Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Hé aqui cómo podiamos entrar en el exá- que en espresion de un sábio todo lo ve, y á men de la autoridad humana y las condicio- todas partes alcanza d causa de su pureza? nes que son necesarias para que su testimonio ¿Cómo era posible que los jurisconsultos rosea valedero, si no temiéramos prolongar de- manos, á no estar auxiliados, ó mejor dicho, masiado este artículo.

inspirados por la filosofia, hubieran acertado Escusado seria detenernos en demostrar á formar la sintesis del derecho constituido en que en la enseñanza del Notariado deben figu- la magnifica é indestructible division de perrar tambien la religion y la moral.

sonas, cosas y acciones? No es posible, repeEl criterio de verdad ó el medio de dirigir tiremos aquí, que el enlace legal formado por el entendimiento por el camino de ella, no es los tratadistas de derecho se aprenda sin repatrimonio esclusivamente del filósofo; perte- glas: no basta tener un buen talento, lo prinnece tambien a los demás; pero principalmen- cipal es aplicarlo bien. te á aquellos que por su destino en la so- La elevada mision que está llamado á cumciedad pueden causar graves é irreparables plir el Notariado es demasiado trascendental, daños por no saber lo que son las cosas, por para que en el presente siglo de discusion y no baber dirigido á tiempo las tendencias del polémica sobre todos los ramos útiles al mecorazon, por entregar en sus manos el libro joramiento del indiviiluo y de la sociedail, donde están escritas las reglas de moralidad pase desapercibida. Si, la mision es elevada, legal, sin ninguna preparacion que sirva de porque de su buen desempeño pende la paz garantia al oficio o destino que desempeñan. del hogar doméstico; si, la mision es elevada,

Sirva de regla general en esta materia, asi porque consiste en el exámen del derecho como en la de derecho, que la prudencia que

como es en si con relacion a las personas y tanto vale para la vida práctica, es tambien las cosas, y el modo de proceder en los tribuaplicable y entra por mucho en la adquisicion nales de justicia. Esto es lo qne los prácticos de todos nuestros conocimientos. Queremos llaman el fondo y la forma. decir con esto que cuando se forme un plan Lejos de nosotros la idea de que la filosofia de enseñanza del Notariado, se mediten con sirva únicamente á investigar el espíritu de mucho cuidado las reglas que deben saber pa las leyes, y descubrir lal vez cosas de las cuara dirigir el entendimiento y la voluntad; de les el legislador no tuviera conciencia de ellas. este modo formaremos un término medio en- Nuestra pretension no llega á tal punto, pues tre la gente vulgar y el Abogado que razona so. no queremos que los Notarios sustituyan á la bre el derecho, que discute sobre el testimonio instituta de Justiniano el libro de Montesquieu. del Escribano: de este modo el cargo de Nota: Saber la ley y aplicarla. å las necesidades de la rio ó Escribano no será un oficio práctico, si- vida, sin perjuicio de sostener en su dia un no una profesion cientifica.

pleito razonado sobre los derechos adquiridos Hemos considerado a la filosofia bajo dos en virtud de una escritura, es la gran reforma aspectos; el uno como ciencia ; esto es, ci- que se ha hecho en nuestros dias; y para que nendo su estudio a las facultades intelectuales, se conozca la gran parte que tiene el Escribay el otro como método para adquirir la cien- no ó Notario en la sociedad, no tenemos mas cia. Ahora bien: ¿cuál de los dos deberemos que poner a la consideracion de todo hombre preferir para la instruccion del Notario? El se- pensador algunos actos civiles, por los que gundo, porque con el tratamos de inquirir se venga al conocimiento de dos cosas, á saber: las verdades que constituyen el patrimonio della de instruirle con la perfeccion posible mas derecho constituido. Tal grado de fuerza tiene de lo que se le instruye, y la de exigirle resesta proposicion, que no estará demas la ponsabilidad por la impericia de las leyes. apoyemos con la autoridad del mas grande filósofo del último siglo : Descartes, dice que

EL DERECHO Y LA PALEOGRAFIA. no hay cosa que esté mejor repartida en el mundo que el buen sentido , pero que si no se No es posible que exista la vida social sin dirije por medio de reglas fijas, estamos es- que sus individuos tengan respectivamente depuestos á caer en el error. Si esto , que al pa- rechos y obligaciones. Esta verdad tan sencilla recer es tan sencillo, ofrece tantas dificulta- y de tan fácil comprension, ha sido aplicada des en la aplicacion, ¿cuáles serán en aquellas de diferente modo, y segun las circunstancias ciencias que han sido formadas por la filosofía en que cada pueblo se ha encontrado. Tambien

