Imágenes de páginas
PDF
EPUB

algunas piedras preciosas que tambien tenian virtud oculta. Despues de oir Don Jaime la queja, y hechas las oportunas averiguaciones dijo: que constando del procedimiento haber obrado injustamente los demandados por Cabrera , introduciendo en el duelo armas prohibidas y con virtud oculta, segun era pública voz y fama, á saber, la espada de Vilardell, cuyo hecho habia sido confesado por el mismo padre de Centellas y para cuya adquisicion habia dado fianza de setecientos maravedís; que además el dueño de la espada habia recibido anteriormente orden de no poderla usar, vender ni alquilar á nadie, por haberse negado á venderla al infante Don Pedro su hijo, quien llegó á ofrecerle hasta cuatrocientos sueldos de renta fija anual por ella: que en atencion á ser tambien portador el Centellas de una piedra preciosa llamada diamante, que en todas partes y por todos se consideraba como de virtud oculta, porque al que la llevaba no se le podia romper ningun hueso; cuyos dos extremos constaban por confesion de Gilberto Centellas

que dió la piedra á Bernardo, despues de manifestar su virtud oculta, habiendo introducido el diamante en una cajita de hierro que su hermano llevaba consigo en la lid; teniendo como tienen las piedras preciosas virtud eficaz etc. «Fallamos definitivamente, que el pleito se reponga al estado en que se hallaba cuando Arnaldo de Cabrera entró en campo y empezó a combatir, y esto tanto en la forma, cuanto en su merecido, en su honor y en todo lo demás; declarando nulos y de ningun valor, el homenaje y cuanto Arnaldo de Cabrera haya podido hacer y conceder por escrito privado ó público á Bernardo de Centellas ó á cualquier otro, en su nombre con este motivo (1).».

(1) Item denunciat vobis dictus A. dicens, quod contra sacramentum de quo supra dixit, dictus Bernardus filius Bernardi de Scintillis, portavit ensem de Vilardello, qui quidem ensis habet virtutem ut nullus subcumbere vel superari possit qui illum in bello detulerit, et si ponitur in aliquo loco et ponitnr verso modo, ille per se vertitur et stat eo modo

Objeto es de gran divergencia entre los antiguos jurisconsultos, la pena en que deberia incurrir el retado que sucum

quo poni debuit..... Item habet alias virtutes multas..... Et sic dictus Bernardus de Scintillis et filius ejus Bernardus, clandestinis et machinatio. nibus et insidiis fecerunt ut dictus Bernardus predictum ensem in dicto bello deferret, per quod indecenter vos et curiam vestram fraudarent, et in objecto contra dictum A. crimine obtinerent: et est res mali exempli sic et digna correctione, cum equalitas debellatoribus sit servanda...... Idem A. cum justitia postulat á regia serenitate, ut procedat ex officio suo contra dictos Bernardum de Scintillis et Bernardum de Ferran et alios plures , qui manus levaverunt dictum ensem pro mille et quingentis morabatinis , qui quidem omnes in eodem crimine sunt impliciti tanquam conscii ejusdem sceleris et reatus, et ideo puniendi..... Item alia ratione patet, quod ex officio suo procedere debet justitia vestra casu presenti, quia in hujusmodi vel quibuscumque delictis curia vestra inquisitionem facere potest ex usu Catalonie, consuetudine et observantia generali..... Item denuntiat dominationi et excellentie vestre dictus A. quod Bernardus de Scintillis petiit quandam camisiam à priore sancti Pauli de Barchinona: que quidem camisia fuit induta cuidam per quendam archiepiscopum qui celebrat semel in anno tantum in quadam ecclesia , et antequam spoliet se induit illum, et quicumque defert talem camisiam non vincitur in prelio nec superari potest: et ideo suplicat quod sublimitas vestra interroget dictum Bernardum, si habuit à dicto priore dictam camisiam quando prelium debuit fieri, et si accepit camisiam cum devotione, et si credebat per hoc juvari, et si credebat quod dicta camisia baberet illam virtutem, vel aliam virtutem et quam. Item interrogentur prior et monachi, si quis deposuit illam camisiam in monasterio. Item si audiverunt ab eo qui eam deposuit,si habebat aliquam virtutem, et si ipse Bernardus de Scintillis rogavit eum quod comodarel seu traderet sibi dictam camisiam. Item, si illam camisiam comodavit ei dictus prior pro prelio quod facturus erat Bernardus filius suus. Item si accepit dictam camisiam cum devotione dictus Bernardus de Scintillis major. Item si eam detulit secum seu deferr fecit in quadam caxia..... Item hoc idem interrogetur á dicto Bernardo filio suo et á Gilaberto et Bernardo filiis suis. Item denunciat vobis, quod dictus Bernardus de Scintillis portavit lapidem seu lapides preciosos in dicto duello, qui babebant virtutem. Quare suplicat, etc. El rey y su consejo dijeron : «Quia constat nobis per ea que acta sunt, dictos denuntiatos in dicto bello illicite processisse, intromitendo arma illicita et prohibita et etiam virtuosa , ut evidens et publica probat fama , videlicet enbiese en el juicio de batalla. Fundados unos en que cualquiera que fuese el exito del duelo no deberia considerarse como sentencia definitiva pasada en autoridad de cosa juzgada, creen, bastaria que el vencido se desterrase de todo Cataluña, citando en su apoyo el capítulo de las ordenanzas Si aquell qui es reptat de bausia es vencut. Sienten otros, que el vencido en casos de traicion mayor ó en batalla

que contuviese homicidio, deberia sufrir decapitacion si era caballero ú hombre de paratge, y pena de horca si plebeyo.

