Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Desde los reyes Católicos se conservan ya datos, año por año (1), de todos los servicios militares prestados por los alaveses a la corona de Castilla. En 13 de Noviembre de 1486,

(1) Ponemos á continuacion un extracto de los servicios militares prestados á la corona de Castilla por la provincia de Alava en los siglos XVI XVII y XVIII.

DURANTE LOS REYES CATOLICOS.

Segun escribe Garibay, compusieron parte del ejército reunido en Valladolid el año 1475 y destinado contra Portugal, tropas de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa.=En el mismo año llamó D. Fernando el Católico

para

balir el castillo de Burgos, que estaba por el rey de Portugal y mandado por D. Juan de Stuñiga, "muchas gentes de Guipuzcoa, Vizcaya y Alava, Asturias y de otras tierras."

El mismo autor dice, que para resistir al ejército francés que intentaba socorrer al rey de Portugal, permanecian en Alava el año 1476 cincuenta mil hombres de infanteria , compuesta de guipuzcoanos, alaveses , vizcainos, asturianos y demas tierras de Burgos hasta el mar.»

En 1987 se hicieron grandes preparativos militares contra los moros, en „Guipuzcoa, Vizcaya, Alava, Asturias y Galicia, para que los pueblos, caballeros y escuderos de estas tierras enviasen á Córdoba mucha infanteria para los 25 de Mayo.»

Los monarcas expidieron desde Sevilla una Real provision en 8 de Diciembre de 1490, para que los caballeros alaveses acudiesen á la conquista de Granada. Acudieron en efecto al mando del diputado general Diego Martinez de Alava, y tomada la plaza el 2 de Enero de 1492, se volvieron a su provincia en el mismo mes, despues de cobrar todo el sueldo, segun consta de Real provision expedida en Santa Fé el 26 de Enero.

Para la guerra con Francia pidieron los reyes en 1503 á la provincia mil doscientos hombres, los ochocienlos, ballesteros, y se aprontaron, al mando del mismo diputado Diego Martinez de Alava.

Con motivo de la guerra de Navarra de 1512 pidió el Católico en 13 de Mayo, cuatrocientos alaveses para servir la artilleria, debiendo estar pron. tos á fin de mes, pagándoles el sueldo.—El 6 de Octubre del mismo año y á instancia de la provincia, encargó D. Fernando a los alaveses el silio de Estella, y consta asistieron al cerco mil doscientos hombres, "sin mezcla de otra gente,» segun se dice en Real arta de 20 de Octubre expedida desde

hicieron aquellos monarcas llamamiento general de gente para la guerra de Granada, y mandaban que todos los caballeros é hidalgos de la provincia de Alava se apercibiesen á servir en

Logroño : habiéndose relevado a la provincia del servicio de trescientos azadoneros que se consideraron necesarios para la expugnacion de la forlaleza , men atencion á ser los de esta provincia, nobles y privilegiados;,, palabras textuales de la Real Cédula de 14 de Octubre. Consta por otra Real Cédula de 6 de Julio del mismo 1512, hallarse en el ejército del duque de Alba que tomó á Pamplona, mil quinientos alaveses, bajo la enseña del diputado general, y á lines del mismo año y como consecuencia de la invasion francesa en Navarra, el capitan general D. Juan de Silva pidió á la provincia dos mil hombres, que se reunieron en Salvatierra con provisiones para ocho dias.

Finalmente, en 1516, y para defender la frontera francesa de Navarra, el capitan general D. Fadrique de Acuña pidió a la provincia mil hombres, que marcharon á Navarra al mando de su diputado general.

DURANTE EL REINADO DEL EMPERADOR D. CARLOS.

Cuando la guerra de las comunidades, el conde de Salvatierra D. Pedro de Ayala tomó en Alava el partido de los comuneros, pero la provincia no se separó del emperador, y reuniendo ella sola siete mil hombres, venció al conde en la batalla del puente de Durana el 12 de Abril de 1521.-En cl mismo año y con motivo de haber invadido los franceses el reino de Navarra, mandó la provincia dos mil hombres á las fronteras, y en Setiembre otros doscientos hombres de guarnicion á Pamplona.

