Imágenes de páginas
PDF
EPUB

las sociedades con relacion á sus intereses materiales, no amalgamados todavía con el progreso general de las otras sociedades. Por el contrario lo absoluto es el progreso moral de las sociedades hácia un fin comun y santo en sus resultados, que hace columbrar á la humanidad un vasto horizonte de esperanzas y de grandiosos destinos. De modo que cuando vemos que unas tendencias se confunden con las otras, y queremos asimilar lo que no es asimilable, encontrarémos tropiezos que detendrán el progreso general, confundiéndose lo relativo. con lo general ó absoluto. ¿Cómo puede prosperar un país que toma por base un sistema de intereses económicos copiados de los que se establecen en otros países, cuyos elementos no son los mismos, porque no lo son las cosas, los tiempos ó las circunstancias en que se establecen? ¿No es este el mas grave error social de una época? Ese error proviene del olvido de los principios que anteriormente hemos sentado. Los pueblos no pueden ser mas de lo que son: hacerse otros es un absurdo, es trastornar su naturaleza para colocarse en el estado de retroceso. Si un pueblo considerado económicamente no tiene mas elementos que su especial industria, sn agricultura y su comercio, estos elementos constituyen su vida y su existencia, y no hay duda que la política deberá reglar las bases de esta existencia por las necesidades económicas del país Trastornar este órden seria ir contra la naturaleza misma de las sociedades, y no parece lo mas atinado contrariar el instinto general de la conservacion de los pueblos.

Así pues cuando vemos que al sentar las bases de la organizacion no se conciertan estos elementos ó se quieren conciliar bajo un órden inverso á la naturaleza misma de las cosas, no podemos menos de tachar como absurdo cuanto se intente. El interés económico guiado por el interés individual, promueve el adelantamiento material positivo y por consiguiente, en lo relativo, no se necesita de mas auxilio, sino la garantía y ejercicio de la libertad de accion. El poder político guiado por el mismo interés puede extraviarse, pero á vueltas de algunos conflictos se verá rodeado de las influencias que deben dirigirlo y tendrá que establecer en máximas los mismos principios proclamados. Es tal la liga de estos elementos que, siendo ellos la expresion de la vida ó existencia política de un pueblo, la contradiccion en sus principios seria el aniquilamiento ó la negacion de esta propia existencia. Hé ahí la razon por que toda disputa, sin distincion, sobre el sistema de proteccion ó de libertad económica relativa á la localidad ó á los elementos de su industria, es ociosa, puesto que los gobiernos tienen que ilustrarse en los intereses que manejan en los períodos mismos de la organizacion, para no producir un cisma ó un atentado en política y para aplicar uno ú otro, según el estado de progreso de las mismus sociedades y segun la naturaleza de los elementos constitutivos de su localidad.

Hé aquí demostrado que la identidad de desarrollo en Europa y en Aémrica prueba que el mal no ha estado en las vias adopta

das para el progreso de la industria, sino en que, impulsado el movimiento en América con doble esfuerzo y estímulo que en Europa, las cuestiones vitales sufrieron en estos territorios una pronta resolucion, cuando la experiencia nos habia demostrado que el modo natural del progreso es el lento y gradual impulso de los intereses morales y materiales hácia el fin. Hé ahí la causa de los desastres en toda América y hé ahí la necesidad de reconstruir racionalmente en la historia el movimiento social de América. Los errores produjeron las catástrofes, los aciertos consolidaron los principios. Donde se quiera imitar el progreso de otros pueblos contrariando la ley gradual del desarollo, se obtendrá un desengaño: donde se siga el principio normal del desarrollo natural de los elementos, se alcanzará el triunfo completo. ¡Eterna verdad que los pueblos modernos no deberán jamás olvidar, si no quieren sufrir los terribles efectos de la desorganizacion social! Lugar mas oportuno me prestará esta historia para desenvolver en todas sus fases este pensamiento que es para mí la principal cuestion de la época, por las tendencias á que se dirige. Este impulso rápido de ideas y conclusiones, que aparecieron en medio de una sociedad agitada y llena de falsas ideas, y que precipitándose en todos sentidos, fueron apoyadas por todos los partidos y por todas las aspiraciones, es el mal que debemos atajar, porque el movimiento exagerado de progreso no trae mas que el aniquilamiento de los pueblos. La experiencia, esa luz del mundo que nos enseña á darnos cuenta de los triunfos y los desengaños, las victorias y las derrotas, tiene hoy el privilegio de establecer seguras y firmes conclusiones.

Bula del Papa Alejandro VI que corresponde a la pagina 00 de este tomo.

