Imágenes de páginas
PDF
EPUB

HISTORIA CRITICA Y APOLOGETICA

DE LA VÍRGEN NUESTRA SEÑORA

DEL PILAR DE ZARAGOZA

Y DE SU TEMPLO Y TABERNÁCULO

DESDE EL SIGLO I HASTA NUESTROS DIAS;

POR EL DOCTOR

D.
P. MARIANO NOUGUÉS Y SECALL,

Abogado de los Colegios de Madrid y Zaragoza, ex-decano de este, Auditor de Guerra

de la Capitania General de Extremadura , Socio de mérito de la Sociedad Económica
Aragonesa y de la Academia Juridico-Aragonesa, Académico de número de la de
Arqueologia de la Corte, Corresponsal de la Real de la Historia, de la de Arqueolo-
gia de Bélgica, de la de Buenas Letras de Barcelona, de la de Legislacion de Tolosa
de Francia, y otros cuerpos literarios; Secretario honorario de S. M., Caballero de
la Real y distinguida orden de Carlos Ili, dos veces de la de Isabel la Católica,
Comendador de la última , etc.

9

[graphic][merged small]

IMPRENTA DE D. ALEJANDRO GOMEZ FUENTENEBRO,

Colegiata , 6.

[ocr errors]
[merged small][merged small][ocr errors]

Maria no quedó en vano sobre la tierra despues de la Ascension de su Hijo. Tenia que hacer en ella una obra que debia abrir el camino a la de Dios: la obra de la se cristiana. Así el corazon de la Virgen Santisima es el primer Evangelio de Jesús. La Virgen Maria segun el Evangelio, por Augusto Nicolás, cap. XXI, pàg. 452 y 163.

Tradiliones ecclesiasticas, praeserlim quae fidei non officiunt, ita obserrandas ut à majoribus Iradila sunt. -D. HIERON., in epist. 117, ad Lucium.

Tradilio est ; non quæras amplius. – S. J. CuriSOST., hom. , in cap. II, Episl. 2, ad Thesal.

Id enim propium est chrislianæ modesliæ , non sua posteris tradere; sed à majoribus accepta serrare. - Stern. Par. ad Episcop. Africa.

[merged small][ocr errors][merged small]

LA REINA DOÑA ISABEL II

Y

EL REY D. FRANCISCO DE ASÍS.

Ha llegado el momento de pagar una deuda de amor, de respeto y de gratitud , poniendo á los pies del trono la Historia de NUESTRA SEÑORA DEL PILAR DE ZARAGOZA, cuya dedicatoria se dignaron aceptar VV. M. y cuya

Y impresion costean generosamente. Si el Emperador Constantino trasladó al lábaro, ó estandarte imperial, la brillante insignia de la Cruz, VV. MM. que la llevaban ya en su corona , y el dictado de Católicos no

herencia de Fernando é Isabel I, sino asimismo

solo por

por un Pedro de Aragon, han analilo i sus blasones el de una derocion pura á VESTRA SETORA DEL PILAR.

Una columna simboliza a esta Virgen, y colocarlo sobre esta ara sagrada el corazon de IT. IV., queda por el mismo hecho colocado lumbien el trono en que se asientan. Sobre tan forme fundamento permanecerá inmoble sin duda por laryas yeneraciones. Al África y

á Santo Domingo se ertienden con nuero esplendor los rayos de su diadema, y la Real familia de Borbon de España será indudablemente una de las prosapias regias, que enlacen la gloria presente con la pasada, y bajo cuyo cetro el adelantamiento material

y

el intelectual y religioso se rean unidos para enseñanza de los pueblos y de los reyes.

Así lo desea y lo espera el que con el más profundo respeto y acendrado amor

B. L. R. P. de IT. VI.

Mariano Rongues.

PRÓLOGO

en el que se exponen los motivos por los que se la escrito esta obra,

[ocr errors]
[ocr errors]

Dos cosas han llamado por espacio de mucho tiempo mi atencion, respecto del insigne santuario y advocacion del Pilar DE Zaragoza: 1.", esa devocion constante, pura y profundamente arraigada en innumerables personas, provincias y reinos á la sagrada imágen de la Virgen , que se venera en la capital de Aragon bajo el título de NUESTRA SEÑORA DEL Pilar: 2.", el descuido, no sé si diga culpable, ó á lo menos poco digno de alabanza , en sugetos muy ilustrados, de no presentar a la generalidad de los fieles y á los curiosos los motivos de esta devocion, con todo cuanto pueda contribuir á extenderla y confirmarla.

Y al expresarme en estos términos no se crea que mi intencion sea asegurar que no haya obras que traten de NUESTRA SEÑORA DEL Pilar. Nada de eso: sé que hay muchas, muy extensas, muy eruditas y apreciables, como lo demostrará la relacion que de ellas y sus títulos pondré en el Apéndice; pero en mi humilde concepto, y reconociendo el celo religioso y plausible fin que las dictó, ninguna de ellas es adecuada á las circunstancias actuales, ni tiene los requisitos indispensables para proporcionar una noticia breve, razonada y filosófica de los antecedentes que deben saberse.

Basta leer los títulos de algunas de las obras indicadas para convencerse de que la mayor parte no llena, ni puede llenar, el objeto y aspiraciones de la generacion actual. No hay persona, por piadosa que sea , que pueda tener suficiente caudal de

« AnteriorContinuar »