La guerra con Francia, que se sostenia mas principalmente por Guipúzcoa, impuso en 1522 grandes sacrificios a la provincia de Alava. Se le pidieron y dió setecientos hombres, y sirvió además con dos mil quinien. las fanegas de harina , trescientas sesenta acémilas y doscientos pares de bueyes, cada uno con su peon.

Para la conquista de Fuenlerrabia en 1524 sirvió con ochocientos hom. bres à sueldo del emperador.

En 1526 dió cincuenta pares de bueyes para la conduccion de la arti. lería a Pamplona.

Para la guerra de Francia aprontó trescienlos hombres en 1537.

Con el mismo objeto aprontó cuatrocientos infantes el año 1542 pedidos por

el virey de Navarra conforme a las órdenes de S. M. En las guerras con Francisco I tomó la provincia una aclitud comple

dicha guerra y estuviesen reunidos en Córdoba el 10 de Marzo siguiente, prometiendo pagarles el sueldo «que ovieren de aver de todo el tiempo que estovieren en nuestro servicio..

tamente guerrera, acordando la junta de Vitoria de 31 de Mayo de 1514, “que todos sus vecinos y, moradores desde la edad de veinte años hasta la de sesenla, estuviesen apercibidos á punto de guerra, para salir al Reyno de Navarra y á sus inmediaciones para su defensa quando fuesen mandados, so la pena de las vidas y perdimiento de bienes.

El emperador y el virey de Navarra escribieron a la provincia en 1550 pidiendo gente para la defensa de este reino y del de Navarra, y se ofrecieron quinientos hombres.

Y por último, en 1552, á instancia del principe D. Felipe y por haber roto de nuevo la guerra con Francia, dió quinientos hombres -á pesar de lo trabajosa que estaba la tierra por las malas cosechas, y no poderse proveer de subsistencias de Francia, como lo hacia antes que hubiese con

ella guerra."

Además de estos servicios militares entregó Alava al condestable en 1522 para las necesidades de San Sebastian, ocho mil fanegas de trigo y dos mil de cebada.

En 1. de Enero de 1556 pidió el emperador a la provincia le socorriese con dinero para la recuperacion de Bugia, toma de Argel, defensa de Oran y Mazaquibir: la provincia ofreció cien infantes y mil ducados para su sueldo, pero advirtiendo á S, M., que nunca habian tenido lugar en Alava semejantes donativos, por emplearse la provincia en otros servicios con motivo de su inmediacion a Francia en las guerras que se ofrecian: asi lo reconoció la princesa gobernadora en Real Cédula expedida el 18 de Agosto del mismo año desde Valladolid.

DURANTE EL REINADO DE D. FELIPE IJ.

En Real Cédula de 6 de Agosto de 1557 se mandó á la provincia dispusiese su gente de guerra, para en union con otras tropas acometer á Francia por Navarra ó Fuenterrabía, marcando por de pronto el número de cuatrocientos infantes. La provincia se puso en armas alistando los vecinos de veinte à sesenta años, y haciendo alardes en todas las hermandades.= Otra Cédula de 26 de Julio de 1558 noticiaba a la provincia la guerra con Francia, y haber amenazado el turco con su armada la isla de Menorca, pidiendo cuatrocientos infantes; y en otra carta de la princesa de 4 de Octubre del mismo año daba noticia a la provincia de la próxima in

En una peticion elevada por la junta general á los reyes en 4489 pedia, se relevase á la provincia «por ogaño, desta guerra de Granada, porque segun la fatiga e trabajo, e miseria de la dicha

vasion de los franceses. La provincia mandó aprontar los cuatrocientos infantes, que deberian hallarse el 23 del mismo Octubre en la villa de Salvatierra con el diputado general, «so pena de muerte y perdimiento de bienes; » pero suspendida la invasion francesa , se mandó volver la gente á sus casas, debiendo estar sin embargo pronta á reunirse si fuese llamada, bajo las mismas amenazas.

Otras órdenes para que Alava estuviese preparada a la guerra se expidieron en 1559 y 1562, acordando á esta última la provincia reunida en Nanclares de la Oca, que nadie se ausentase á mayor distancia de cuatro dias bajo la pena de veinte mil maravedís.

