Cartas de Eugenio de Salazar: escritas á muy particulares amigos suyos

Portada
Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1866 - 112 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 36 - Bendita sea la luz y la santa Veracruz, y el Señor de la verdad, y la Santa Trinidad; bendita sea el alma, y el Señor que nos la manda; bendito sea el día, y el Señor que nos lo envía.
Página 55 - ; y sean tres ó sean trescientas, ninguno ha de conformar con el otro ni con la verdad. Oyendo estos vanos y varios juicios de los pilotos y maestres y de algunos marineros que presumen de bachilleres en el arte, venimos hasta que á los veinteiseis dias de nuestra navegacion fue Dios servido que vimos tierra.
Página viii - Nací y casé en Madrid; crióme estudiando La Escuela Complutense y Salmantina, La licencia me dio la Seguntina, La Mexicana de doctor el mando. Las Salinas Reales fui juzgando, Puertos de raya á Portugal vecina, Juez Pesquisidor fui á la contina, Y estuve en las Canarias gobernando. Oidor fui en la Española: Guatemala Me tuvo por fiscal, y de allí un salto Di en México á fiscal, y á oidor luego : De allí...
Página 67 - ... cata-riberas en los acompañamientos, en las representaciones, en los corrillos y en las otras cosas necesarias para el entendimiento del arte peor que mecánica de los susodichos ; que no fue poco en un mes tomar el pulso y conocer la complision á cuerpo de negociación tan varia.
Página 44 - Los viérnes y vigilias comen sus habas guisadas con agua y sal. Las fiestas recias comen su abadejo. Anda un paje con la galleta del brebaje en la mano, y con su taza dándoles de beber harto ménos y peor vino, y más baptizado que ellos querrian.
Página 43 - Y con esto le despidió sin darle tijerada en la cabeza. Y no es de maravillar que yo sepa algo en esta lengua, porque me he procurado ejercitar mucho en ella, tanto que en todo lo que hablo se me va allá la mia. Y así para pedir la taza muchas veces digo : larga la escota. Cuando pido alguna caja de conserva digo : saca la cebadera. Si pido una servilleta digo : daca el pañol. Si llego al fogon digo: bien hierven los olíaos.
Página 79 - Tocará pues mi pincel á las damas que no traen toca, ni cofia, ni garbin, ni áun albanega; antes andan con su cabello suelto hasta los hombros, que parecen figuras de tapiz antiguo y ahumado ; las cuales son las doncellas de doce y diez y seis arriba, con cuya vista entendí las leyes del Fuero y Partidas que tratan de las doncellas en cabello. Son, pues, estas damas mal sacadas de cuerpo, levantadas de hombros, cortas de cuello...
Página 67 - Dios, señor (dijo el bachiller), cuánto mejor será que me lo envien á mi casa que no aguardarlo aquí; aunque creo que no tardará mucho en salir. Pues no piense que yo era del asa, que yo le prometo que es hoy el primer dia que hablo al Presidente; y pésame de no haber venido ántes, que ya estuviera muy honradamente...
Página 100 - Xareta, la red hecha de madera ó cabos, debajo de la cual se pone la gente á pelear para estar con más resguardo y seguridad. — Jareta de la jarcia son las vueltas que forma el cabo de los obenques de una banda pasando á los de la otra, para sujetar la jarcia y detener las socolladas de los palos en los balances del buque. V. Jareta.
Página 94 - Raaen hängen , damit man sie fassen und festmachen kann." (Der Weltverkehr und seine Mittel. Leipzig u. Berlin 1868. S. 251.) 1622 ff. entena (Raa) = especie de percha muy larga, á la cual está asegurada la vela latina en las embarcaciones de esta clase. Distinguese de la verga, que es la que sirve á las velas cuadradas, en ser mucho mas larga y formar una curva.

Información bibliográfica