Imágenes de páginas
PDF
EPUB

81 Ilmo. Sr. Dr. D. Remigio Gandásegui y Gorrochátegui,

OBISPO-PRIOR DE LAS ORDENES MILITARES

Los graves quehaceres y perentorios cuidados anejos al ejercicio del Ministerio Pastoral no han impedido, por fortuina hasta ahora, el que la inteligente y prodigiosa actividad de V. I. se desparrame por otros espacios y preste atención á otros empeños, perfectamente compatibles con las altas funciones episcopales y siempre realizables en la vida social sin desdoro ni menoscabo de los intereses morales y religiosos, á cuyo acrecentamiento venís consagrando con asiduidad y celo harto encomiables la mayor suma de vuestros desvelos. Y ya la opinión sensata de las gentes cultas, haciendo justicia á vuestros- heróicos esfuerzos en este diario batallar, vos aclama como el tutor y amparador de toda noble idea, de todo pensamiento levantado, de toda iniciativa generosa, de toda obra, en fin, que por algún concepto tienda á mejorar, en las varias formas del progreso humano, la situación del pueblo confiado por la Providencia á vuestra paternal solicitud y gobierno.

En este número, aunque ocupando el último lugar, abrigo yo la fundada esperanza de que V. I. inscriba, y por tal consideración acoja con benevolencia, el humilde bosquejo histórico que, como homenaje además de leal adhesión á vuestra sagrada persona, tengo el honor de ofreceros, para lo cual os bastará saber que en él se retrata con fidelidad y por modo documentado, vista d traves de sus grandiosas Instituciones, la vida de aquella Aldea que elevada por Alfonso el Sabio al rango de Real Villa y al de M. N. y M. L. Ciudad por Juan: II, recostada siempre sobre las gradas del Trono de Castilla, pudo alcanzar en nuestros días, como preciado timbre de nobleza, la gloria singular de ser destinada á Corte, donde reposará, respetada y venerada por todos, la memoria ilustre, nunca muerta en las páginas de nuestra Historia patria, de las esclarecidas Ordenes militares.

Supla, pues, Ilmo. y Revmo. Sr., la sanción de vuestro prestigioso nombre, puesto á la cabeza de tan desaliñado trabajo, lo que le falta en valor real y mérito literario, y aceptad por ello el testimonio de la más profunda gratitud de vuestro devoto capellan y afectísimo súbdito

Q. B. V. P. A.

Luis Delgado Merchán.

PROLOGO

Entre los estudios que han logrado en nuestros días más potente desarrollo, á virtud de circunstancias y facilidades bien notorias, merecen á no dudarlo ventajoso lugar los de carácter histórico. La afición por desenterrar el pasado y reconstruir en presencia de datos positivos y ciertos la historia de nuestros pueblos y de nuestras civilizaciones, ha llegado á constituir una especie de pasión entre las gentes cultas, á quienes el cansancio y el mareo producidos por el vértigo y la febril actividad de la vida moderna, arrastran instintivamente en busca dol dulce solaz y útil recreo quo proporcionan al espíritu humano la contemplación y conocimiento de lo antiguo y su comparación con lo nuevo, y los contrastes y afinidades, las analogías y diferencias entre lo uno y lo otro.

Se escarba con afanosa solicitud la tierra; se inspeccionan con cuidadoso y detenido examen los restos y vestigios de aquellas ciudados, emporio otras veces de las ciencias y de las letras, de la industria y del comercio; se registran minuciosamente los empolvados archivos, y allá los libros de piedra, las lenguas de metal, la modalla y la moneda, invenidas al azar por el arado del agricultor, aquí el blasón heráldico, el manuscrito pergamino respetado por la carcoma y las injurias del tiempo, todo acude á la voz de mando del laborioso é incansable arqueólogo, que con apa-. sionado entusiasmo persigue el empeño de remover y traer á juicio las cenizas y despojos de la muerte para descubrir á través de misteriosos y lejanos indicios, lo quo fué admiración de los vivos y pasó á la nada dojando marcada huolla de su rápido cruce por los espacios del planeta, y presentarlo y exhibirlo á las generasiones contemporáneas como cátedra de útil y provechosísima enseñanza.

у La geología, la geografía, la arqueología, la paleografía, la heráldica, lu numismática, la epigrafía, la indumentaria, todas las ciencias auxiliares y complementarias de la historia están aportando con su trabajo de acarreo inmensos materiales para la construcción del edificio histórico, no habiendo día que no se reflojen sus portentosos adelantos en infinidad de obras y tratados, crónicas, historias regionales y particulares, monografías y biografías, en las cualos se rectifican errores aceptados de mucho tiempo como verdades indiscutibles, se aclaran hechos de dudosa y problemática existencia y se aumenta y enriquece con nuevas noticias y po. regrinos datos el capital atesorado por las diligencias y pacientísima labor de nuestros mayores, siendo de notar como á medida que los modios de información abundan y se dilatan los horizontes históricos, se aviva y croce la curiosidad y se despiertan los estímulos del amor propio en hom. bres y pueblos, municipios y regiones, corporaciones y clases que so aprestan influídos por el ejemplo y acicate del honor á hacer el inventario de sus glorias.

