Diccionario de educación y métodos de enseñanza: A-C (1854. XVI, 648, [6] p.)

Portada
Imp. de A. Vicente, 1854

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 26 - objeto principal" era "fomentar con trascendencia a todo el reino la perfecta educación de la juventud en los rudimentos de la Fe Católica, en las reglas del bien obrar, en el ejercicio de las virtudes, y en el Noble Arte de leer, escribir y contar...
Página 10 - de grangear la voluntad de tus pueblos , pues en su «amor consiste la seguridad del estado , en el miedo «el peligro, y en el odio su ruina cierta. Cuida de los «labradores que cultivan la tierra y nos dan el nece«sario sustento: no permitas que les talen sus siem«bras y plantíos. En suma , haz de manera que tus «pueblos te bendigan , y vivan contentos á la sombra «de tu...
Página 10 - Dios, que los da y los quita á quien quiero. Pues Dios nos ha dado el poder y autoridad real que está en nuestras manos por su divina bondad, demos gracias á Dios por tanto beneficio, hagamos su santa voluntad, que no es otra que hacer bien á todos los hombres , y en especial á los...
Página 10 - ... y los quita á quien quiere. Pues Dios por su bondad «nos ha dado el poder que está en nuestras manos, démosle gracias por tanto beneficio, hagamos su santa «voluntad, que no es otra que hacer bien á todos los «hombres, y en especial á los que están encomenda<dos á nuestra...
Página 113 - ... era más apropósito para las letras que para el gobierno de los vasallos; contemplaba el cielo y miraba las estrellas, mas en el entretanto perdió la tierra y el reino.
Página 10 - Confía el gobierno de tus provincias y ciudades á varones buenos y experimentados; castiga sin compasión á los ministros que opriman tus pueblos: gobierna con dulzura y firmeza á tus tropas cuando la necesidad te obligue á poner las armas en sus manos; sean los defensores del Estado, no sus devastadores; pero cuida de tenerlos pagados y de inspirarles confianza en tus promesas.
Página 10 - Confia el gobierno de tus provincias y ciudades á varones buenos y experimentados: castiga sin compasión á los ministros que opriman tus pueblos á sin razón con voluntarias exacciones; gobierna con dulzura y firmeza á tus tropas cuando la necesidad te obligue á poner las armas en sus manos ; sean los defensores del Estado, no sus devastadores; pero cuida de tenerles pagados y seguros de tus promesas.
Página 617 - ... 29 Y si tu ojo derecho te sirve de escándalo, sácale, y échale de tí; porque te conviene perder uno de tus miembros, antes que todo tu cuerpo sea arrojado al fuego del infierno.
Página 10 - Deposita en tu corazon, y no olvides nunca estos consejos que quiero darte por el mucho amor que te tengo. Considera que los reinos son de Dios, que los da y los quita á quien quiere. Pues Dios nos ha dado el poder y autoridad real que está en nuestras manos por su divina bondad, demos gracias...
Página 619 - ¿Qué quiere decir y el que escandalizare á uno de estos pequeñitos, que en mi creen, mejor le fuera colgará su cuello una piedra de tahona , y anegarle en el profundo de la mar?

Información bibliográfica