Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pierde nomne de Rey. Onde los antigos dicen tal proverbio: Rey serás, si fecieres derecho, et si non fecieres derecho, non serás Rey. Onde el Re deve aver duas virtudes en si, mayormientre: iusticia et verdat. Mes mais ye loado el Rey por piedat, que por cada una destas: ca la iusticia á verdat consigo de so.» Tales son los términos de la Ley del Fuero Juzgo, donde algunos historiadores han creido encontrar, en las célebres palabras Rex eris si recta facis, si autem non facis non eris Rex, nada menos que el noble é independiente espíritu germánico, que andando los tiempos habia de inspirar la Monarquía paccionada de Aragon, acaso sin meditar bastante, acerca de los elementos que constituian la sociedad goda ni sobre el carácter que en ella tuvo la Monarquía.

La Monarquía goda fué siempre electiva, á pesar de los esfuerzos de algunos Monarcas para convertirla en hereditaria; pero los diversos elementos sociales de aquella época, han permitido decir, que desde la conversion de Recaredo cambió de faz la historia goda .y comenzó lo que por algunos se ha llamado Monarquía de los Obispos. Inútiles fueron los esfuerzos que se hicieron en el reinado de

Wamba para virilizar esta institucion, pues en él sintió los últimos latidos de su potencia militar, los últimos hechos de armas dignos de la antigua gente goda, y marchó a su completa ruina, como quien cae precipitado de abismo en abismo. Es cierto que los godos comprendieron á sus Reyes en el anatema lanzado contra los quebrantadores del juramento Real

por medio de la Ley del Concilio cuarto de Toledo; pero tambien lo es, que ante la imposibilidad de cumplir este precepto, la destitucion autorizada, las conjuraciones, el veneno ó el puñal, se encargaban de franquear el camino del Trono á sucesores ambiciosos. Los godos españoles recordaban una máxima política de sus antepasados, veteri, antigos, segun la cual podia entenderse, que faltando el Rey á las leyes, dejando de hacer derecho, dejaba de ser Rey. Si las investigaciones históricas nos permitieran aclarar si en la época anterior á las irrupciones del Norte, aquella máxima, ó mejor dicho, aquel proverbio, como le llama el Fuero Juzgo, pudo tener aplicacion real y efectiva por haber destronado a algun jefe ó Rey de las tribus en que los pueblos se hallaban divididos, por sepa

si era

rarse más ó ménos de las costumbres ó prácticas que entre ellos hacian las veces de Ley, podria caminarse con algun acierto en el conocimiento é inteligencia de hechos tan remotos como ignorados; pero ante la oscuridad de los tiempos y el silencio de la historia, sólo es lícito deducir, que en una Monarquía electiva donde preponderaba el poder de la Iglesia y el pueblo era verdaderamente esclavo, el proverbio que recordaba el Libro de los Jueces, no hacia más que sancionar la fatal máxima política de la insurreccion, que tan perfectamente aprendió el pueblo godę, y que propia y natural de aquella sociedad, de aquella Monarquía y de aquel pueblo, no puede en manera alguna sobreentenderse y presumirse en el período de la reconquista, impulsada por el sentimiento monárquico y religioso, que tantos dias de gloria ha procurado al pueblo español. La Ley del Fuero Juzgo recordaba un proverbio, que despues de todo, no es más que un pensamiento digno de ser fijado en la memoria; pero este proverbio no forma parte de la disposicion legal, y sólo constituye un consejo moral, tan frecuente y usado en aquella legislacion, como que venía á moderar y

templar la severidad y rigidez, tal vez la ferocidad de los antiguos habitantes de la Scandinavia ó de la Escitia, recordando como consejo el precepto doctrinario, la máxima ántes referida.

El Conde de Quinto, al ocuparse de este mismo extremo, declara, que puesto en el caso de explicar el citado pasaje del Fuero Juzgo, no se atreveria á decir que el Rey que se apartase de lo justo ó de la Ley, estaba condenado por el Concilio de Toledo á dejar ipso facto de ser Rey; diria solamente que el espíritu del precepto legislativo está reducido á introducir en el ánimo del Rey la persuasion de que consistiendo su autoridad y cargo en regir el reyno, y significando el verbo regir, proceder rectamente, no cumplirá su mision sobre la tierra ni desempeñará dignamente la autoridad Real, si no se conduce y manda con rectitud, conforme á derecho, no pudiendo llamarse por consiguiente Rey en el sentido genuino de esta palabra, apartándose de este camino y faciendo torto: diríamos en suma: no será Rey-non erit rex, -quien colocado en la potestad suprema no face derecho, -recta non facit.- Podrá en tal caso merecer

[ocr errors]

con más exactitud el título de tirano (1). Á este juicio, que no deja de ser atendible y digno de respeto, todavía puede añadirse que la prueba de

que la Ley del Fuero Juzgo sólo quiso establecer un consejo moral, ó sea un proverbio, se infiere del silencio que la misma Ley guardó, respecto de quién había de declarar que el Rey no facia derecho, porque si esta apreciacion se dejaba al juicio, ó acaso al capricho de las diversas fuerzas sociales, entónces la fórmula se convertía naturalmente en una excitacion al regicidio y entonces la única tésis discutible sería la que el P. Mariana y otros antes que él sentaron y sostuvieron, fijando los casos en que podia ser lícito destronar al tirano.

Estos procedimientos son incompatibles con nuestras convicciones políticas, con las Monarquías hereditarias y con la organizacion de los poderes públicos en los tiempos modernos. Desde el momento en que se pretende buscar en el Fuero Juzgo el origen de la fórmula turbulenta y anárquica que la revolucion im

1

(1) Quinto: Del juramento político de los Reyes de Aragon.

« AnteriorContinuar »