"Alexander Episcopus servus servorum Dei: carissimo in Cristo filio Ferdinando Regi et carissimæ in Christo filiæ Elisabet Reginæ hispaniarum Catholicis salutem et Apostolicam benedictionem. Eximiæ devotionis sinceritas et integra fides, quibus Nos et Romanam reveremini Ecclesiam, non indigne merentur, ut votis vestris, illis præsertim annuamus, per quæ circa catholicæ fidei exaltationem, ac infidelium et barbarorum nationum depressionem, libentius et promptius intendere valeatis. Sane pro parte vestra Nobis imper exibita petitio continebat, quod vos pia duçti devotione pro fidei catholicæ exaltatione, summopere desideratis (prout jam a certo tempore citra, non sine magna impensa vestra ac laboribus facere cœpistis, et in dies magis facere non cessastis) iusulas et partes indiarum acquirere et recuperare, ut in illis, quacumque damnata secta abjecta, colatur et venereretur Altisimus. Et quia pro peratione insularum et partium prædictarum, necesse erit graves subire impensas et grandia pericula perferre, expedit ut pro conservatione et manutentione dictarum insularum, postquam per vos acquissitæ et recuperatæ fuerint, ac preferendis impensis ad conservationem et manutentionem prædictas necessaris, Decimas insularum prædictarum ab illarum incolis et habitatoribus pro tempore existentibus, exigere servare possetis; quare pro parte vestra Nobis fuit bumiliter supplicatum ut in premisis vobis, statuique vestro opportune providere de benignitate Apostolica dignaremur. Nos igitur qui ejusdem fidei exultationem et augmentum, nostris potissime temporibus, supremis desideramus affectibus, primo et laudabile propositum vestrum plurimum in Domino commendantes, hujus modus supplicationibus inclinati, vobis et successoribus vestris pro tempore existentibus, ut in insulis prædictis, ab illarum incolis et habitatoribus, etiam pro tempore existentibus, postquam illæ acquissitæ et recuperatæ fuerint, (ut præfertur) assignata prius

realiter et cum effectu, juxta ordinationem tunc. Diocesanorum locorum, quorum conscientias super hos oneramus, Ecclesüs in dictis insulis erigendis, per vos et successores vestros præfatos, de vestris et eorum bonis dote sufficienti ex qua illis præsidente earumque Rectores se commode substentare et onera dictis Ecclesüs pro tempore incumbentia perterre, ac cultum divinum ad laudem omnipotentis Dei debite exercere, juraque Episcopalia persolvere possint, Decimam hujusmodi percipere et licite ac libere valeatis, auctoritate Apostolica, tenore presentium, de specialis dono gratiæ indulgemus, non obstantibus Lateranum Concilium ac aliis constitutionibus et ordinationibus Apostolicis cæterisque contrariis quibus cumque. Nulli ergo omnino hominum liceat hanc promitionem nostræ concessionis infringere vel ei aussu temeraris contradire. Si quis autem hoc atentare præsumpserit, indignationem omnipotentis Dei ac B. B. Petri et Pauli Apostolorum ejus se moverit incursum, D. R. 1.501,"

[ocr errors]

INDICE.

CAPITULO I.-EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO.-Año de 1502 á 1503.-Introduccion.-Arribo del Comendador Nicolás de Ovando al puerto de Ozama.-Cumplimiento de las Reales órdenes.-Residencia del Gobernador Francisco de Bobadilla y del Alcalde Mayor Francisco Roldan.-Empresa de minas y agricultura.-Se declara la libertad de los indios.-El Almirante D. Cristóbal Colon en el puerto del Ozama.— Huracan y temporal memorable.--Fundacion de la Villa de Puerto Plata.-Contrato de Arriaga sobre aumento de poblacion.-Nueva de la pérdida de la flota bajo las órdenes de Antonio de Torres.-Apatía de los indios y novacion de los repartimientos.-Establecimiento y orígen de varios pueblos españoles.-Prosperidad de las villas de Santiago, Vega, Bonao y otras.-Salida de una carabela para Puerto de Plata, y muerte de varios españoles en las costas de Higüey.-Expedicion de Juan Esquivel contra el cacique de Higüey.-Fundacion de la ciudad de Santo Domingo.-Arreglo definitivo de los repartimientos y encomiendas de indios.-Resultado de la guerra de Higüey y fundacion de un fuerte.-Varias determinaciones del Gobernador.-Reflexiones sobre el último arreglo de los indios.-Denuncia contra los indios de Jaragua. -Expedicion de Ovando á Jaragua, prision de Anacaona y fundacion de varios pueblos del Oeste,

Pajina 20.

CAPITULO II.—EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO.—Año de 1504 á 1506.-Inconvenientes morales y materiales en los negocios.-Diego Mendez arriba á Jaragua.-Envia una nave el Comendador á la isla de Jamaica.-Carta del Almirante Colon al Comendador Ovando.-Repartimientos de los indios de Jaragua y nombramiento de Teniente Gobernador á Diego de Velazquez,-Segunda carta del Almirante Colon al Comendador.-Regresa el Comendador á Santo Domingo.-Nueva insurreccion de los indios de Higüey.-Expedicion contra los indios sublevados y prision de Cotubanamá.--Ejecucion de justicia en los Caciques Cotubanamá y Anacaona.-Fundacion de varios pueblos del Este.

Llega el Almirante al puerto de Santo Domingo.-Acrecentamiento del comercio y poblacion de la isla.-Se instala la casa de contratacion de Sevilla. Creacion de la Alcaldía mayor de la Villa de Santiago.— Sale el Almirante para Cádiz.-Escribe á su hijo Diego sobre la enfermedad de la Reina.- Muerte de la Reina Católica.-Dilacion en el despacho de los negocios del Almirante.-Prosigue el Rey Católico en Roma las solicitudes sobre Obispados.-Carta del Almirante á su hijo.— El Almirante y su hermano D. Bartolomé pasan á Segovia y se presentan al Rey sin lograr despacho sobre sus pretensiones.-En el corto período del reinado del Archiduque D. Felipe el Hermoso tampoco se provee sobre las solicitudes pendientes del Virey.-Vuelve á tomar la Administracion del reino el Sr. D. Fernando el Católico.--Carta del Almirante á su hijo.-Muerte del Almirante.

« AnteriorContinuar »