[ocr errors]

lo es el que nunca se ha dejado al arbitrio de dactar algunos actos civiles, y que estos se los que se obligaban á hacer una cosa, con re- cuenten en el número de pruebas, y que los lacion á su cumplimiento, y sin que fuesen for- Escribanos intervengan en las convenciones, zadas por medio de una autoridad, la cual, testamentos y demas, no era posible que estas ateniéndose á reglas fijas, diese á cada uno la escrituras sirvieran de criterio para encontrar que fuere suyo. De aquí la institucion de los la verdad, si no se hubiesen observado en ellas tribunales de justicia ó los jurados que absuel- las formalidades que prescriben las leyes. De ven o condenan segun lo alegado y probado. manera, que todo lo que se haya determinado

Pero no está aqui la mayor dificultad, pues por el derecho público ó las leyes, no puede á nuestro modo de ver la institucion en si mis- variarlo la voluntad privada del hombre. Un ma nada tiene de particular ni de estraño, y lo ejemplo confirmará lo que acabamos de manique mas llamó la atencion á los gobernantes, festar: Lucio Ticio, decia, que su testamento fué sin disputa alguna, los medios de encon- le habia escrito sin ningun conocimiento de trar la verdad de lo que se exigia por un de lo que las leyes disponian acerca de la materecho perfecto. ¿Y cuáles son estos medios? ria, pero guiado de su voluntad; y aunque La conciencia y el testimonio de los hom. lo hiciese ilegitimamente y sin pericia, sin bres. El primero no pasa de ser un gran ele- embargo, debia tenerse la voluntad sana del mento de buen orden y gobierno; y ojalá que hombre por un derecho leyitimo. A pesar de la no se despreciara tanto: el segundo tiene ia fuerza de su argumento, murió intestado y sus desventaja de ser pasajero, y venal en algu- herederos pidieron la posesion de bienes. mas ocasiones, á consecuencia de las malas Digasenos ahora de buena fé si los Escribacostumbres. Fijándonos, pues, en el último nos no estarán obligados á saber las formaliniedio de prueba , diremos, que tiene gran dades que prescriben les leyes, y no como fuerza para persuadir al espiritu de una ver- quiera, sino aprendiendo la causa de las misdad legal, y por consecuencia aceptable en to- mas, pues asi no veríamos jamás pleitos que dos los casos designados por la ley.

tuviesen por objeto la nulidad de un instrumenCon el descubrimiento de la eseritura se to por falta de requisitos. afiauzaron los conocimientos humanos, y se Es bien estraño por cierto, que unos hompropagaron hasta lo infinito; y este medio de bres á quienes se les habia encomendado la conservar las obligaciones y derechos no po- ejecucion de una gran parte de la jurisprudendia pasar desapercibido á los tribunales. Como cia; que unos hombres encargadus de amoldar no todos saben escribir, hubo necesidad de es- á las leyes todas las voluntades de los asociatablecer uno que lo hiciese, llamándole Nota-dos; que unos hombres, en fin, que tienen el rio ó Escribano, y revistiéndole además de la privilegio de que sus escritos sean analizados fé pública. Pero hay una diferencia muy nota- por los jurisconsultos y sirvan de base para ble entre lo que escribe un particular, y lo ese fallo de los tribunales, volveremos á repeque escribe un Notario; lo primero, porque tir que es bien estraño que no se les haya dado aun cuando la firma sola constituye tambien la instruccion conveniente. Cuando considerauna verdad de lo que se ha escrito, es nece- mos todo esto, parécenos ver un magnifico sario por otra parte justificar su autenticidad, edificio con cimientos de arena, ó una estátua á saber, que está firmada por el mismo que de oro con pedestal de barro. en la escritura se espresa; lo segundo, que lo Hasta aqui hemos considerado al Notario o escrito por el Notario ó Escribano hace plena Escribano bajo el concepto de autorizar los fé en juicio, y prueba dos hechos; el uno que contratos y las últimas voluntades. Fåltanos, el acto ha pasado entre las personas que en el pues, designar otra de sus principales atribus se mencionan, en el tiempo y lugar que se se- ciones, cual es la de autorizar las actuaciones nala; y el otro que sus intenciones están espli- judiciales. cadas en el mismo.

