Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que en 9 de Febrero la carta y la cédula del Rey para tomar posesion de la villa. Examinado el poder que aquél traia, y leidos los dos documentos, Alonso Díaz, alcalde que era de ella por Don Alonso de Zayas, corregidor propietario, los regidores Juan Sanchez de Liévanes, Alonso Gil y Pedro Gonzalez, el procurador del Concejo Alonso Fernandez, Diego Ruiz, alguacil, y otros muchos escuderos y hombres buenos de la villa, tomaron las dos cartas del Rey en sus manos, las besaron y pusieron sobre sus cabezas en señal de obediencia y acatamiento, y dijeron que las obedecian, y que respecto á su cumplimiento tendrian consejo y darian su respuesta. Hiciéronlo así al dia siguiente, 10 de Febrero, y volvieron á repetir que obedecian las mencionadas cartas, pero que en lo tocante á su cumplimiento «<desian que las non entendian de cumplir, antes entendian suplicar á su alteza é señoría por cuanto era servicio suyo é grande bien desta su villa é complidero a su Corona Real, lo uno por cuanto las dichas cartas son en sí muy rigurosas é dadas contra toda forma é derecho é contra su servicio é daño de la dicha villa, porque cosa notoria es de derecho las tales alienaciones ser en sí ningunas é de ningun valor, por quanto son fechas contra todo derecho é detrimento de la Corona Real, quanto mas que fueron ganadas las dichas cartas contra toda forma de derecho, por quanto debiera ser citada la parte de cuyo perjuicio se trataba... 6 su procurador en su nombre; é la tal defension, pues que es de derecho natural, non pudo ser quitada por el señor Rey ni por otro cualquier Príncipe, nin en este caso obra cosa alguna la suplicacion de suprema potestate, é esto cosa clara es de derecho, é conviene mucho á los súbditos tener buen Superior, por quien en tranquilidad é pas é sosiego sean rexidos, é en otra manera el derecho les permite que se puedan oponer contra el tal superior, pues que se trata de su grave perjuicio; é notorio es de derecho segund ley Real que toda carta que es ganada contra derecho, ansí como fueron estas, aunque sean en ellas puestas las cláusulas derogatorias, la tal carta ó cartas se puedan llamar ó desir sureticias ó ganadas callada la verdad, la qual si fuera dicha al dicho señor Rey no es veresímile que las tales cartas concediera. Lo otro por cuanto la dicha donacion es inválida é de ningun valor por ser inmensa, así como es, é contra toda utilidad pública é su Corona Real, á la qual los derechos son propicios; é como quiera que sus cosas non se puedan enagenar, non obstante el juramento en la dicha

donacion puesto, pues que es derecho claro el tal juramento ser en sí ninguno é de ningun valor, por quanto fué fecho contra el público juramento que su Alteza é Señoría fiso quando fué rescebido por Rey é Señor natural, en el qual juramento juró de non enagenar las cosas que pertenescen á su Corona é silla Real como es esta. Nin tampoco se fiso en el tal juramento é inmensa donacion expresa mencion del juramento que fiso su Alteza é sus antecesores en la confirmacion de los previllegios desta villa, en los quales se contiene que en ningund tiempo ni en ninguna manera non irá ni verná su Alteza é Señoría nin otra persona alguna por su mandado contra los dichos previllegios ni contra parte dellos, é que los tomaba para su Corona Real é que nunca los enagenaria en otra persona alguna; por lo qual bien paresce su Alteza é Señoría non poder faser la tal donacion nin venir contra los tales juramentos por propia autoridad. Lo otro por quanto esta villa desde ab initio siempre fué de la Corona Real é nunca fué enagenada nin semovida de tal señorío... Lo otro por quanto esta villa está en los confines de sus freinos é es grand llave é guarda é amparo dellos, é si fuese enagenada, seguirseian grandes é inmensos daños á sus reinos y señoríos é á sus vasallos naturales, como ya otras veces fué en tiempo de los Infantes; é seria dar lugar que gentes extrangeras veniesen á poblar é á dominar á sus regnos; por lo qual su Señoría non debia dar lugar, porque de aquí seguirian á su Señoría muy grandes deservicios é destruicion de sus reinos, antes su Alteza é Señoría es obligado á defender aquesto é non dar el tal lugar... Lo otro por quanto en estos confines, onde está esta dicha villa situada, hay caballeros poderosos, los quales son enemigos del dicho Don Beltran, é si él hobiese el señorío de ella, será poner aquí una centella de fuego que quemase é destruyese todos sus reinos... Lo qual mas por extenso le entendemos notificar á su Alteza é Señoría por quanto es así complidero á bien de esta villa é en aumento de los en ella moradores, los quales la tienen, é guardané defienden para su servicio, como buenos vasallos naturales: é esto es lo que daban en su respuesta á las dichas cartas del dicho señor Rey con aquella obediencia é reverencia que debian é son obligados de derecho como á Rey é señor natural, non consentiendo en abto ó abtos ó protextacion ó protextaciones fechas por el dicho bachiller Pedro de Cáceres en nombre é como procurador del dicho Don Beltran, nin en las penas contenidas en las dichas cartas del dicho señor Rey...»

