Imágenes de páginas
PDF
EPUB

1

lo ocu

ros, que facilitasen el tránsito por diferentes caminos á la de Popayan, y pudiesen -refrenar el orgullo que mostraban sus naciones confinantes; y en su conformidad habian resuelto que el Capitan Domingo Lozano, con la gente y caballos que bastasen para la empresa, par- . tiese luego á fundar dos villas en los sitios que más favorables pareciesen para el intento. Era la empresa de reputacion, no por las muestras que los terrenos habian dado entónces de minerales de plata y oro, sino por haberse de ejecutar con el riesgo de pelear con los Paezes y Yalcones, que estaban ligados con los Pijaos; pero no bastando cualquier peligro que amenazase á quien se habia criado entre ellos, como Domingo Lozano partió de Santafé con más de ciento y treinta hombres por fines de Diciembre, y esguazados el Patí, Fusagasugá y Cabrera, arribó al valle de Abirama, de la provincia de los Paezes, en términos de Pupayan, y á sesenta leguas de S. Juan de los Llanos, y reconocido el pais y muchos indios

que paban, y no trataron de resistirle, fundó una villa, que llamó de S. Vicente de Páez, en trece de Enero de este año de sesenta tres, en que dejando nombrados Alcaldes y Regidores y vecindad bastante á defenderla y á sugetar los indios para que se los encomendasen, rovol

у vió aceleradamente al valle de Neiva, y á nueve leguas de la lla que hoy se conserva con este nombre, y á veinte de la ciudad de Tocaima, fundó otra que llamó de los Angeles,

á ejecutando las mismas diligencias que en la primera; aunque la una y otra, siendo las más inmediatas á recibir los primeros impetus de los indios Pijaos en el alzamiento general que hicieron el año de sesenta y dos, quedaron totalmente asoladas con lastimoso estrago de sus moradores, que al golpe de la macana y lanza confesaron la imprudencia de abandonar lo cierto

por

lo dudoso.

Así variaban los acaecimientos, gobernando con felicidad y aciertos el Licenciado Juan López de Cepeda, cuando por fines de este año de sesenta y tres tomó puerto en Cartagena doctor Andres Diez Venero de Leiva, que iba proveido en la plaza de Presidente, Gobernador y Capitan general del Nuevo Reino de Granada, con la administracion del Real Patronato y regalías de Virey, siendo el primero que tomó posesion de aquella dignidad en catorce años despues de fundada la Real Audiencia: y como llevaba á su cargo el ajuste de algunas quejas, que fomentadas del Oidor Villafañe habian dado en el Consejo los vecinos de aquella ciudad contra el Licenciado Artiaga, por agravios que decian haberles hecho en la visita, detuvose en oirlos todo el tiempo que bastó á retardar su entrada en Santafé, hasta el mes de febrero del año siguiente de sesenta y cuatro, donde lo dejaremos, tomando desde el dia de su entrada el principio de la segunda parte de esta historia, con el consuelo de haber salido de las resultas de un gobierno acéfalo tan continuado, de que resultó la variedad de inconvenientes que se han referido.

