Tarraconenses ilustres: apuntes biográficos

Portada
F. Arís é hijo, 1891 - 291 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 24 - Cataluña ; y en todo conformaron con sus leyes y costumbres , y la lengua de que usaban era la catalana; y de ella fue toda la cortesanía de que se preciaban en aquellos tiempos.
Página 208 - Agnosco cur venerim: sine voluntate, sine necessitate, sine consensu* de patria egressus sum, occulta quadam vi actus, donec in istius terrae littus allatus sum. Hic demum in eum resipui mtellectum, quod ad te venire mandabar
Página 150 - Su tierno rostro oprimido Por el labio maternal ! ¡ Dichosos los que han oído, Y al canto se han adormido De aquella voz celestial ! Tú no puedes comprender La dicha de poseer Lo que tienes, niño, ahora; Lo que vale esa mujer Que ríe con tu placer Y que si tú lloras, llora; Que vela siempre á tu lado Con solícito cuidado, Y tu querer adivina Su amor desinteresado, Tan dulce, tan sosegado, Como el aura matutina. Niño, cuando la razón Alumbre tu corazón Y veas como es debido, Recuerda con...
Página 29 - ... de quien algunos escritores han hecho tres, y cuyos hechos han confundido de una manera increíble, atribuyendo á los sobrinos lo que es del lio , y al contrario ; y haciendo catalanes á los que no son sino valencianos , y concluye diciendo «que este punto bio"ráfico merece una disertación separada».
Página 31 - Abril, y falló al rey assaz flaco, pero sin peligro de "su herida. Aquestos notables se han traído á la memoria para "señalar el tiempo en que Colon llegó á la corte; en lo cual yo "hablo como testigo de vista, porque me hallé page muchacho "en el cerco de Granada, y vi fundar la villa de Santa Fe en "aquel ejército, y...
Página 149 - ¡Felices los que han sentido Su tierno rostro oprimido Por el labio maternal! ¡Dichosos los que han oído, Y al canto se han adormido De aquella voz celestial! Tú no puedes comprender La dicha de poseer Lo que tienes, niño, ahora; Lo que vale esa mujer Que ríe con tu placer, Y que si tú lloras, llora; Que vela siempre á tu lado Con solícito cuidado, Y tu querer adivina Su amor desinteresado, Tan dulce, tan sosegado Como el aura matutina.
Página 150 - ... esa mujer te ha querido. Besa el polvo que pisó y la cuna que meció con un afán tan prolijo; respeta lo que tocó, lo que te dijo y mandó. ¡Mucho debe hacer un hijo! Alza su lánguido brazo, forma con el tuyo un lazo, y no lo sueltes jamás; dirige su tardo paso, no andes en amarla escaso. ¡Nunca cual ella amarás! ¡Oh!, si Dios por su clemencia mi madre me devolviera, y bendecirme pudiera, hija llamarme una vez! Por verme contra su pecho estrechada con ternura, ¡Dios mío!, por tal ventura,...
Página 31 - Assi que no hablo de oydas en ninguna destas qnatro cosas, sino de vista; aunque las escriba desde aquí, ó mejor diciendo, ocurriendo á mis memoriales desde el mismo tiempo escripias en ellos
Página 59 - Memoria premiada con medalla de oro por la Real Academia de medicina y cirugía de Barcelona en el concurso de 1875. f Doctrina moderna del edema.
Página 26 - ... é en todo el tiempo que allá estobieredes ; y cerca de las cosas que nos escribisteis que allá han pasado mucho enojo habemos habido dello, porque Nos queremos que el Almirante de las Indias sea mucho honrado y acatado como es razon, y. segund el estado que le dimos...

Información bibliográfica