Imágenes de páginas
PDF

BIBLIOTECA

DE

AUTORES ESPAÑOLES.

TOMO CUARTO.

ELEGIAS

DI

VARONES ILUSTRES DE INDIAS,

COMPUESTAS
POR JOAN OS CASTELLANOS.

M.

AUTORES ESPAÑOLES

DESDE LA FORMACION DEL LENGUAJE HASTA NUESTROS DIAS,

ciíeaadi

POR ü, BUENAVENTURA CARLOS ARIBAU.

[merged small][graphic]

MADRID,

IMPRENTA, DE LA PUBLICIDAD, A CAHCO DE M. RIVADENEYRA.
CALLE M JEW3 DEL TALLE, 0.

[ocr errors]

PROLOGO.

La presente obra ba llegado á ser, por su rareza, una de aquellas curiosidades bibliográficas de que pocos tienen noticia, y cuya reimpresion llena un gran vacio en nuestra literatura antigua. La misma suerte ban tenido otras mucbas producciones relativas á nuestros descubrimientos maritimos y á las primeras épocas de nuestras colonias, probándose por este medio la bistoria de un sin número de becbos curiosos y datos interesantes, relativos á una de las páginas mas instructivas y brillantes de los anales de la bumanidad.

Si este desprecio de tan copioso tesoro de conocimientos útiles es poco bonorifico á nuestro gu3to literario y á nuestro amor propio nacional, no es menos digno de censura el olvido en que se sumergen los nombres de los varones ilustres que ban contribuido eficazmente con sus trabajos á las glorias de la literatura española. Increible parece que casi todo lo que se sabe de Castellanos es lo poco que de si mismo babla en sus Elegias; y que , por mas investigaciones que bemos becbo en arcbivos y bibliotecas, solo bemos ballado mencion de su nombre y de sus obras en la de don Nicolás Antonio, y en los apuntes que Muñoz ba dejado en la Academia de la Historia.

El primero de estos escritores da á entender que Castellanos nació en Tunja; habla de la primera edicion de la primera parte de las Elegias, la cual vio la luz pública en 1589, sin lugar de impresion; se refiere á una cuarta parte, celebrada por don TomásTamayo, en su Colleclio librorum bispaiiicorum, y cita la Bibliolbeca indica de Antonio Leon, donde se babla de un ejemplar de la segunda parte , que poseyó Luis Tribaldo de Toledo, cronista real de las Indias, de cuyas manos pasó á las de Lorenzo Coceo, secretario de N. Compegio , nuncio apostólico en España.

Las noticias de Muñoz son todavia mas escasas y menos importantes. No se refieren á la persona del autor, sino á ciertas peculiaridades del ejemplar de ellas que Muñoz babia visto. En él bay una nota manuscrita que dice: «Libreria de la catedral de Patencia: donada (la obra) por el doctor Pedro Fernandez del Pulgar, natural de Rioseco, penitenciario de dicba iglesia». Al fin de la segunda parte, observa Muñoz que se lee la firma de Miguel de Ondarza Zavala, con su rúbrica, la cual va también al pié de todas las planas, t Sin duda, dice Muñoz , este fué el secretario por quien se despacbó la licencia para la impresion, á consecuencia de la aprobacion de Ercilla. Por último, Muñoz advierte que falta un plano en el ejemplar susodicbo, y es el de la laguna de Venezuela, y que bay otro en la tercera parte , con este titulo: tTraza corográfica de lo contenido en los tres brazos que cerca de la equinoccial bace la cordillera de las sierras, que se continúan desde el estrecbo de Magallanes.»

Por manera que la única biografía que de Castellanos existe, queda reducida á las escasas noticias que de él mismo injiere en su obra. De ellas se colige que siguió desde luego la carrera militar, y que se balló en reñidos encuentros y corrió grandes peligros en las diferentes campañas á que dieron lugar las conquistas de los vastos territorios de que se formó, en tiem-.

« AnteriorContinuar »