Y porque son dignas de mucho reparo algunas singularidades de las que contiene esta primera parte, y no será ocioso representarlas á los que miran con desestimacion las operaciones de los primeros españoles que pasaron á Indias, la concluiré advirtiéndoles primeramente que las conquistas que en ellas hicieron contra indios desnudos, como ponderan, no fueron á tan poca costa que en los treinta y ocho años primeros de que he tratado, no muriesen en solo el Nuevo Reino, en jornadas, batallas y encuentros con los indios, dos mil ochocientos y cuarenta españoles de los muchos que entraron á conquistarlo; porque al valor de muchas naciones que lo habitaban, fué de poco embarazo el mayor alcance de las armas de fuego: y en la segunda parte se verá haber excedido el número de los españoles muertos, al paso que crecia la disciplina militar de los indios desnudos. Y si el Inca Garcilaso en sus comentarios pota con ingenuidad el rigor con que se mataron unos á otros los primeros conquistadores del Perú, y cuán difícilmente se contaran pocos más de cuatro que acabasen de su muerte natural, como en castigo de la codicia ó tiranía con que obraron en sus conquistas, pudiendo acrecentar el número con Fernando Pizarro, Diego Centeno, Diego de Alvarado y D. Pedro Niño; por lo contrario se hallará que en las del Nuevo Reino no pasan de ocho los que de sus primeros y segundos descubridores murieron violentamente á manos de otros de su misma nacion, como se podrá ver en el fin que tuvieron el Gobernador Rodrigo Bastidas, su Teniente general Juan de Villafuerte, Pedro de Pórras, Anton García, el Capitan Gonzalo Garcia Sorro, Pedro de Saucedo, Juan Gordo y Bartolomé Pérez: pues aunque tambien fueron de ellos el Licenciado Gallegos, el Gobernador Pedro de Ursua, el Capitan Juan de Cabrera, Pedro de Lerma, el Mariscal Jorge Robledo, el Comendador Sousa, Pedro de Puelles, Baltasar de Ledesma y Alvaro de Hoyon; estos más perecieron a las influencias malignas de la Estrella del Sur, que á los templados aspectos de la del Norte.

La tercera y última singularidad sea, por más que la atribuya la razon á la mucha altivez de sus conquistadores, que habiendo en el Nuevo Reino tantas mujeres, nobles, hijas y hermanas de Reyes, Caciques y Uzaques, que sin menoscabo de su lustre pudieran recibir por esposas los más nobles que pasaron á su conquista, como se practicó en las demas partes de la América, no se hallará que alguno de todos ellos casase con india, por más calificada que fuese; y no, á mi entender, porque notasen desigualdad en la sangre, sino porque mirándolas gentiles y en la sujecion de prisioneras, se desdeñó el pundonor castellano de recibir en consorcio á quien no asintiese á él con libertad de señora y educacion de católica, de que resultó ocurrir à Castilla los casados por sus mujeres y los que no lo eran á elegir de su misma nacion á las hijas ó parientas de aquéllos, ó á las que por otro accidente decoroso habian pasado á Indias, de quienes se fundaron las muchas casas de caballeros que ilustran el Nuevo Reino de Granada, cuya historia ménos oculta á las noticias, proseguiremos despues hasta el año de mil seiscientos y treinta.

[ocr errors][ocr errors]

INDICE.

Pág.
PRÓLOGO

III
NOTICIA biográfica del Dr. Fernández Pie-
drahita.....

VII
DEDICATORIA y aprobaciones de la obra. ix á XVII

muere..

[blocks in formation]

Pág.
Teniente General en un motin. Sucédele
García de Lerma, que sigue la guerra de

los Taironas con mala fortuna...... ..... 44
CAP. II. Los Capitanes de Lerma acometen á

Posigueica y vuelven desbaratados. En-
tra él contra el valle de Coto, y pierde la
empresa y otras que intenta, hasta que

49
CAP. III. Gobierna el doctor Infante á Santa

Marta, y el Adelantado D. Pedro de
Heredia da principio a las conquistas de
Cartagena....

54
CAP. IV. El Adelantado Heredia prosigue la

conquista de Cartagena, y compéndiase
el descubrimiento de los Alemanes en
Venezuela, hasta que Fedreman sale del
Tocuyo ......

60
CAP. V. Dáse el Gobierno de Santa Marta al

Adelantado D. Pedro Fernández de Lugo:
prosigue la guerra sin fruto : previene
ejército y armada para nuevos descubri-
mientos á cargo de su Teniente general
Quesada: Derrótase la armada, y dispo-
ne otra que convoya el ejército hasta
descubrir el Nuevo Reino de Granada.... 67

12

16

18

LIBRO IV.

