Los tres primeros historiadores de la isla de Cuba: Reproduccion de las historias de d. José Martin Félix de Arrate y d. Antonio José Valdés y publicacion de la inédita del dr. d. Ignacio Urrutia yMontoya, adicionadas con multitud de notas y aumentadas con descripciones históricas de la mayor parte de las ciudades, villas y pueblos de esta isla que en ellas se mencionan, Volumen3

Portada
Rafael Angel Cowley, Andrés Pego
A. Pego, 1877
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 46 - que iría al cielo, donde había gloria y eterno descanso; y si no, que había de ir al infierno á padecer perpetuos tormentos y penas. El, pensando un poco, preguntó al Religioso si iban cristianos al cielo: el Religioso respondió que sí, pero que iban los que eran buenos. Dijo luego el Cacique sin más pensar, que no quería
Página 347 - ad»herir todos los fieles y leales vasallos de mi augusto «padre, en cuanto no se hallen libres é independientes «los representantes de mi Real familia, que tienen me«jor derecho que yo de ejercerlos, pues, que no me «considero más que una depositaría y defensora de «estos derechos, que quiero conservar ilesos é inmu»nes de la perversidad de los franceses, para
Página 347 - general: igualmente os ruego y en»cargo encarecidamente, que prosigáis como hasta «aquí en la recta administración de justicia, con ar«reglo á las leyes, las que cuidareis y celareis se «mantengan ilesas y en su vigor y observancia, cui»dando muy particularmente de la tranquilidad
Página 276 - las poblaciones bien arregladas, y siendo la de »las comedias acomodada al genio de estos habitan»tes, según lo manifiesta la experiencia al paso que »está aprobada y admitida por indiferente generalmente en todos los dominios de España, debe procurarse «que se disfrute no solo con unas reglas que aparten »de
Página 134 - mi memoria el noble original, me olvidaba de que estoy en la ho"ra que ofrecí á VE responder, y no hallando término que una la solicitud "de VE y la mia, quedo con el dolor de que sea en este caso preferente "al deseo de servirle la última determinación de las armas.'
Página 347 - y demás individuos de mi Real fa»milia de España tienen hecha á favor del Emperador >;ó Jefe de los franceses, á cuya declaración deben ad»herir todos los fieles y leales vasallos de mi augusto «padre, en cuanto no se hallen libres é independientes «los representantes de mi Real familia, que tienen me«jor derecho que yo de ejercerlos, pues,
Página 347 - guardéis, cumpláis, y hagáis guardar y cumplir á «todos los subditos de vuestra jurisdicción, circulándola del modo y forma que hasta aquí se han circu«lado las órdenes de mi augusto padre, á fin de que «conste á todos, no solo
Página 345 - en poder de este hombre hasta entonces desconocido. «Para eso pretende exterminar y acabar mi Real casa »y familia, considerando que en ella residen los legí«timos derechos que tiene usurpados, y ambiciona jus«tificar su poder.—Intentó primeramente por medio «de la más falsa política apoderarse de
Página 329 - Gobernador y Capitán General de la Isla de Cuba, y ciudad "de S. Cristóbal de la Habana. Mediante la cesión «que tengo hecha á la República francesa, por el
Página 298 - mis Ministros de Estado y del Despacho, y que sobre ella se tomasen los informes y co«nocimientos necesarios, á fin de proveer lo que más «conviniese al bien y prosperidad de toda aquella isla. «Entretanto se presentó

Información bibliográfica