La Araucana de Don Alonso de Ercilla, Volumen1

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 9 - ... la cerviz de Arauco no domada pusieron duro yugo por la espada. Cosas diré también harto notables de gente que a ningún rey obedecen, temerarias empresas memorables que celebrarse con razón merecen ; raras industrias, términos loables que más los españoles engrandecen, pues no es el vencedor más estimado de aquello en que el vencido es reputado.
Página 21 - No ha habido rey jamás que sujetase esta soberbia gente libertada, ni extranjera nación que se jactase de haber dado en sus términos pisada; ni comarcana tierra que se osase mover en contra y levantar espada: siempre fue exenta, indómita, temida, de leyes libre y de cerviz erguida.
Página 10 - Chile, fértil provincia y señalada, en la región antartica famosa, .de remotas naciones respetada por fuerte, principal y poderosa : la gente que produce es tan granada, tan soberbia, gallarda y belicosa, que no ha sido por rey jamás regida, ni a extranjero dominio sometida.
Página 2 - ... en la misma guerra y en los mismos pasos y sitios, escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños, que apenas cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos...
Página 20 - Son de gestos robustos, desbarbados, bien formados los cuerpos y crecidos; espaldas grandes, pechos levantados, recios miembros, de nervios bien fornidos; ágiles, desenvueltos, alentados, animosos, valientes, atrevidos, duros en el trabajo y sufridores de fríos mortales, hambres y calores.
Página 84 - Que no sienten los golpes ni aún la muerte. Antes de rabia y cólera abrasados, Con poderosos golpes los martillan, Y de muchos con fuerza redoblados Los cargados caballos arrodillan: Abollan los arneses relevados, Abren, desclavan, rompen, deshebilian: Ruedan las rotas piezas y celadas, Y el aire atruena el son de las espadas.
Página 202 - Ambos en el luchar de gran destreza. Dada señal , con pasos ordenados Los dos gallardos bárbaros se mueven : Ya los viérades juntos, ya apartados, Ora tienden el cuerpo , ora le embeben : Por un lado y por otro recatados Se inquieren , cercan , buscan y remueven . Tientan, vuelven, revuelven y se apuntan. Y al cabo con gran ímpetu se juntan.
Página 35 - Caciques, del Estado defensores, codicia de mandar no me convida a pesarme de veros pretensores de cosa que a mí tanto era debida; porque, según mi edad, ya veis, señores, que estoy al otro mundo de partida; mas el amor que siempre os he mostrado, a bien aconsejaros me ha incitado. "¿Por qué cargos honrosos pretendemos, y ser en opinión grande tenidos, pues que negar al mundo no podemos haber sido...
Página 26 - Así el ingrato pueblo castellano en mal y estimación iba creciendo, y siguiendo el soberbio intento vano tras su fortuna próspera corriendo; pero el Padre del cielo soberano atajó este camino, permitiendo que aquel a quien él mismo puso el yugo fuese el cuchillo y áspero verdugo.

Información bibliográfica