Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small]
[ocr errors]

Se denunciarán como fraudulentos los ejemplares que no lleven la rubrica del autor.

GUCIGO PENAL

DE

ESPANA.

SANCIONADO POR S. M. EN 19 DE MARZO DE 1848,

ENMENDADO CON ARREGLO Á LOS REALES DECRETOS DE 24 y 22

DE SETIEMBRE DE 1848.

[merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors]

ABOGADOS DE LOS TRIBUNALES DEL REINO Y DEL ILUSTRE COLEGIO DE ESTA CIUDAD.

[ocr errors][ocr errors][merged small]

IMPRENTA DE D. RAMON MARTIN INDAR,

calle de la Plateria, núm. 58.

1848.

DE LA NECESIDAD DE REFORMAR

LA

LOVSLAGVON WOL.

1

Mejorar la raza hưmana es la obra lenta é incierta de la sabiduría, de la constancia y del tiempo. La sociedad empero al paso que aspira á llegar á tal estado, necesita conservarse, y para ello debe imponer penas contra los que atentan al buen orden y régimen que la misma tiene establecido para el gobierno y bien estar de cuantos forman parte de la misma.

La necesidad de reformar ó para hablar con mas exactitud, de establecer leyes penales en esta nacion, es una verdad tan notoria que se halla al alcance de las personas que menos conocimiento tienen del derecho; asi que, al discutirse en las cortes la autorizacion que el gobierno les pidió para plantear el nuevo código, nadie desconoció esta verdad á pesar de los defectos que aunque de no mucha importancia, se encontraron por algunos de los que sostuvieron la discusion suscitada con este motivo.

Efectivamente, caidas en inobservancia cuasi todas las leyes que legalmente podian considerarse en vigor, el arbitrio de los tribunales era el solo codigo que existia y no un arbitrio judicial que siguiera una marcha idónea en todo el reino ni aun dentro una misma provincia, sino que sin regla fija ni jurisprudencia de ningun género, pedia el ministerio fiscal, é imponia el magistrado las penas que, mejor le parecian en lo que por precision debian influir ya que no causas esteriores, el temperamento mas ó menos fuerte, mas o menos dulce del juez que debia dictar el fallo. Ca. sos pudiéramos citar, en que con una perfecta igualdad en el delito se han impuesto penas muy diversas y en que delitos mas graves se han castigado con penas menores que otros mas leves, si no nos dispensára de hacerlo el buen uso de la razon que indica que de esta suerte tepia por precision que suceder.

« AnteriorContinuar »