Para desempeñar cumplidamente estas imSin embargo, de la regla que acabamos de portantes atribuciones, precisa á los Escribanos sentar no debe entenderse el caso en que se saber paleografia; porque si no ¿cómo se conpone en duda la fé de un instrumento, como cibe que den fé de unas escrituras que tienen si se impugna por falso ú otorgado por temor bajo su custodia? Valerse de terceras personas ú otra violencia.

para que lo viertan á la ortografia usual y corSuponiendo que los particulares pueden re-riente, es á nuestro modo de ver, trastornar

[ocr errors]

el espíritu de la ley. Esta les dá la fé pública, y so de ejecucion y apremio los instrumentos liene derecho á esigirles conocimiento de lo necesarios para el arte ú oficio á que el deudor que ante los mismos pasa. ¿Qué diriamos de pueda estar dedicado (Art. 951 de la ley de aquel que rodeado de libros escritos en diver- Enjuiciamiento civil.) sos idiomas no los comprendiese? Por lo me- Los instrumentos que usan los hombres panos habiamos de decir que tenia la humorada ra defender sus personas se llaman armas, de de adornar la estantería. Dificilmente progre- las cuales unas son permitidas y otras prohisaria la española literatura á no ser que sus bidas. (Véase Armas.) maestros estuvieran adornados de la palcogra- Cuando un instrumento figura en cualquier fia. Igualmente ha progresado la historia con causa como cuerpo del delito, debe diseñarse el auxilio de esta; y si no preguntemos á los y describirse con toda precision y escrapuloBerganzas, Flores y Morales, y responderánsidad. acordes abonando la verdad de nuestra propo. 15729. INSTRUMENTO LEGAL: leg. Tosicion. Es cierto que aquí no se trata de los do documento que puede probar con mas é adelantos del espiritu humano, pero en cam- menos fuerza la verdad de un hecho. bio se trata del bienestar del individuo, de la De la definicion sentada se deduce que exispaz de las familias; se puede discutir de lo ten varias clases de documentos, y en efecto, sayo y de lo mio, y el testimonio del Escribano la ley reconoce diferentes instrumentos públiarruina ó salva una fortuna, tranquiliza ó per- cos y privados; pero si bien de todos debemos turba el órden social. Salvada la responsabili- ocuparnos, los que principalmente deben lladad, son inútiles cuantas leyes se dicten sobre mar nuestra atencion son los Instrumentos la materia.

publicos y su olorgamiento, principal objeto LA PRACTICA.

de la institucion del Notariado público y de

nuestro Diccionario. No hay para que detenernos en la demos- Para el mejor orden de esta interesante matracion de la necesidad de la práctica : es lo teria, trataremos: único que se ha exijido hasta 1844 y una ver

1.o De los instrumentos en general. dad sancionada, porque con ella se adquiere la 2.o De los instrumentos auténticos. completa aptitud.

3.' Delos instrumentos públicos y su otorTal es la instruccion que querernos por lo gamiento. menos para el Notario público.

4.' De los instrumentos ejecutivos en el 15724. INSTINCION: geog. L. con ayunt. órden civil ordinario y su legislacion. en la prov. de Almeria, dióc., aud. terr. y c. g. 5. De los instrumentos ejecutivos en el de Granada, part. jud. de Canjayar, con 312 comercio, y su legislacion. vecinos.

6." De los instrumentos privados. 15725. INSTRUCTIVAMENTE: práct. for. 7.' De la fuerza y uso de los instrumentos Para instruccion.

como medio de prueba. El sistema de dar copias a las partes de los 8." De los documentos públicos históricos. escritos de su contraria, establecido en la ley de Enjuiciamiento civil: suple en muchos casos DE LOS INSTRUMENTOS EN GENERAL. la entrega que antes de ella se hacia con frecuencia para instruccion de los letrados defen- Hemos dicho que todo documento que puesores, cuando no procedia el traslado.

de probar con mas o menos fuerza la verdad 15726. INSTRUIR: práct. for. Formalizar de un hecho, lo comprendemos bajo el nomlos autos civiles ó criminales con arreglo á las bre genérico de instrumento legal. leyes y prácticas recibidas. (Véase Juicios.) Hay autores que llaman tambien instru

15727. INSTRUMENTAL: leg. Lo que mento á las declaraciones de los testigos; pero consta, se hace, ó se compone de instrumen- nosotros, atendiendo a la naturaleza y al modo tos. (Véase Instrumento público y Prueba.) de consignarse, no creemos tan exacto este

15728. INSTRUMENTO INDUSTRIAL: Las nombre, como el de acta judicial ó documento, herramientas de que se valen los hombres para que distan mucho de lo que realmente debe su uso, ó para lrabajar en las diferentes in- entenderse por instrumento. En suma, comdustrias.

prendemos y definimos como tal instrumento No deben nunca embargarse, ni aun en ca- todo escrito auténtico, público ó privado, es. T. VI.

