Escritos literarios

Portada
J. Ruland, 1893 - 367 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 73 - ... sea. Vergüenza he que me vea ninguno en tal estado, de ti desamparado, y de mí mismo yo me corro agora. ¿De un alma te desdeñas ser señora, donde siempre moraste, no pudiendo della salir un hora? Salid, sin duelo, lágrimas, corriendo.
Página 113 - VILLANCICO. Repastemos el ganado : Hurriallá, Queda, queda, que se va. Ya no es tiempo de majada , Ni de estar en zancadillas : Salen las siete cabrillas , La media noche es pasada Viénese la madrugada : Hurriallá , Queda, queda, que se va.
Página 114 - Y tanto el amor que os tengo, Que os sacaré por la pinta, Si estáis entre mil jumentos. ¡Ay que me abraso, Me fino y me muero! ¿Cómo no tocan y tañen, Y tañen a fuego?
Página 74 - Estremo en el invierno? Mas ¡qué vale el tener, si derritiendo me estoy en llanto eterno! Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.
Página 114 - Reverencia os hace el alma , princesa del Rastro viejo, por sustento desta vida, por gusto de aqueste cuerpo; por vos, pulido galán, tan rendida me confieso, que no puedo despertar el rato que estoy durmiendo.
Página 37 - Muerto ya, te dispongan el entierro, te lleven arrastrando, gori, gori cantando...
Página 301 - Esta diz qu'es peligrosa, La muy sabida mudable, La muy rica intolerable, Soberbia la generosa: La complida en cualquier cosa, Y acabada, Menos que todas me agrada, Porque, según mi pensar, Mala cosa es de guardar La de todos deseada.
Página 78 - No hay picarón tramposo, venal, entremetido, disoluto, Infame delator, amigo falso, que ya no ejerza autoridad censoria en la Puerta del Sol *, y allí gobierne los estados del mundo; las costumbres, los ritos, y las leyes mude y quite. Próculo, que se viste, y calza, y come de calumniar y de mentir, publica centones de moral.
Página 295 - La vista mayor mas ciega , El esforzado sin brío Y el graduado sin letras. Por esta deja el soldado Su escuadrón y su bandera , Y el capitán su conduta , Cuanto vale y cuanto medra. Esta puede y esta tuerce Que voluntades se tuerzan, Que sinjuslicias se hagan Y que se consuman rentas.
Página 46 - Velarde se acerca más á la unidad, haciendo constantemente grave el primer heptasílabo: Montañas, es muy triste, muy triste contempla[ros, del viento y de las olas rugientes al fragor; montañas, es muy triste, muy triste abandonaros, dejando en esos valles afectos ¡ay! tan caros, dejando entre vosotras perdido tanto amor.

Información bibliográfica