La Lectura: revista de ciencias y de artes, Volumen2

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 293 - ¿De dónde snca usted que lo natural, por ser natural, ya es bello? Al contrario, tonto, al contrario. Lo bello es... lo artificial. »¿No soy bella yo? • Pues en mí lo natural no existe. »Soy una civilización entera, que ha infundido á lo raro, á lo facticio, la vibración del arte.
Página 2 - Y cuando resuelvo enviarles otra vez a su reino irónico de mentira, oigo que el imperceptible murmullo musical forma acentos balbucientes, palabras rotas, que reconstruyo y que se escriben en mí con tinta de oro inflamado. «Para gustarlo todo, no quieras tener gusto en nada Desnuda tu espíritu: Hallarás quietud. Apaga tu fuego: llama muy bella y activa se alzará después. Avanza en la obscuridad: Tienta con las manos: si caes, levántate y prosigue. Séate dulce que caiga sangre de las rodillas...
Página 440 - ... solamente en mi orgullo loco de querer ser algo que no se expresa con una cinta de colores ni con un trozo de metal. ¡A los palcos! Ahí se gallardean las que conozco, las que he retratado, y también las que no he querido retratar. Ahí las Dumbrías, en platea, con las hijas de un político de fama. Ahí la Palma, con su heráldica diadema, su aire de gran señora. Ahí la marquesa de Regís, honradota, luciendo apelmazadas alhajas de familia, absolutamente^/go/íV21"'...
Página 97 - ... a tener patriotismo con la historia, sino lo que es más noble, moral y conveniente a hacer la historia con el patriotismo"; en tanto que el Sr.
Página 109 - Unidos, ó de los estudios superiores para el bello sexo de Oxford ó Cambridge en Inglaterra, y de Sévres en Francia. También la Institución. Libre de Enseñanza en Madrid alardea de paladín defensor de la .instrucción y emancipación femenina, y para eso, sin duda, educa á sus niños y niñas pareados, y figuran en su cuadro de profesores las profesoras. Mas como esta Institución, según su programa, es «completamente ajena á todo espíritu ó interés de comunión religiosa, escuela filosófica...
Página 6 - ¡Ellos, del corazón, son ciegos y necios, aunque tienen los ojos claros! Mi corazón ve: y porque ve, lloran mis ojos. Lloran sin hincharse, lloran sin enrojecer, lloran invisibles lágrimas. Me baño en un lago tranquilo, del país donde se llora callando. Este lago de lágrimas y perlas no tiene orillas en cuanto mi vista alcanza. Y cuando pregunto quién ha vertido tanta lágrima, la voz me contesta que son las lágrimas ocultas, que corrieron hacia dentro, que no quisieron hacer barro, y que...
Página 281 - Se enrosca y ciñe con tal esbeltez á él, que en cualquier postura que adopte, los pliegues hacen olvidar la tela. Lleva las faldas muy largas; pero ni tropieza ni se atasca en ellas; las maneja con soberana maestría. Son tan blandos los tejidos y van tan fundidos en la tela los adornos, tan difumadas las degradaciones del color, que el gentil bulto parece terminar en una bruma, en la molicie de un jirón de niebla pronto á borrarse.
Página 292 - No seas de estos cobardes vacilantes de la presente generación, impregnada de la mujer, de su piedad, de sus lágrimas, de su histeria. »Sé varón. Te lo ordena el Renacimiento.
Página 7 - Mi nueva piel blanquea como el lino lavado y asoleado, y las lágrimas adheridas á su superficie me visten enteramente de una túnica de gemas finas, de oriente suave. No merezco esta vestidura de fiesta real. Ahora, el infinito se me aparece en su verdadera forma, que es amor, y con su reverberación se enciende el caos y resplandece. {Cuánta iluminación! Nace el amor, se ceba en la infinita hermosura, crece la llama, cobra ímpetu irresistible; nada queda que no se transforme en él. Ya está...
Página 169 - Escritor quiere decir uno que escribe por profesión: es hacer profesión del escribir: y como escribir no otra cosa es que hablar por signos gráficos, resulta que profesión de escribir es profesión de hablar: escritor, hablador! Avergoncémonos. ¿Cómo podemos tolerar, cómo complacernos en tal sacrilegio? Hablar es cosa sagrada; hay en ello todo el divino misterio de la humanidad: es expresarse, dar el alma a nuestros hermanos, cuando el alma necesita darse y es esperada.

Información bibliográfica