16

tendido por autoridad, funcionario ó particu- cos es tanta, cuanta es la conveniencia de aselar, por consecuencia de sus funciones públi- gurar la propiedad y de perpetuar los hechos cas ó particulares.

que por su naturaleza conviene queden consigTampoco estamos conformes en la confu- nados para el porvenir. Para que produzca ession que otros hacen del titulo con el instru- te efecto de conservar y perpetuar la memoria mento, porque tampoco son, ni pueden ser si- que en él se consigna, es preciso que el Notanónimos, pues el instrumento ha de ser corpó- | rio público se halle adornado de gran instrucreo, y el titulo no siempre podrá serlo. Encion, para que nunca por falta de las circunsefecto, la posesion inmemorial, por ejemplo, tancias establecidas por las leyes, y de las cuaes un justo titnio de propiedad, y sin embargo les depende su legitimidad, validez y autenticino hay instrumento alguno que lo acredite: las dad, ni de las demás que exige la buena redacactas judiciales y la prueba de testigos, seráncion de tales escritos, puedan ser objeto en este caso documentos de prueba, al paso sentencia de nulidad, que es la mas ignominioque un instrumento público nos dará derecho sa para el crédito cientifico de un Notario, cupara revocar este título de posesion, si fuese ya fama quedaria para siempre destruida. de tal naturaleza que pudiese reivindicar las fincas que de buena fé poseiamos, pero que por Circuns'ancias que deben tenerse presentes virtud de tal instrumento viene á probarse que para el otorgamiento de los instrumentos no nos correspondia su propiedad. En lo que

públicos. podremos convenir es en que los instrumentos sean titulos, pero no en que todos los títulos Las principales circunstancias que debe con. sean instrumentos.

tener un instrumento público, son:

1. Capacidad de los otorgantes. DE LOS DOCUMENTOS AUTENTICOS Y SU LEGIS. 2.' Hecho licito y honesto que le sirve de LACION.

objeto.

3.' Cláusulas necesarias, formuladas con Gregorio Lopez, en las glosas á la ley 1.', claridad y sencillez. título 18, Part. 3.", califica de documento au- 4." Solemnidades esternas prescritas por téntico todo escrito que hace fé por si mismo, la ley. y no requiere para su validez ningun otro ad .

Capacidad de los otorgantes. miniculo; tales son las escrituras públicas otorgadas con arreglo á derecho, los documentos Toda persona que tiene aptitud legal para espedidos por los funcionarios que ejerzan un contratar y para disponer de sus bienes por cargo ó por autoridad pública, en lo que se re- testamento ú otra última voluntad, tienen cafiera al ejercicio de sus funciones, los docu-pacidad para otorgar de un modo válido y esmentos, libros de actas, estatutos, registros y table los instrumentos públicos de todas clases. catastros que se hallen en los archivos públicos ó dependientes del Estado, de las provin

Hecho del contrato. cias ó pueblos, y las copias sacadas y autorizadas por los secretarios y archiveros, por Todo hecho lícito y honesto que no se mandato de la autoridad competente, las par- oponga á las leyes, ni esté en oposicion con tidas de bautismo, de matrimonio y defun- la moral pública y buenas costumbres, pueciones dadas con arreglo á los libros de los den servir de causa civil de las obligaciones párrocos ó por los que tengan á su cargo el re-consignadas en los instrumentos públicos. Los gistro civil, las actuaciones judiciales de toda hechos ilícitos no solo no pueden consignarse especie, y aun estos documentos necesitan pa- en los contratos, sino que darian un resultara que puedan ser eficaces varias reglas que do funesto contra los contratantes y el Notaespondremos despues. (Art. 280 de la ley de rio que tuviese la debilidad de autorizarlos. Enjuiciamiento civil.)

