Imágenes de páginas
PDF
EPUB

en semejante caso hicieron y acostumbraron y en el otro á las almas donde mas habeis de hacer; y queriendo tener, guardar, cumplir durar; lo contrario haciendo decir que os lo aquello, dicen que reconocen, y desde ahora demande mal, y caramente, como aquellos que han, y tienen, y reciben al Serenísimo señor i juran su santo nombre en vano y demas, y don Luis de Borbon, hijo primogénito, y he- atlende de esto decir que quereis ser habidos redero de S. M., que presente está, por Prin- por infames, perjuros y fementidos y tenidos cipe de estos reinos de Castilla y Leon, y los por hombres de menos valer, y que por ello demas de esta corona á ellos sujetos, unidos, caigais, ey murais en caso de aleve y traicion incorporados y pertenecientes, durante los lar- y otras penas por leyes y fueros de estos reigos y prósperos y bienaventurados dias del nos establecidas y determinadas, todo lo cual Rey nuestro señor don Felipe V, y despues de vos los dichos prelados, grandes, y títulos, y aquellos por Rey y señor legítimo y natural caballeros, por vosotros y por los que despues heredero y propietario de ellos, y que asi vi- de vosotros fueren, sucedieren, y vos los diviendo S. M. le dan fé y prestan obediencia, chos Procuradores de Córtes, por vos, y en reverencia y fidelidad, y por leyes y fueros de nombre de vuestros constituyentes, y de los estos reinos á S. A. como Principe heredero que despues de ellos fueren, decir que asi lo jude ellos le es debida, y por fin de S. M., obe- rais, y á la conclusion que se os hará del dicho diencia y reverencia, sujecion, vasallaje y fide- juramento, respondereis todos clara y abierlidad, que como buenos súbditos y naturales tamente diciendo: «asi lo juramos, y amen;» vasallos le deben y son obligados á le dar y y.otro si, vos los prelados, grandes, titulos y prestar como á su Rey y señor natural, y pro- caballeros, por vosotros mismos, y por los que meten que bien y verdaderamente tendrán y despues de vos fueren, y os sucedieren, y vos guardarán su ser y cumplirán lo que deben, los dichos Procuradores de Córtes, por vos y son obligadus á bacer. Y en cumplimiento de mismos y en nombre de vuestros constituyenello, y á mayor abundamiento, y para mayor tes, y de los que despues fueren, decir que hafuerza, y seguridad de todo lo sobredicho, vos reis fé y pleito homenaje, una dos y tres veces los prelados, grandes y títulos por vosotros, y segun fuero y costumbre de España, en manos los que despues fueren y sucedieren, y vos los del duque de Medinaceli y de Segorbe, que de dichos Procuradores y ánima de vuestros cons- vos y de cada uno de vos le toma y recibe, en tituyentes y de los que despues fueren, en vir- nombre y favor de dicho Serenisimo y esclatud de los poderes que de ellos teneis, y por recido señor don Luis de Borbon, que tendreis vos mismos, todos unánimes y conformes, de- y guardareis todo lo que dicho es, y cada cocis que jurais á Dios nuestro señor y á Santa sa, y parte de ello, y que no ireis, ni vendreis, Maria su madre, y á la señal de la Cruz, y áni pasareis contra ello, ni contra cosa, ni parlas palabras de los santos Evangelios que estan te de ello, abora ni en tiempo alguno, por nin escritas en este libro Misal que ante vosotros guna causa, ni razon, so pena de caer é incurteneis abierto, la cual Cruz, y santos Evange- rir lo contrario haciendo, en las penas susodilios, corporalmente con vuestras manos dere- chas, y en las otras en que caen é incurren los chas tocais, que por vosotros y en nombre de que contravienen y quebrantan el pleito hovuestros coustituyentes, y de los que despues menaje hecho y prestado á su Principe durande vosotros y de ellos fueren, tendreis real- te la vida de su padre, y despues de aquella á mente y con efecto todo leal proceder al di- su Rey y señor natural, en señal de todo lo cho Serenisimo y esclarecido señor don Luis cual decir que de presente como vuestro Prinde Borbon por Principe heredero de estos rei- cipe y despues de los largos y felices dias nos durante la vida de S. M., y despues de de S. M. como á vuestro Rey y señor natural, ella por vuestro Rey y señor natural y como á con el acatamiento y reverencia debida le betal le prestais la obediencia, sumision y vasa - seis la mano.» Hlaje que le debeis, y hareis, y cumplireis todo Leida la escritura, el asistente mayor puso lo que de derecho y sois obligados de hacer, y sobre el sitial que estaba delante el prelado el cumplir, y cada cosa y parte de ella, y que libro de los Evangelios, y Cruz con Cristo crucontra ello no ireis, ni vendreis, ni pasareis,cificado, para hacer el juramento. directa ni indirectamente en tiempo alguno, ni El rey de armas que leyó la proposicion, por manera alguna, causa, ni razon que sea, puesto sobre el tablado , haciendo reverencia üsi Dios os ayude en este mundo á los cuerpos 1 al Altar y á SS. MM., volvió el rostro á ta parte do el banco de los grandes, y en alla voz públicos, en donde concurren, y haciendo sus dijo: «Subid duque de Segorbe, á tomar el plei- reverencias, cada uno por sí se hincó de roto homenaje», y luego se levantó el duque, y dillas delante del sitial, y sobre el libro de los haciendo cortesia á los prelados, granites, ti- Evangelios y Cruz, hizo el juramento, y desculos y Procuradores de los reinos, subió al pues en manos de el duque de Medinaceli el tablado, y haciendo reverencia al Altar, á pleito homenaje, nno y otro en la misma forSS. MM. y á los demas que allí estaban, allí se ma que los prelados; y habiendo besado la mapuso en pié, y descubierto al lado de la Episto- no al Principe y á S. M., se volvieron todos á la para recibir el pleito homenaje.