Muy ciertas y bien fundadas eran las razones aducidas por el Concejo, pero tuvo éste que ceder ante la insistencia del monarca. Nuevamente se volvió á presentar al Concejo de Alburquerque el bachiller Pedro de Cáceres en 21 de Abril del mismo año con otra carta más apremiante del Rey para que se cumpliera su mandato, y con la carta que para el Concejo llevaba Cáceres del Duque la primera vez que ante él se presentó, acompañada del poder correspondiente, cuyos documentos y la respuesta del Concejo y toma de posesion de la villa se insertan á continuacion:

<<Don Enrique, por la gracia de Dios, rey de Castilla... Al Concejo, Alcaldes... de la dicha villa de Alburquerque... bien sabedes cómo por otra mi carta firmada de mi nombre vos envié mandar que obiesedes é rescibiesedes por señor de esa dicha villa é su tierra á Don Beltran de la Cueva, duque de Alburquerque, conde de Ledesma, é le presentasedes é exibiesedes la reverencia é obediencia que podíades é debíades é erades tenidos é obligados, así como á señor de esa dicha villa é le recodiésedes é feciésedes recodir con todas las rentas é derechos pertenescientes al señorío de esa dicha villa é su tierra, segund que habíades rescebido é recodido á los otros que della fueron, por quanto yo le fise merced della... é dis que como quier que aquella vos fué presentada por su parte, é pedido é requerido que la compliésedes en todo é por todo... lo non fecisteis nin complistes desiendo é alegando algunas rasones porque lo non devíades faser é complir, é que entendiades de enviar aun vuestros mensajeros á me suplicar é pedir por merced que vos non apartase de la mi corona Real; los quales venieron á mí é oí todo lo que por ellos de vuestra parte me fué dicho é suplicado; é lo qual por mí visto, entendiendo ser ansí complidero á mi servicio, mandé dar esta mi carta de segunda iusion para vosotros é para cada uno de vos, por la qual vos mando, que sin embargo de las razones por vosotros dichas é alegadas, nin de lo que por los dichos vuestros mensajeros é procuradores de vuestra parte me fué suplicado, cumplades la dicha mi carta primera que yo para vosotros mandé dar sobre la dicha razon é en todo é por todo... é en cumpliendola ayades é rescibades por señor de esa dicha villa é su tierra al dicho Duque... é que sobre esto non me requirades nin consultedes, nin atentades, nin esperedes otra mi carta nin mandamiento de iusion, por quanto esta es mi determinada voluntad é final entencion, que lo fagades é cumplades ansí sin poner

en ello mas luengas nin dilaciones, é los unos nin los otros non fagades ende al por alguna manera sopena de la mi merced é de privacion de los oficios é de confiscacion de los bienes de los que lo contrario fesieredes para la mi Cámara... Dada en la cibdad de Segovia, 25 dias del mes de hebrero año... de 1465.-Yo el Rey.-Yo Iohan Gonsales de Cibdad-Real, secretario del Rey nuestro señor, la fis escribir por su mandado.>>

