Imágenes de páginas
PDF
EPUB

FUEROS DE VALENCIA.

[ocr errors]

CAPITULO PRELIMINAR.

La historia legal particular de Valencia empieza con la reconquista. Sujeto este antiguo reino á la legislacion gothica durante la dominacion de aquella raza, ningun dato, documento ni rastro, aconsejan creer, que en Valencia residiesen muzárabes, y se conservasen entre ellos las leyes de los godos, como sucedió en Leon, Cataluña y aun en Aragon, donde como hemos visto se conservaban varias antiguas tradiciones y aun leyes. Apoya nuestra opinion la circunstancia particular, de haber quedado completamente despoblada Valencia al tiempo de reconquistarla Don Jaime, abandonando la ciudad todos sus habitantes, en virtud de la capitulacion hecha con el Conquistador. Atribuirse puede la falta de cristianos muzárabes entre los habitantes moros, al mayor tiempo que estos dominaron en la ciudad de Valencia, cuando ya los demás puntos de España, cunas de las antiguas monarquías, habian sido reconquistados en el siglo XII, sin que sea un obstáculo para esta idea general, la efímera y corta dominacion del Cid á fines del siglo XI y principios del siguiente.

Don Jaime I entró en Valencia por capitulacion el 28 de Setiembre de 1238, pero ya desde el año anterior habia empezado el repartimiento de aquella tierra. Los escritores aragoneses Blancas y Miguel del Molino, han dado lugar á una cuestion capital acerca del origen de la propiedad en Valencia, cuya base fundamental fué luego objeto de sérias disputas y desavenencias entre aragoneses y valencianos, favorecidos los últimos casi siempre por los reyes, sobre la legislacion que debia seguirse en el mismo reino.

Sostienen los referidos escritores, que habiendo ayudado los aragoneses á Don Jaime I con la quinta parte de todos sus bienes para la conquista de Valencia , se agregó este reino al aragonés y se le dieron sus leyes y fueros. Sin embargo, el rey Don Jaime otorgó nuevas leyes á los valencianos, por lo cual se resintieron los ricos-hombres aragoneses que habian poblado allí á fuero de Aragon, sosteniendo al mismo tiempo, que todo el reino de Valencia debia distribuirse á los ricos-hombres por haberse ganado con los esfuerzos y riquezas de todos. La opinion de estos célebres escritores es en parte cierta y en parte inexacta. A la conquista de Valencia contribuyeron los aragoneses, pero tanto como ellos contribuyeron los catalanes, tambien los mallorquines, y aun los del condado de Mompeller, y algunos navarros, como lo demuestran los detalles del repartimiento. La exigencia de los señores aragoneses podia tener cierta razon de justicia respecto a los pueblos que se les repartiesen, y donde se introdujo y arraigó el fuero de Aragon, pero era completamente infundada en cuanto al realengo, si Don Jaime queria darle fuero nuevo, y al territorio repartido á los demás partícipes en la conquista, como demuestra con toda evidencia el haberse aforado algunos pueblos á fuero de Barcelona."

Mas curiosa es la cuestion de si el repartimiento de Valencia y la propiedad que de él surgió, era consecuencia legi. tima de pactos anteriores entre el rey y los

que le ayudasen á la conquista, ó si la propiedad tuvo por origen la base de donacion real, no habiendo existido pacto alguno anterior. Los que opinan que el territorio conquistado se repartió por dere. cho de los participes en la conquista, se fundan, no tan solo en el hecho del repartimiento, sino en que al haberse conquistado las Baleares pocos años antes, se habia pactado previamente en Córtes con el rey el derecho de los que le ayudasen á la propiedad del territorio; pero si se examina atentamente el espíritu y algunas disposiciones del repartimiento oficial de Valencia, que original se conserva en el archivo de la corona de Aragon, se adquiere el convencimiento contrario.

Cotejados los dos repartimientos de Mallorca y Valencia se observa distinto sistema entre ellos, efecto sin duda de no haber existido los mismos pactos de compromiso para realizar la conquista, porque el repartimiento de Valencia aparece todo como donacion real, y no como hijo de un derecho preexistente por trato paccionado entre los magnates y universidades con el rey, como el de Mallorca. Demuéstranlo así la revocacion de varias donaciones, lo cual no habria podido verificar el rey si parte del repartimiento correspondiese de derecho á los auxiliares en la expedicion. Adúcese para la generalidad de estas revocaciones, la razon de no haber asistido los donatarios á las revistas prescritas en los dias señalados para ello. Se imponen además en algunas donaciones exigencias especiales, como las de vender precisamente los terrenos dentro de cierto tiempo; que no se pudiesen vender otros durante la vida del donatario, y que despues de ella, se vendiesen á persona coigual. En las donaciones de molinos se reservaba generalmente el rey la tercera parte de la ganancia líquida, fadiga y laudemio. A unos pobladores se les donaban las casas y terre. nos sin carga alguna; á otros se les exigia un censo anual ó cierta cantidad de presente; á los cincuenta pobladores que se presentaron para poblar á Rahana se les dió a cada uno una casa en Játiva y su parte de viña, bajo la condicion de pagar cada uno diez sueldos de presente, prohibiéndoles trasmitir esta propiedad á nobles y eclesiásticos. Por donacion real se proveyeron tambien los oficios de la ciudad de Valencia y demás poblaciones; de manera, que para nosotros es indudable que la propiedad del territorio y edificios conquistados en el reino de Valencia, se fundó y tuvo por origen donacion real.

Examinada esta cuestion sobre el origen de la propiedad valenciana en el siglo XIII, diremos sucintamente lo mas principal acerca del repartimiento. Todas las casas y edificios

« AnteriorContinuar »