El extrañamiento de los Jesuítas del Río de la Plata y de las misiones del Paraguay por decreto de Carlos III

Portada
V. Suárez, 1908 - 420 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 56 - Compañía; así sacerdotes, como coadjutores o legos que hayan hecho la primera profesión y a los novicios que quisieren seguirles, y que se ocupen todas las temporalidades de la Compañía, en mis dominios...
Página 230 - Enero próximo, y de lo que sobre ella me han expuesto personas del más elevado carácter; estimulado de gravísimas causas, relativas a la obligación en que me hallo constituido, de mantener en subordinación, tranquilidad y justicia mis pueblos, y otras urgentes, justas y necesarias, que reservo en mi real ánimo...
Página 389 - Desde que por la infinita y especial misericordia de Dios Nuestro Señor para conmigo y para con mis leales y amados vasallos, me he visto en medio de ellos, restituido al glorioso trono de mis mayores, son muchas y no interrumpidas hasta ahora las representaciones que se me han dirigido por provincias, ciudades, villas y lugares de mis reinos, por Arzobispos, Obispos y otras personas eclesiásticas y seculares de los mismos, de cuya lealtad...
Página 344 - Se les entregará para el uso de sus personas toda su ropa y mudas usuales que acostumbran, sin diminución; sus cajas, pañuelos, tabaco, chocolate y utensilios de esta naturaleza; los Breviarios, Diurnos y libros portátiles de oraciones para sus actos devotos.
Página 346 - También puede haber uno ú otro que por orden particular mía se mande detener para evacuar alguna diligencia ó declaración judicial, y si la hubiere, se arreglará á ella el Ejecutor; pero en virtud de ninguna otra, sea la que fuere, se suspenderá la salida de algún Jesuíta, por tenerme SM privativamente encargado de la ejecución, é instruido de su Real voluntad.
Página 345 - Reino por mar, y mantenerlos entretanto sin comunicación externa, por escrito o de palabra, la cual se entenderá privada desde el momento en que empiecen las primeras diligencias; y así se les intimará desde luego por el ejecutor respectivo...
Página 333 - Habiéndome conformado con el parecer de los de mi Consejo Real, en el Extraordinario que se celebra, con motivo de las ocurrencias pasadas, en consulta de...
Página 391 - Jesus que mas descarada y sacrilegamente han hablado contra ella , contra su santo fundador, contra su gobierno interior y política, se han visto precisados á confesar que se acreditó con rapidez la prudencia admirable con que fue gobernada; que ha producido ventajas importantes por la buena...
Página 342 - Juez eclesiástico, tratandose con el respeto y decencia que requieren, especialmente los vasos sagrados, de modo que no haya irreverencia ni el menor acto irreligioso, firmando la diligencia el Eclesiástico y Procurador junto con el Comisionado.

Información bibliográfica