Coleccion de cánones de la iglesia española, Volumen5

Portada
Imprenta de J. M. Alonso, 1855
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 511 - Hallándome gravemente enfermo, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural, creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano misterio de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero...
Página 166 - Iglesia el órgano, que es instrumento eclesiástico; y asímesmo encargamos a todos los religiosos y clérigos de nuestro arzobispado y provincia que señalen y limiten el número de los cantores que en cada pueblo donde residen puede haber, de manera que no queden ni haya sino los muy necesarios, y éstos canten bien el canto llano y éste se use y se modere...
Página 161 - ... nuestra Cámara y la otra tercia parte para el juez que lo sentenciare, y la otra tercia parte para el que lo denunciare...
Página 511 - Amar á Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como á sí mismo.
Página 542 - Salve Regina, los doce artículos de la fe, los diez Mandamientos de la ley de Dios, los cinco de la Iglesia, los siete Sacramentos de la fe, y los siete pecados capitales...
Página 64 - ... dicha pena: so la qual mandamos á qualquier escribano publico que para esto fuere llamado, que dé ende al que vos la mostrare testimonio sygnado con su sygno , porque nos sepamos en como se cumple nuestro mandado. Dada en la muy noble Cibdad de Toledo á...
Página 119 - ... cerrados en su nativo idioma, son en mi concepto enemigos declarados del bien de los naturales, de su policía, y racionalidad: intentan perturbar el mejor gobierno eclesiástico, que se impide con tantos, y tan distintos idiomas, fomentan las idolatrías, que se ven más en los indios que ignoran el castellano...
Página 213 - ... menos número los jornaleros que pide la codicia o necesidad de cada uno, y el que lo hiciere incurra por la primera vez en pena de cuatrocientos ducados y destierro de dos años de donde fuere vecino, y por la segunda, perdimiento de la mina...
Página 9 - La ignorancia se apoderara de los eclesiásticos en España en tanto grado, que muy pocos se hallaban que supiesen latín, dados de ordinario á la gula y deshonestidad , y lo menos mal á las armas. La avaricia se apoderara de la Iglesia, y con sus manos robadoras lo tenia todo estragado.
Página 50 - Riaza, fiscal, presentó é por mí el dicho notario leer fizo dos escriplos, su tenor de los cuales uno en pos de otro, es este que se sigue: «Muy magnífico...

Información bibliográfica