Aragón

Portada
Cortezo, 1886 - 686 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 239 - ... ea , mis amigos, señalemos 'con piedra blanca este dia ; ánimo y á ellos. En "sie punió se trabaron las dos contrarias huestes con igual denuedo y valor, y fue la batalla muy reñida y sangrienta, que ninguno tornó la cara á la espantosa muerte, ni quería ceder ni perder su puesto ni fila, y mucho menos el campo , cada uno quería que su caudillo le viese peleando como bravo león, hasta que fatigados ambos ejércitos que no podían menear las armas suspendieron la cruel matanza á la...
Página 239 - Luego los cristianos cercaron la ciudad y la combatían con máquinas ó ingenios, y los valientes muslimes salian y daban rebatos, y se los destruían, y en uno de estos fue herido y muerto de saeta Aben Radmir, el rey de los cristianos ; pero no por eso levantaron el sitio , antes bien con nuevas tropas vinieron á la conquista.
Página 239 - Estuviéronse mirando unos á otros como una hora, y luego haciendo señal ellos con sus bocinas y trompetas , y nosotros con nuestros atambores se trabó con nuevo ímpetu la porfiada y sangrienta lid : acometieron los cristianos con tal pujanza , que de tropel entraron dividiendo nuestra hueste , y así hendida aquella fortaleza que se...
Página 167 - ... podian ofrecer y resistir á los enemigos, que con gran furia deliberaron combatirlos como verdaderos fieles y leales vasallos, por la defeccion del rey D. Martin, su verdadero rey y señor; y estrecharon los enemigos de tal manera el cerco, que tomaron todos los pasos y caminos, y tomaron las companyas de gente de armas á correr el campo que no les pudo entrar sino muy poco socorro, y pusieron toda su artillería en órden para combatir la fuerza de Barbastro, mas como en ella hallaron tanta...
Página 238 - Dios y ampárelas. Estaban ambos ejércitos muy confiados cada uno en su poder y en el valor y destreza de sus caudillos , hijos de la guerra , leones embravecidos. Presentáronse la batalla . y al principio de ella dijo Aben Radmir...
Página 376 - ... apretaron el cerco, y la pusieron en tanto estrecho que perecía de hambre la mayor parte de la gente , pues como la ciudad era muy poblada y de mucha gente, no bastaron las provisiones que se habían podido llevar antes del cerco...
Página liv - Nos, que valemos tanto como vos y juntos podemos más que vos, os hacemos nuestro Rey y Señor, con tal que guardéis nuestros fueros y libertades; y si no, no.
Página 443 - Pascua por desazer los cadahalsos del entremes de los pastores para la fiesta de los Inocentes, 5 s. — Por media libra de oro de bacin para los cielos y ruedas de los ángeles, 6 s. — Por una piel de oropel para estrellas, 2 s. — Tres libras de aigua cuita para pegar nubes y estrellas, 1 s. 6 d.
Página 317 - Parecióles á los de su familia que oían el paso de los que los perseguían, y no fue vano el recelo de sus corazones, que de improviso fueron rodeados de los de Gedhi: todos los suyos huyeron, que el temor les puso alas en aquella ocasión. Buscaba...
Página xxxix - Pocos hombres ha habido (dice un escritor de las cosas de Aragón), tan querido por sus contemporáneos y tan encomiado unánimemente por la posteridad como este rey (don Jaime), y es difícil distinguir sus verdaderas cualidades en medio de la aureola de amor y gloria que le circuye. Jamás vieron los guerreros adalid más bravo, ni las damas más gentil caballero, ni los caballeros más dadivoso señor, ni los vasallos rey más justo y humano (1).

Información bibliográfica