LIBRO II.
CAP. I. Saguanmachica conquista los Fu-

sagasugaes, rompe la guerra con el Guata-
vita, que se ampara del Rey de Tunja,
con quien y el Cacique de Ubaque prosi-

gue la guerra hasta que muere..... 21
CAP. II. Hereda el Zipa Neméquene, y cas-

tigada la rebelion de Fusagasugá, sujeta

los Caciques de Zipaquirá y Nemza......... 24
CAP. III. Asalta el Zipa la Corte del Guata.

vita, revuelve contra el Ubaque, y su-
jétalo

26
CAP. IV. Sujeta el Zipa la provincia de Eba-

té, nombra en ella al hermano por su

Lugar-teniente, á quien mata el Ubaque. 28
CAP. V. Da leyes el Zipa en su Reino, y pre-

viénese de todo para la guerra de Tunja.. 32
CAP. VI. Refiérense los sitios y estado de las

y
provincias de Tunja y Sogamoso, y hacen

liga sus Príncipes contra Neméquene..... 34
CAP. VII, En que se prosigue la materia del
antecedente .....

37
CAP. VIII. Dánse vista los ejércitos del Zipa

y el Tunja, y platican antes de la bata-
ila

39
CAP. IX. Dáse la batalla, y casi vencida por

Neméquene, muere en ella : herédale
Thysquesuzha, y prosigue la guerra....... 40

CAP. I, Sebastian de Benalcázar descubre å

Popayan. Fúndanse las villas de Cali y
Timaná, y Lorenzo de Aldana baja de Li-
ma á aprehenderlo, y socorre á Popayan

en la extremada hambre que padecia..... 75
CAP. II. El Licenciado Badillo residencia a

D. Pedro de Heredia en Cartagena. For-
ma ejército para descubrir las sierras de
Abide, y sale derrotado á Popayan, donde
Aldana se declara Gobernador y funda

las villas de Anserma y Pasto........ 80
CAP. III. Vuelve el General Quesada por su

ejército á la Tora, conducelo hasta log
umbrales del Nuevo Reino, hace lista de

su gente y previénela para la conquista.. 84
CAP. IV. Marcha Quesada para la provincia

de Vélez, pasa á Guachetá y de allí a
Suesca en demanda de Bogotá, con asom-
bro general de los indios.......

89
CAP. V. Entra Quesada en el valle de los Al.

cázares, rompe el ejército de los Uzaques,
pasa á Bogotá, desamparada del Zipa, sa-
quéala con poca presa, y detenido allí, lo
sitian los indios, hasta que por orden de
Thysquesuzha se sosiegan....

93

LIBRO III.

CAP. I. Fúndase la ciudad de Santa Marta

por Rodrigo Bastidas, á quien mata su

[ocr errors][merged small]

LIBRO V.

Pág.
CAP. I. Entra el Capitan Céspedes en la pro-

vincia de los Panches por Tibacuy, pla-
tica con el Capitan del Presidio de los
Guechas, y acometido de los Panches

queda victorioso en la batalla........ 99
CAP. II. Sale Quesada de Bogotá para So-

mondoco en demanda de las minas de las
esmeraldas que descubre, y tambien los
Llanos de S. Juan, á donde envía al Capi-
tan Juan de S. Martin, que con malos
sucesos se retira .

105
CAP. III. El Capitan S. Martin tiene noticia

de Tundama, descubre á Sogamoso y
vuelve en busca de Quesada, que, noti-
cioso del Rey de Tunja, se encamina á su
Corte, guiado de un indio que aprisionó
Hernan Venégas ......

109
CAP. IV. Asalta Quesada el Palacio del Rey

de Tunja, á quien aprisiona. Saquea su
Corte con presa de los tesoros, que no
pudo ocultar..

113
CAP. V. Marcha Quesada á Sogamoso, saquéa-

lo y quémase su templo. Vuelve á Tunja,
y desampárala por ir á la conquista de
Neiva. Pelea en el camino con Tundama
y rómpelo en batalla....

117
CAP. VI. Repártese la presa entre los espa-

ñoles : asaltan despues el cercado y
matan á Thysquesuzha. Usurpa el Reino
Zaquezazipa y despues de varios encuen-
tros asienta paces......

123
CAP. VII. Acometen los Panches las fronte-

ras de Bogotá, y entran Quesada y el
Zipa al castigo con mal suceso en el pri-
mer encuentro. Disponen los españoles
una emboscada, y lógranla con estrago
de los Panches.....