Tambien se preparó la provincia para la guerra en 1568, teniendo siempre listos cuatrocientos hombres y á la cabeza el diputado general, los cuales no podrian ausentarse bajo pena de la vida y perdimiento de sus bienes.

Temiéndose en 1571 una invasion francesa, se mandó que la provincia tuviese preparados cuatrocientos hombres, y así se cumplió.

Lo mismo se verificó en 1573, 1579, 1582, 1588,1596 y 1598: estos últimos cuatrocientos hombres deberian estar prevenidos para ir al socorro de San Sebastian y Fuenterrabia, de manera que al aviso del capitan general no se detuviesen ni una hora.

DURANTE EL REINADO DE D. FELIPE III.

En Cédulas de 13 de Setiembre de 1601 y 4 de Agosto de 1609, comunicaba el rey á la provincia , que temiéndose invasion francesa tuviese preparados los cuatrocientos hombres con que acostumbraba servir en tiempo de guerra, por si hiciesen falta. La provincia tomó sus disposiciones al efecto, suplicando sin embargo al rey que cuando llamase á la gente de Alava lo hiciese de modo que siempre anduviese junta en su servicio, y no separada con destino á presidios ni plazas.

Otra Real Cédula de 24 de Abril de 1610, prevenia á la provincia tuviese dispuestos sus cuatrocientos hombres, lemiendo que los franceses intentasen acometer a Fuenterrabia.

Resulta pues, que aunque durante el reinado de D. Felipe III se expidieron órdenes para tener preparado en ciertas ocasiones el contingente

provincia non lo podrian sufrir aunque quisiesen;» pero Don Fernando y Doña Isabel declararon, que no pedian en justicia, y que no los relevaban de dicha guerra. En otra peticion

alavés, no llegó el caso de aprontarle, y que la provincia no presto servicio alguno militar. Este reinado fué de veintidos años, cinco meses y tres dias.

DURANTE EL REINADO DE D. FELIPE IV.

En Reales cartas de 1624 y 1625 se mandaba , que la provincia aprontase el contingente acostumbrado de cuatrocientos hombres, por temor de que la escuadra inglesa, que habia entrado ya en la bahía de Cádiz, se apoderase de Fuenterrabia. Aprontáronse los cuatrocientos infantes para cuando S. M. diese la orden de marcha.

La Real Cédula de 28 de Abril de 1635, intimaba a la provincia aprontase el consabido cupo de cuatrocientos hombres, «en atencion a los muchos enemigos con que se hallaba la corona;», y se contestó: «que la provincia iria disponiendo el servicio que se pedia.» Nueva órden del rey en 9 de Abril de 1636, para que el contingente marchase á Fuenterrabia y defendiese la plaza, por haber llegado á noticia de S. M. que por mar y tierra se hacian preparativos contra ella. Aquí tropezamos con la primera escusa de la provincia á prestar el servicio , rogando se la eximiese por la suma pobreza y miseria en que se hallaba. Obsérvese cuál seria esta al considerar, que una provincia tan pequeña, habia reunido poco mas de un siglo antes, siete mil hombres contra los comuneros, sin contar los que en favor de estos capitaneaba el conde de Salvatierra, y se comprenderá el tristisimo estado á que la Casa de Austria habia reducido el pais, cuando una provincia privilegiada, no sujeta a los enormes tributos de Castilla, y que hacia muchos años no contribuia con un solo hombre

para el servicio militar, aunque hubiese tenido preparados sus conlingentes, no podia aprontar los cuatrocientos que se la pedian. Por último, y á repetidas instancias del duque de Ciudad-Real, se acordó servir con cien infantes, y que se procuraria prevenir otros trescientos cincuenta con tal que S. M. les pagase el sueldo. Insistió sin embargo el almirante de Castilla y luego el marqués de Valparaiso en que se mandasen los cuatrocientos hombres à Fuenterrabia, y aunque la provincia alegó que tenia ofrecidos cuatrocientos cincuenta para servir en campaña abierta y no en presidio cerrado por ser contra sus regalías, se insistió en los cuatro. cientos hombres para Fuenterrabia, y fueron aprontados, pagándolos la

« AnteriorContinuar »