sus lugares, siendo los que asistieron y juraPuesto en su lugar el rey de armas, vuel- ron los Excmos, señores conde de Aguilar, scto a la parte donde estaban los prelados, dijo rior de la Casa de los Cameros, duque de Osir en alta voz: «Subid, prelados, á jurar.»). na, conde de Trigiliana, duque de Montellano,

Bajó el maestro de ceremonias, y llamó al duque de Veraguas, marqués de Bedmar, dapatriarca que estaba en el banco de los prela- que de Jobenero, marqués de Aguilar del Camdos, y en el primer lugar como se ha dicho, po, marqués de Montealegre, duque de Baños, para que subiese á jurar, y luego haciendo conde de Baños, marqués del Carpio, marqués cortesia á los prelados, grandes, títulos, ca- de Laconi, marqués de Aitona, duque de Abre, balleros y Procuradores de los reinos, subió conde de Miranda, marqués de Astorga, conde al tablado, y hecha reverencia al Altar, á de Palma, conde de Altamira, duque de SotoSS. MM. y á los demas, se puso de rodillas mayor, duque de Arcos, duque de Montalvo, delante del sitial de el prelado, que le dice: conde de Monterey, conde de Priego, duque «;Jurais de guardar y cumplir todo lo conle- de Arisco, conde de Benavente, conde de Lenido en la escritura que acabais de oir y que mus, conde de Oñate, duque de Béjar, conde aqui se os ha leido?» y puestas las manos et Peñaranda, duque de Tursis, duque de Popatriarca sobre el Misal y Cruz, responde: «Si | puli, marqués de Castel Rodrigo, duque de juro», y vuelve á decir el prelado: «Asi Dios de Andia, duque de Hijar, duque de Abrantes os ayude y estos Santos Evangelios»; y res- y marqués de Santa Cruz. ponde, «Amen.» Levantóse luego, y hecha re- Despues de haber jurado los grandes, el verencia al Altar, y otra antes de hacer el pleito mismo rey de armas, vuelto el rostro á los tíhomenaje, estando en pié, juntas las manos, tulos, dijo en alta voz: «Subid á jurar titulas puso en el hueco de las del duque de Medi-los», lo que ejecutaron tambien sin órden ni naceli, que le recibió como está dicho y este le precedencia en la misma conformidad que los dice: «Vos haceis pleito homenaje una, dos y grandes; y respecto no poder asistir todos los tres veces, y prometeis y dais vuestra y pa- titulos de los reinos por no ser capaz el sitio labra que cumplireis todo lo que esta escrituo para que concurran todos los que hay, se acosra de juramento que aquí se ha leido contie- tumbra el llamar algunos; y para esta jura, los ne?» responde: «Asi lo prometo»; desde alli que mandó convocar S. M. fueron el marqués pasó á donde estaba el Principe, y haciéndo- de Orgaz, conde de Salvatierra, marqués de la le reverencia, é hincándose de rodillas le besó Guardia, marqués de Mirabel, marqués de Mela mano'y despues á SS. MM., y volviendo á jorada, conde de Pindo, conde de Coruña, conhacer la misma reverencia a todos, se volvió á de de Garcés, conde de Torrejon, marqués de su lugar.

Montemar, conde de Fernan-Nuñez, conde de De esta manera lo ejecutaron los demas Puertollano, conde de Talara, marqués de Caprelados, subiendo segun el orden en que esta- nales, marqués del Prado, conde de Maceda, ban sentados, primero los arzobispos por la conde de las Torres, marqués de Villagarcia, antigüedad á su consagracion, y despues los marques de Malagon, conde de Amarante, obispos de Sigüenza, Cuenca, Orihuela, Te- conde de Fonclara, conde de Bureta, conde de ruel y Jaca.

