Opera omnia: Opera poetica

Portada
apud fratres De Tournes, 1766
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 83 - Con mi llorar las piedras enternecen su natural dureza y la quebrantan; los árboles parece que se inclinan; las aves que me escuchan, cuando cantan, con diferente voz se condolecen, y mi morir cantando me adivinan. Las fieras que reclinan su cuerpo fatigado, dejan el sosegado sueño por escuchar mi llanto triste.
Página 84 - Quizá aquí hallarás, pues yo me alejo, al que todo mi bien quitarme puede; que pues el bien le dejo, no es mucho que el lugar también le quede.
Página 36 - Cuanto tengo confieso yo deberos; por vos nací, por vos tengo la vida, por vos he de morir y por vos muero.
Página 86 - Después que nos dejaste, nunca pace en hartura el ganado ya, ni acude el campo al labrador con mano llena.
Página 55 - ... hubiese así pasado. Luego siguió el dolor al corrimiento de ver mi reino en mano de quien cuento que me da vida y muerte cada día, y es la mas moderada tiranía.
Página 53 - ... otro camino por donde mis razones vayan fuera de aquí, sino corriendo por tus aguas y siendo en ellas anegadas; si en tierra tan ajena en la desierta arena fueren de alguno acaso en fin halladas, entiérrelas, siquiera, porque su error se acabe en tu ribera.
Página 88 - ¿Cosa pudo bastar a tal crueza, que, conmovida a compasión, oído a los votos y lágrimas no dieras por no ver hecha tierra tal belleza, o no ver la tristeza en que tu Nemoroso queda, que su reposo era seguir tu oficio, persiguiendo las fieras por los montes, y ofreciendo a tus sagradas aras los despojos?
Página 142 - Mas la Fortuna, de mi mal no harta, me aflige y de un trabajo en otro lleva: ya de la patria, ya del bien me aparta, ya mi paciencia en mil maneras prueba...
Página 40 - ¿qué me ha de aprovechar ver la pintura de aquel que con las alas derretidas cayendo, fama y nombre al mar ha dado, y la del que su fuego y su locura llora entre aquellas plantas conocidas, apenas en el agua resfriado?
Página 85 - ¡Oh tela delicada, antes de tiempo dada a los agudos filos de la muerte!

Información bibliográfica