127

LIBRO VI.

CAP. I. Prende Quesada á Zaquezazipa por-

que descubra el tesoro de su antecesor :
promételo con engaño hasta lograr la
muerte de sus émulos, y válese de nuevas
trazas para ponerse en libertad, y muere
de los tormentos.....

130
CAP. II. Reparte Quesada otra presa de oro

y esmeraldas : da principio á la funda-
cion de Santafé: pretende pasar á Cas-
tilla, y vuelve del camino : condena á
muerte á Lázaro Fonte, altérase su gente
y destiérralo á Pasca....

134
CAP. III, Dánle noticia á Quesada de las en-

tradas de Benalcázar y Fedreman en el
Reino : despacha á Hernan Pérez á reco-
nocer la gente del Perú, y al Capitan
Suárez la de Venezuela, y dáse razon del

у
estado á que llegaron los tres Generales.. 139
CAP. IV. Benalcázar persuade á Quesada á

que funde ciudades, y refiérese el estado
y crecimiento á que ha llegado la de
Santafé .....

144
CAP. V. Baja Quesada á Cartagena con Be-

nalcázar y Fedreman, dejando por Te-
niente general del Reino á Hernan Pérez,
su hermano. Embárcanse para Castilla
los tres Generales. Martin Galeano y Gon-
zalo Suárez fundan las ciudades de Vélez
y Tunja

150

LIBRO VII.

CAP. I. Entra Martin Galeano en Cocomé y

Agatá, y despues Juan Alonso de la To-
rre, á quien acometen hasta retirarlo á
Vélez, Vuelve Galeano al castigo, y eje-

cútalo con espanto de los indios........ 167
CAP. II, Sale Galeano á la conquista de Gua-

ne : mueve guerra en Charalá, y síguela
con Mataregua hasta vencerlo en la ba-
talla : rompe las tropas de Mataregua, y
á la fama de sus victorias se rinden otras
naciones.......

172
CAP. III. Agraviado Thisquizoque de la tira-

nía de Juan Gascon, hace liga con el
Saboya, toma las armas y le quita la vida.
Fernan Pérez socorre á Vélez, miéntras
vuelto Galeano y auxiliado de Céspedes y

Rivera, rompe la guerra con los rebeldes. 176
CAP. IV. Los tres Generales pretenden el Go-

bierno del Nuevo Reino, y ninguno lo
consigue. Benalcázar corre en la Corte
con mejor fortuna que Fedreman y Que-
sada. Lebron "prosigue su jornada por
tierra y Alonso Martin por agua hasta la
Tora, y de alli juntos hasta la casa de la
Sal.....

181
CAP. V. Forma ejército Tundama, y fortifica-

se contra Baltasar Maldonado. Asáltalo
éste en su alojamiento, donde lo recha-
zan. Vuelve al asalto, y vence la batalla
del Pantano de la guerra....

187
CAP. VI. Montalvo de Lugo entra en el

Reino por los Llanos, y el Capitan Lan-
chero á la conquista de los Muzos, de
donde sale derrotado por los Panches.
Galeano prosigue la guerra con el Sabo-
yá, con mala fortuna...

194
CAP. VII. Esguazado el Cauca, prosigue Jor-

ge Robledo sus descubrimientos hasta
fundar la ciudad de Cartago................ 198

LIBRO VIII.
CAP. I. Con la noticia de que se previene

armada en Francia, se le manda al Ade-
lantado Don Alonso Luis de Lugo pase
á su gobierno. Hácese á la vela y tocando
en Canarias y la Española, da fondo en el
Cabo de la Vela, donde con violencia co-
bra el dozavo de las perlas......

203
CAP. II. Los Yalcones y Paeces toman las

armas y matan á los Capitanes Añasco y
Osorio, y á Juan de Ampudia. Benalcá-
zar vuelve á su gobierno y prende al Ade-
lantado Andagoya, que se habia entrado
en él con engaño....

.... 206

« AnteriorContinuar »