino el agudo filo de una espada, Pues no la acaba tanta desventura. Aquella vida es bien afortunada Que la temprana muerte la asegura; Pero, a nuestro bien público atendiendo, Quiero decir en esto lo que entiendo.
Página 1 - No las damas, Amor, no gentilezas de caballeros canto enamorados, ni las muestras, regalos y ternezas de amorosos afectos y cuidados; mas el valor, los hechos, las proezas de aquellos españoles esforzados que a la cerviz de Arauco no domada, pusieron duro yugo por la espada.
Página 28 - Los blancos rostros, más que flores bellos, Eran de crudos puños ofendidos , Y manojos dorados de cabellos Andaban por los suelos esparcidos; Vieran pechos de nieve y tersos cuellos De sangre y vivas lágrimas teñidos; Y rotos por mil partes y arrojados Ricos vestidos , joyas y tocados. No con menor estruendo los varones De la edad...
Página iii - Perú, que no se puede tener della casi noticia, y por el mal aparejo y poco tiempo que para escribir hay con la ocupación de la guerra, que no da lugar a ello; y así, el que pude hurtar le gasté en este libro, el cual, porque fuese más cierto y verdadero, se hizo en la misma guerra y en los mismos pasos y sitios, escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños, que apenas cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos...
Página 204 - Aquí llegó, donde otro no ha llegado, don Alonso de Ercilla, que el primero en un pequeño barco deslastrado, con solos diez pasó el desaguadero el año de cincuenta y ocho entrado sobre mil y quinientos, por febrero, a las dos de la tarde, el postrer día, volviendo a la dejada compañía...
Página 5 - Son de gestos robustos, desbarbados, bien formados los cuerpos y crecidos, espaldas grandes, pechos levantados, recios miembros, de nervios bien fornidos,, ágiles, desenvueltos, alentados, animosos, valientes, atrevidos, duros en el trabajo, y sufridores de fríos mortales, hambres y calores.
Página 195 - No el aguzado palo penetrante Por más que las entrañas le rompiese Barrenándole el cuerpo, fue bastante A que al dolor intenso se rindiese: Que con sereno término y semblante, Sin que labio ni ceja retorciese, Sosegado quedó de la manera Que si asentado en tálamo estuviera.
Página 22 - ... alborotada, cuanto causó la muestra y vocería del vecino escuadrón de la emboscada a nuestros españoles, que al instante arrojan los caballos adelante. En un punto los bárbaros formaron de puntas de diamante una muralla; pero los españoles no pararon hasta de parte...
Página 3 - Las armas dellos más ejercitadas son picas, alabardas y lanzones, con otras puntas largas enastadas de la fación y forma de punzones: hachas, martillos, mazas barreadas, dardos, sargentas, flechas y bastones, lazos de fuertes mimbres y bejucos, tiros arrojadizos y trabucos.
Página 195 - Basta, basta morir al más culpado; Que al fin todo se paga con la vida; Y es usar deste término conmigo inhumana venganza y no castigo. "¿No hubiera alguna espada aquí de cuantas Contra mí se arrancaron a porfía, Que, usada a nuestras míseras gargantas, Cercenara de un golpe aquesta mía?

Información bibliográfica