Obras de Nicomedes-Pastor Diaz, Volumen4

Portada
Imp. de Manuel Tello, 1867
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 203 - Y así, ¿qué podía engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación?
Página xii - De mí al menos sé decir ya, que con el transcurso del tiempo y la experiencia tristemente adquirida, lo que más me lo hace estimar ahora, es que con él cumplieron un difícil deber en Pastor Díaz el hombre político, el orador, el publicista reputado. Y aun por...
Página x - ... idéntica en ambos. Con todo eso, y aunque mayores y más personales hubieran llegado á ser, que fueron, nuestras diferencias, de una cosa estoy cierto : y es, de que no habría jamás sabido extraer de mi memoria ni de mi...
Página xi - ... duda, que pensamientos tan graves, llegasen en forma improvisada al auditorio. Ya la enfermedad temprana , y la fatiga de una vida juntamente achacosa y activa , se reflejaban á las claras en su semblante. Y sin embargo, no era su apostura la de un...
Página xi - ... la imaginación por sí sola, disponiéndola á ofrecer dulce acogida á las frases armoniosas, floridas, brillantes, que caracterizaban su estilo. Pendía por tal manera el auditorio entero de sus labios: único ejemplo de buen éxito, que en discursos leídos haya yo presenciado: tal vez de los pocos que en forma semejante se haya alcanzado á merecer. Pero todavía la figura de aquel hombre enfermo y rico de vida, decaído y floreciente á un tiempo, era más digna de respeto entonces, que...
Página xxix - ... fué hombre. La sociedad, es cierto, viene á ser como otra atmósfera, fuera de la cual no podría habitar el hombre: en ella como que respira su inteligencia; con el contacto de ella se forman, se completan, se renuevan, se perfeccionan...
Página xxvii - No sé yo si podría justamente dispensarme de dar mi opinion acerca de este punto ; mas ya que me ponga á ello, brevemente he de hacerlo. Lo propio que Pastor Diaz se declaraba filosóficamente socialista, soy yo por mi parte individualista, en el sentido filosófico y económico de la palabra. Si la fuerza, el progreso y la grandeza de la comun asociacion humana, fueran el verdadero objeto de la vida terrenal de los hombres, no sería gran yerro escoger por ideal de semejante aspiracion en la...
Página 16 - Los cosacos pueden venir. El movimiento de las razas esclavonas, más numerosas hoy que las germánicas de la grande invasión, puede establecer de nuevo otra corriente polar de ejércitos y de generaciones desde el Vístula y el Neva hasta el Bósforo, hasta el Tíber, hasta el Estrecho gaditano. Pero ¿sabéis, si esta gran inundación se verificara, lo que vendrían a establecer ya consumar en el centro y en el Mediodía de Europa, los montañeses del Oural y los hijos del Beresina?... ¿Lo qué?...
Página xvii - ... á los hombres de mundo y de Estado, que la aparicion en el órden positivo y real, de ciertas opiniones, con general indiferencia hasta entónces oidas, y que tomaron de repente en tal punto el carácter apremiante de Problemas Sociales. Nada hubo que tan profundo miedo infundiera al fin en aquel tiempo.
Página xii - ... difícil deber en Pastor Díaz el hombre político, el orador, el publicista reputado. Y aun por esto imagino yo, que más que por su propio valor, con no ser corto, las lecciones acerca de los Problemas del Socialismo...

Información bibliográfica