Correspondencia de la Legación mexicana en Washington durante la intervención extranjera, 1860-1868 [ed. by M. Romero].

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido


Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 735 - Art. 79. En las faltas temporales del presidente de la República, y en la absoluta, mientras se presenta el nuevamente electo, entrará á ejercer el poder, el presidente de la Suprema Corte de Justicia.
Página 693 - El príncipe austriaco ha tendido un crespón de luto sobre la gloria de nuestros anales; y en vez de las prosperidades que prometía, nos ha colmado de infortunios, nos ha cubierto de baldón y vilipendio. Millares de viudas y de huérfanos gritan ¡venganza! ¡venganza, compatriotas! ¡Unión y fraternidad para alcanzarla! Ya es tiempo, mexicanos, de olvidar para siempre nuestras pasadas contiendas y de hacer un esfuerzo poderoso, terrible y simultáneo contra el enemigo común. Después de las...
Página 688 - La heroica resistencia de los patriotas afirma esta esperanza; y no debemos olvidar que "un pueblo que lucha por su libertad e independencia, es invencible". Al tender la vista por las llanuras ensangrentadas de la tierra mexicana, es consolador pensar que todas nuestras desgracias han sido útiles para el presente y fecundas para el porvenir. Esas desgracias han desenvuelto y fortificado el sentimiento nacional; y en medio de los escombros de la patria, hemos comenzado a levantar una patria nueva,...
Página 690 - No estoy resentido: estoy más bien contento del ultraje, porque a él debo no haber contraído compromisos, que tal vez las circunstancias me hubieran impuesto, y haber abierto los ojos con respecto a las intenciones de la intervención. Retirado de México desde 1855, otros actores se encargaron de representar y dirigir la opinión pública, libres totalmente de mis influencias. Fueron otros los conductores de la invasión aliada; fueron otros los que negociaron con el Archiduque; otros los que...
Página 193 - Al llegar a mi noticia que un considerable número de mis compatriotas, movidos del más puro patriotismo, fijaba su vista en VAI, llamándolo al trono de México, mi alma rebosó de contento. Si me hubiera encontrado en posibilidad de seguir a la Comisión mexicana, VAI habría oído por la voz de uno de los proceres de la independencia, por el que ha ocupado tantos años el primer lugar entre sus conciudadanos, ratificar lo que el digno presidente de ella expresaba con tanta elocuencia como sinceridad.
Página 193 - En fe de lo cual he hecho expedir las presentes, firmadas de mi mano, autorizadas con el sello de la nación y refrendadas por el ministro de Relaciones, todo bajo la conveniente reserva, en el palacio nacional de México, a primero de julio de mil ochocientos cincuenta y tres. — AL de Santa-Anna.
Página 691 - ... San Martín, en la América del Sur, creyeron deber patriótico abogar por el establecimiento de la monarquía. Ya en otras ocasiones se había intentado en nuestro país convocar un Congreso Constituyente, para someter a su decisión aquella medida retrospectiva. Deseaban muchas personas de valía, en mi última administración, resucitar la misma idea; y he aquí por qué se autorizó al Sr. Gutiérrez de Estrada, antes de iniciarla, para que se entendiese al efecto con varias cortes europeas,...
Página 500 - Estados-Unidos, como he manifestado en otras ocasiones, opinan que semejante aceptación no pudo prestarse libremente ni solicitarse con lealtad en ningunas circunstancias, hallándose presente el ejército invasor. Creen que la retirada de las tropas francesas es indispensable para que tenga lugar semejante maTiifestacion de parte de los mexicanos.
Página 692 - Eepública, y aceptado el ensayo de una monarquía constitucional, establecida sin mi cooperación, y cuyo cetro no debía regir yo? Una venda cubría los ojos de nuestro pueblo, y una venda también los míos; juntos hemos padecido, y común es hoy a entrambos el escarmiento y la experiencia. No soy egoísta, y quiero tomar parte en la reparación. ¿ Qué mexicano, sin provocar el ceño de la historia, pudiera rechazar mis servicios, negarme el derecho de lidiar y de morir, si necesario...
Página 500 - Francia nos hace reconocer el derecho que tiene de interpretar, para su propio uso, los objetos de la expedición y el conjunto de sus actos en México. La explicación que diera de esos motivos y objetos es, por lo mismo, aceptada de parte nuestra con la consideración y confianza que esperamos inspiren nuestras propias explicaciones cuando se dirijan a Francia oa otra potencia amiga.

Información bibliográfica