«Concejo, justicia, regidores... de la villa de Alburquerque, especiales amigos, parientes, ya creo como avreis oido, cómo el Rey nuestro señor me fiso merced de esa villa é fortaleza, y agora envío á tomar la posesion della á estos criados mios, segund vereis por la carta de merced, que su alteza me mandó dar: de gracia muy singular, vos pido que allende de complir el mandamiento de su señoría, deis tal orden como luego yo sea rescebido á la posesion é señorío della; y cerca de los privillexos é franquesas é esenciones que esa villa tiene é cada uno de vosotros, yo vos los guardaré é confirmaré, por manera que goseis de todo ello, é desto vos do mi palabra é fe que ansi vos serán por mí confirmados é guardados, segund que fasta aquí vos han seido guardados é habedes gosado dellos; é porque desto seades mas ciertos é seguros, firmelo de mi nombre é tandelo sellar de mi sello secreto, é refrendarlo á Pedro de Nava, mi secretario, y sed ciertos que allende desto, en otras cosas que mas sea, vos procuraré é faré bienes é mercedes como especiales amigos é parientes. Nuestro Señor vuestras vidas guarde, de esta mi villa de Roha, á diez de Enero del año de sesenta é cinco.-El Duque.-Yo Pedro de Nava, secretario del Duque mi señor la escribí é fis por su mandado.»> «Sepan quantos esta carta de poder vieren, cómo yo Don Beltran de la Cueva, duque de Alburquerque, conde de Ledesma, del Consejo del Rey nuestro señor, otorgo é conosco por la presente que dó é otorgo todo mi poder complido, segund que lo yo he... á vos el bachiller Pedro de Cázeres é Luis de Galvez, mis criados, especialmente para que vosotros é cada uno de vos podades por mí é en mi nombre é para mí podades presentar é presentedes al Concejo é alcaide é justicia... de la villa de Alburquerque (la carta del Rey) por la qual su señoría me fiso é fase merced de la dicha villa de Alburquerque... é para que podades requerir é requirades con ellas é con cada una dellas que las cumplan segund que en ellas se contiene... é otrosí para que podades tomar é tomedes la posesion é señorío de

la dicha villa é fortaleza... En la mi villa de Roha á trece dias de Enero... de 1465.» (Testigos Martin de Ortega, Gutierre de Cetina, Beltran de Gabera, y Fernando de Agreda.)

«E presentadas é leidas las dichas cartas... luego el dicho bachiller Pedro de Cáceres dijo: que él en nombre del dicho señor Duque de la dicha villa, fecho nuevamente por el dicho señor Rey é por virtud del poder que de su alta señoría habia presentado en el dicho Concejo, que pedia é pidió al dicho alcalde é regidores... é omes buenos... compliesen la carta del dicho Señor Rey en todo é por todo segund que en ella se contenia y en cumpliendola obiesen ó rescibiesen por señor de la dicha villa é por su señor della al dicho señor don Bel tran de la Cueva, duque de Alburquerque, su parte, é á él en su nombre por virtud del dicho poder, é rescibiéndolo por tal, lo entregasen en la dicha villa é lo posiesen en la posesion corporal, real, abtual vel quasi de la dicha villa é fortaleza della... é quél en nombre del dicho señor Duque é por virtud del dicho poder, era presto de faser qualquier juramento de observar los privillejos é guardar los usos é costumbres de la dicha villa é franquezas é libertades della é todas las otras cosas que de costumbre tienen, que los otros señores que fasta hoy han en ella seido de jurar e deber jurar de guardar; é que si lo ansí feciesen que complirian el mandamiento del dicho Rey é farian é complirian lo que buenos súbditos naturales de su Rey é señor natural son tenidos é deben cumplir é faser é guardar, en otra manera que protestaba é protestó en nombre del dicho señor Duque, que incurran en las penas contenidas en la dicha carta, é mas de inobediencia al dicho señor Rey é de los emplasar... E luego el dicho Concejo, alcalde é regidores, caballeros, escuderos, procurador, mayordomo, oficiales é omes buenos, vecinos é moradores de la dicha villa que presentes estaban é en nombre de los absentes... cometieron sus voses é dieron poder al dicho Alcalde para responder é lo infrascrito decir; é tomó la dicha carta del dicho señor Rey en sus manos, é besola é púsola encima de su cabeza en señal de obediencia é reverencia por sí, é el dicho concejo, regidores... dijeron que obedescian é obedescieron la dicha carta del dicho ser Rey con la mayor reverencia é obediencia que podian é debian, como carta de su Rey é señor natural, al qual Dios mantenga,... é cerca del complimento della dijeron: que daban é dieron muchos loores á nuestro Señor Dios é á Nra. Sra. la Vírgen María, su Madre, é rendian muchas

« AnteriorContinuar »