Y no se crea que no hay ocasiones en que el

Notario público tiene que repeler pactos conDB LOS INSTRUMENTOS PUBLICOS Y SU OTORGA- venidos contra tan santas reglas. Mas de una

vez se le presentan personas, que, llevadas de

su ignorancia, y á veces de su malicia , soliciLa importancia de los instrumentos públi- tan hasta con empeño la reduccion á instru

MIENTO.

mento público de cosas absurdas, á que solo | las cláusulas necesarias en cada pacto, segun su ilustracion puede poner coto, desenga- su naturaleza, sin faltar ni escederso de las hando á tales ilusos y librándoles por lo prescripciones legales. menos de graves disgustos y controversias ju- Hé aqui el punto radical de la decadencia diciales. Entre los muchos casos que pudiéra- de los funcionarios públicos de confianza. mos citar de este género para enaltecer mas y Abandonados por los legisladores, y no eximas la alta mision del Notariado público, su giéndoles otra cosa que una práctica mas ó gran importancia social y el consejo salu- menos aprovechada, llegó á dominar la idea dable que ejerce su ciencia cerca de los ciu- que para ser Notario ó Escribano público no dadanos y del buen orden de las familias, ci- era preciso otra cosa que aprender de memotaremos uno por lo singular: J. F., hijo de ria una coleccion de formularios para las venfamilia , se presentó en el despacho de cierto tas, poderes, donaciones y demas actos de la Notario de provincia, en compañia de F. Z., vida civil que está llamado á autorizar; pero manifestando que el primero vendia una finca cuán tristes y funestas han sido las consecuen. rustica al segundo en cierta cantidad. Noticio cias de este error! la sociedad las lamenta y la so el Notario de la incapacidad del interesado clase, un tanto regenerada, mas por sus propara contratar, y cierto de que la finca que pios esfuerzos y por la calidad de las persoera objeto del contrato no te pertenecia si no nas que hoy la forman, que por el celo del á su padre R., se lo hizo asi presente, y que Gobierno, se avergüenza de ellas hasta el punel contrato no podia celebrarse; pero cuál se- to de tirar una linea divisoria entre el pasado ria su sorpresa al oir de boca del hijo de fami- y el presente. No es preciso saber formulario lia que su padre no tenia ya derecho alguno alguno para desempeñar bien este cargo; será sobre aquella finca porque habia pasado de los indispensable, sí, aprender el lenguaje y las 60 años. El Notario, con la risa en los labios, y formas que encargan las leyes, y con esto y un no sin gran trabajo , tuvo que convencer a los buen criterio, los instrumentos públicos reveinteresados; pero como el pretendido vende- larán ciencia é ilustracion, conciencia de los dor habia recibido ya el valor en que convi. | hechos, y serán firmes y estables. nieran por la estúpida ignorancia del compra- En el artículo Contratos se ha dicho cuandor, fué el resultado que, imposibilitado aquel to hace relacion á las cláusulas de los pactos de devolver el dinero recibido, tuvo necesi reducidos á instrumento público. Unas son dad el comprador de resignarse á perderlo. generales, y estas deben constar en toda clase Como este caso se habrán presentailo, y puede instrumentos, como son el dia , mes y año diéramos citar muchísimos, y si el Notario de su otorgamiento, el nombre y apellido, capúblico no estuviese perfectamente instruido pacidad y vecindad de los otorgantes, la capaen el derecho y en la moral pública, incur- cidad de los mismos, el hecho que 'sirve de riría con facilidad en graves faltas; por eso objeto, el nombre y apellido y vecindad de los clamamos continuamente, y no nos cansare- testigos, la presencia y calidad del Escribano ó mos de repetir , que la primera necesidad de Notario autorizante, y el conocimiento de los la sociedad civil es la instruccion de los ma- otorgantes por parte de este funcionario , cugistrados de la familia, de los encargados de yas circunstancias no pueden omitirse en autorizar las transaciones de los hombres en instrumento público de cualquier clase que el ejercicio de sus derechos y aceiones.

sea, pues por medio de ellas se viene en cono

cimiento del tiempo, lugar, modo, personas y Redaccion del instrumento.

cosas que han intervenido para su formacion, Hevando al ánimo del que las examina deteni

damente la conviccion de la verdad. Es indispensable que á la licitud del he- Las anteriores cláusulas son, como hemos cho se agregue la buena redaccion del ins-espuesto, generales á todos los contratos; pero trumento público en que se consigne, para que estos, segun su naturaleza, requieren otras essea perfecto y pueda servir al fin á que está peciales segun la naturaleza y circunstancia destinado, y esto se conseguirá descartando de del hecho que es objeto de la escritura. Mas las escrituras ese fárrago inútil que ha venido como estas pueden ser innumerables, se atenconsignándose por una rutina perniciosa, y es. | derá a la graduacion é importancia de cada poniendo con brevedad, sencillez y concision una de ellas, pudiendo dividirse en tres cla

« AnteriorContinuar »