Solia finalmente acontecer, que el rey, en casos famosos, asistiese personalmente al juicio de batalla , como hizo Don Jaime el año 1263, en el duelo sostenido por batalla juzgada en su tribunal, entre los caballeros Ponce de Peralta y Bernardo de Mauleon.

por lance

sem de Vilardello, de cujus introductione nobis constat per confessionem dicti Bernardi de Scintillis senioris: qui ensis ut haberetur, fuit assecutatus pro septingentis morabatinis : pro quo etiam ense infans P. filius noster voluit dare quadringentos solidos Barchinone de terno in redditus annuales: quem ensem dominus ejus noluit dare aliquo precio, immo expressim prohibimus illum vendi : fuit etiam introductus quidam lapis preciosus diamas nomine, qui patenter babetur ubique pro virtuoso, quia portanti non potest os confringi, prout hec duo nobis constant per confessionem Gilaberti de Scintillis qui eundem introduxit et virtutem nobis expressit et eum intromissit in casside ferrea, quam portavit in bello frater ejus Bernardus debellator: et quod lapides preciosi virtutem habeant eficacem..... et talia virtuosa non debent in beilo aliquatenus intromitti: et quia bec omnia facta fuerunt in bello contra ordinationem belli et consuetudinem Catalonie, et contra juramentum quod prestitum fuit à bellatoribus, ne aliquid inmitterent virtuosum: in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti amen, pro tribunali sedentes, per definitivam in scrip tis sententiam pronunciamus et restituinus dictum A. plenarie in eum statum integrum in quo erat tempore quo intravit campum , dictumque facere cepit bellum, tam in forma quam in meritis et etiam in honore et aliis universis..... nullius penitus sit momenti, etc.

CAPITULO IV.

Municipios catalanes.- Municipalidad de Barcelona. - Probi-homines.- Pahe-.

res.-Conselleres.-Facultades de los conselleres.-Su eleccion.- Podian reunir en todos los casos el consejo de Ciento.-Célebre disputa de los conselleres con la Inquisicion.-Prestigio inmenso de los conselleres.-Bolsas de iosaculacion para los conselleres.- Consejo de Ciento.-Su origen.—Prerogativas.-Funciones.—Bolsas de ipsaculacion para el consejo de Ciento.Privilegios de batir moneda concedido a las municipalidades.- Derecho de las municipalidades para proteger a los ciudadanos. — Gremios de artesanos.-Diputacion del General.Tribunal de Cuentas.-Forma del sorteo.Facultades de la diputacion.--Cesaba cuando se abrian las Córtes.-Medios de hacerse respetar la diputacion. — Moneda catalana.-Moneda de laton, cuero, pergamino y papel.-Instruccion pública.-Sistema de armadas y ejércitos.-Bovaje.-Inquisicion.-Senescal.-Vireyes.

Una de las instituciones mas beneficiosas al estado político de Cataluña, fué la municipal, que empezando á desarrollarse en el siglo XII á la sombra de las cartas, fueros de poblacion é institucion parlamentaria, llegó á tener tal fuerza y vigor, que sostuvo la influencia de la clase media; sirvió por mucho tiempo de muralla inexpugnable á la tiranía, y arraigó las li. bertades en Cataluña, como lo demuestran muchos hechos gloriosos de su historia.

Antes de ocupar el condado de Barcelona los dos últimos Berengueres, no hay dato que justifique la inauguracion del

sistema municipal. De su tiempo son las mas antiguas cartas concediendo a los habitantes de las poblaciones el derecho de nombrar ó proponer a los condes el nombramiento de autoridades para el gobierno y régimen de las ciudades, villas y lugares, con los títulos generales de Conciliarii, cónsules, jurati ó paciarii; y ya hemos visto muchas de estas cartas en nuestra primera seccion de actos legales. El sistema se fué desarrollando y ampliando bajo los reyes de Aragon, y lo que en un principio se presentó como gracia de los condes y monarcas, aparece luego como un derecho de los pueblos.

Entre todas las ciudades dotadas con instituciones munici. pales, descuella Barcelona. Aunque no se tengan datos exactos acerca de la organizacion municipal de la ciudad antes del siglo XIII, ya en 1232 es decir, diez y siete años antes de la primera reforma conocida del cuerpo municipal, se ven llamados á consejo por el rey Don Jaime los probi homines de la ciudad, en union de la nobleza, para adoptar medidas contra el rey de Tunez, de quien se decia hacer aprestos de guerra contra la recien conquistada Mallorca. Por primera vez en 1249 se nombran personalmente por el rey Don Jaime paheres de Barcelona con facultad de elegir conselleres. Ocho años mas tarde se quitó esta facultad á los paheres, y los conselleres serían elegidos por la ciudad, con el cargo de servir de consultores al gobernador general del principado. El número primitivo de ocho conselleres se redujo á cuatro en 1265, se aumentó á cinco en 1274; y á seis en 1641, para contentar las exigencias de la clase de artesanos. Don Jaime I mandó en 1261, que al entrar en cargo el veguer de Barcelona , jurase consultar y seguir la opinion, consejo y dictámen de los conselleres; y en 1274 se consignaron las atribuciones de esta corporacion, hallándose entre ellas la de nombrar anualmente el consejo de Ciento; y este elegir a su vez la corporacion de conselleres.

Aumentándose fué pues, cada dia mas el poder de esta institucion, porque ya en 1319 se declaró asistir a los con

« AnteriorContinuar »