No tomar parte en este saludable movimiento que do las naciones más cultas trasciendo a las más atrasadas y de los centros de mayor población y vitalidad llega en nuestros días hasta la igncrada aldea; hacerse atrás en esta liza abierta á las más nobles ambiciones del humano espíritu, público y honroso palenque donde acude cada cual á exhibir los timbres y blasonos do su cuna, los títulos y romembranzas de su ayer, es algo así como negarse al pago de lo que son deudas sagradas del corazón y de la sangre, y contraer adrede la responsabilidad de un delito, en que no puede incurrir una región, un pais que como la Mancha conserva vivo en el altar del patriotismo el culto a su pasado y alardea do su hidalguía clásica y linajudo origen y hace gala de ser ferviente adorador do sus tradiciones venerandas, y es además dar solemne y vergonzoso testimonio do que en su dilatado suolo, cuyo nombro la popularizado el genio de Cervantes llevándolo con su inmortal Novela al último rincón del mundo civilizado, no ha ocurrido nada memorable y digno de consignarse en le. tras do molde, cuando si la Providencia no le ha hecho teatro tan vasto como el de otras regiones españolas de heróicas hazañas y de opopéyicas ompresas, tampoco tan menguado y pobre en hombres, instituciones y hechos, que a los ojos del historiador sólo merezca desdeñoso olvido.

Abundan hechos sobrado honrosos de interés regional y nacional, nefastos unos y gloriosos otros, pero todos grandes y morecedores do preforento lugar en nuestra patria historia. La Batalla de Alarcos, de triste y amarguísimo recuerdo para las armas cristianas; la de las Navas de Tolosa, la más brillante y decisiva entre las que forman la epopaya de la Reconquista, supremo esfuerzo del valor hispano contra la morisma y página indescifrablo sin la sombria luz que arroja aquel día de luto on que el coraje ospañol quodó demandando á gritos la más justa de las represalias, por el Cielo más tarde concedida y por la Iglosia Católica consagrada en el Triunfo de la Santa Cruz; la fratricida y sangrienta lucha de Jontiel, que cambió los destinos de España en una hora y cuyos lúgubros ecos aún' resuenan por entre los derruídos muros del famosísimo Castillo de la Estrella; la fundación y progresos en el Campo á que dió nombro de la inclita Orden de Calatrava, cuya grandeza vive todavia en los restos de sus inexpugnables conventos que desafian erguidos el furioso vendaval do los siglos; la Santa y Vieja Hermandad de Villarroal, grandiosa institución de la Edad Media, con sus célebres cuadrilleros, sus horcas de Peral

villo y sus ordenanzas de hierro, terror y espanto de los foragidos do Siorra Morona capitaneados por el legendario Carchena; la invasión mansa de Moros y Judíos, instalados en ella al amparo de la regia prerrogativa y al calor de las ricas producciones de su suelo y la influencia social que durante su largo afincamiento ejercieron en las ideas, usos y costumbres del pueblo manchego; la Inquisición y la Chancillería, instituciones ambas de indiscutible alcance creadas por los Reyes Católicos, la primera al objeto de consolidar la paz entre sus súbditos mediante la unidad política y religiosa, la segunda al de facilitar á los reinos de Andalucía un centro más cercano á donde llevar sus litigiosas querellas; estos y otros sucesos de verdadera magnitud ocurridos en la edad moderna, estas y otras instituciones que dan singular relieve á la región de la Mancha ¿acaso no son valiente asunto para sacar á la estampa su desconocida historia?

Siquiera por tal concepto y al fin de rectificar el desfavorable juicio que han formado de este país los pocos escritores que de memoria ó por referencias de mal orígen conociéndolo no más como campo de las imaginarias excursiones del Ingenioso Hidalgo, se ocuparon incidentalmente de su historia, importa mucho desdoblar á la vista de autorizados documentos su pasado y darlo á conocer como es en la actualidad, pues no parece según el retrato trazado por algunos de ellos sino que el Africa comienza, no en los Pirineos sino al trasponer la cordillera Mariánica, que asoma á sus inmensas llanuras y se cierra por los famosos montes de Toledo.

Así me expresaba yo en el Prólogo de la 1.a edición de la Historia de Ciudad Real, que vió la luz pública en 1893, estimulando por este modo el sentimiento patrio de los naturales de esta provincia, á la vez que me extendía en otro orden de consideraciones que por haber perdido en gran parte su oportunidad omito en el prosente de buen grado. Impórtame ahora consignar como razón de tan prolongado paréntesis, que animado por la lisonjera cuanto inesperada acogida que tuvo aquel ensayo histórico agotándose en pocos días la tirada, y más que ésto por el juicio encomiástico que mereció de la Real Academia de la Historia y de personas de tanta autoridad literaria como los señores Cánovas del Castillo, D. Antonio María Fabié, P. Fidel Fita, Uhagón, Bosch y Fustegueras y otros que me honraron con cartas de felicitación que conservo, acarició el proyecto de darle mayor ensanche haciendo de la Historia local de Ciudad Real una general de la provincia, idea que después de haber empeñado todos mis esfuerzos durante ese largo vagar, he tenido que abandonar á última hora ante las enormos dificultades que me han salido al paso, pues son tan espesas las sombras que se ciernen sobre el pasado de esta dilatadísima comarca, tan deficientes los datos, tan escasas y turbias las fuentes de

« AnteriorContinuar »