Antología de poetas líricos castellanos desde la formación del idioma hasta nuestros días

Portada
Vinda de Hernando y c.a., 1900
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 133 - ¿Dónde vas, el caballero? ¿Dónde vas, triste de ti? Que la tu querida esposa muerta es, que yo la vi. Las señas que ella tenía bien te las sabré decir; su garganta es de alabastro, y sus manos de marfil.
Página 218 - Delgadina, Delgadina; tú has de ser mi enamorada." "No lo quiera Dios del cielo ni su Madre soberana, que de amores me rindiera al padre que me engendrara.
Página 134 - Voy en busca de Mercedes que ayer tarde no la vi. — Merceditas ya se ha muerto, muerta está, que yo la vi, cuatro condes la llevaban por las calles de Madrid.
Página 29 - El ermitaño ruega a Dios por si le revelaría la penitencia que diese al rey que le convenía. Fuéle luego revelado, de parte de Dios, un día, que le meta en una tumba con una culebra viva, y esto tome en penitencia por el mal que hecho había.
Página 308 - Un hijo tiene el buen conde, — un hijo tiene y no más. Se lo dio al señor rey — por deprender y por embezar.
Página 36 - CANCIÓN NUEVA DEL GERINELDO, en la que se expresan los amores y fuga de un oficial ruso con la bella Enilda, sultana favorita del Gran Señor.
Página 80 - ¡Ay!, diga, a la blanca niña, ¡ay!, diga a la niña blanca, ¡ay!, que su amigo la espera, ¡ay!, que su amigo la aguarda al pie de una fuente fría, al pie de una fuente clara, que por el oro corría, que por el oro manaba, a orillas del mar que suena, a orillas del mar que brama.
Página 135 - El mal de amor Aquel monte arriba va — un pastorcillo llorando : de tanto como lloraba — el gabán lleva mojado. Si me muero deste mal, — no me entierren en sagrado: fáganlo en un praderío • — donde non pase ganado : dejen mi caballo fuera, — bien peinado y bien rizado, para que diga quien pase : — « Aquí murió el desgraciado ». Por allí pasan tres damas, — todas tres pasan llorando.
Página 10 - Pedro u otro santo famoso, cuyo nombre sea asonante con la media rima general del romance. Esto me ha hecho presumir que tales danzas vienen desde el tiempo de la gentilidad, y que en ellas se cantarían entonces las alabanzas de los héroes, interrumpidas y alternadas con himnos a los dioses.
Página 371 - Cenan los señores y se dan prisa, llegan donde amores los atendían. Acuéstase Jorge con la su dama, también el su hermano con la criada. Y los cuatro gozan de gustos sin fin. ¡Los comendadores, por mi mal os vi!