Almenara, conde de Parsen y marqués de LanDespues de haber jurado los prelados y res- zarote. titụidose á sus asientos, el mismo rey de ar- Despues de haber jurado los titulos, el rey mas, vuelto el rostro al banco de los grandes, de armas dijo en alta voz: «Subid á jurar, Proen alta voz dijo: «Subid, grandes, á jurar»; | curadores de los reinos y ciudades de voto en fueron subiendo, sin guardar antigüedades ni Córtes;» y dicho esto salieron de sus asientos precedencia, como lo acostumbran en actos los dos Procuradores de la ciudad de Burgos,

que los

don José Fernandez Zorrilla y don Gaspar del dicha ciudad, por su reino; los de la ciudad de Peso San Victores, caballero de la orden de Murcia, don Antonio Franco de Roda, y don Santiago, Regidores de dicha ciudad, y los dos Juan Baustista Erro, Regidores de dicha ciude la ciudad de Toledo, don Rafael de Vargas dad, por su reino; los de la ciudad de Jaen, don de la Torre, Regidor de ella, y don Francisco Francisco de Ceballos Villegas, de la orden de Jimenez Dávila, Jurado de dicha ciudad; y lle- Santiago, vizconde de los Villares, y don Frangando juntos al tablado, y hechas las reveren- cisco Coronado y Vargas, del Consejo de S. M. cias, se hincaron de rodillas á un tiempo de- en la sala de millones, veinticuatro de dicha lante del sitial, queriendo cada ciudad jurar ciudad. primero, que es su competencia continua; pero Los Procuradores de las ciudades que teS. M. dijo: «Jure Burgos, que Toledo hará lo pian voto en Córtes, subieron á jurar de dos que yo le mandare:» pidelo Toledo por testi- en dos en la misma forma que los demas, monio, y el Rey se lo manda dar: bájanse los guardando la precedencia que le toca , lo que de Toledo á su asiento y juran los de Burgos, ejecutaron en esta forma: subieron primero é hicieron pleito homenaje y besaron la ma- los de la ciudad de Segovia, don Francisco no al señor Principe y á SS. MM., todo en la Suarez de la Concha, del orden de Santiago, misma forma que lo ejecutaron los prelados, marqués de la Fresneda, y don Antonio de grandes y titulos, y volviéndose al lugar que Aguilar Mazo y Torquemada, conde de Enciocupaban en el banco, subieron é hicieron lo na, Regidores de dicha ciudad, que es á quien mismo los demas Procuradores de los reinos, cupo ser la primera en el sorteo en que entró de dos en dos, por el orden que estaban senta- con las demas ciudades de Castilla: y habiendo dos; y en esta funcion resolvió S. M.

en el segundo sorteo de las ciudades de CastiProcuradores de los reinos se sentasen y jura- lla con las de Aragon y Valencia tocado la sen, guardando la órden en que estaban pues- suerte de ser la primera á la de Salamanca, se tos los reinos en la série de sus dictados; y asi siguieron sus Procuradores don Francisco Vetuvieron el primer lugar Burgos por Castilla, lazquez Zapata y Maldonado, catedrático de y se seguian los de la ciudad de Leon, don Jo- Prima, y don Francisco de Soria Espinosa y sé Alvarez Ribera Cabeza de Vaca, caballero Fuente, Regidores de dicha ciudad: á estos, los del orden de Santiago, vizconde de Casiosa; de la ciudad de Jaca, don Pedro Pablo Bonet don Bernardo de Villarroel, marqués de San y don Pedro Borres, Regidores de ella: los de Vicente y Fuenteoyelo, Regidores de dicha ciu- Estremadura, don José Fernando de Arellano dad; y por sus reinos de la ciudad de Zarago- Pizarro, señores de las villas de Magasquilla y za don Julian de Azlor, conde de Guadarra, y la Cumbre, Regidor de la ciudad de Trujillo, y y don José Fombuera, caballero de la orden de don Pedro de Villarroel, Regidor de la ciudad Calatrava, marqués de Lunta, Regidores de di- de Mérida. Por la villa de Madrid, don Antocha ciudad, por el reino de Aragon; los de la nio Montero, Regidor de ella. Por la ciudad de ciudad de Granada, don José del Baño y Mon- Peñíscola, don José de Cardona, Regidores de tañés, y don Lucas Herra y Flores, veinticua- ella. Por la ciudad de Palencia, don Francisco tro de dicha ciudad, por su reino; los de la ciu- Vasco y don Manuel de Godorrano Alvarez y dad de Valencia, don Nicolás Felipe de Castel Giron, de la orden de Alcántara, Regidor de vi y Villanova, conde del Castellar, baron de ella. Por Galicia, don Juan Alonso de Losada, Vicorp, Quesa y Venadrio, y don Juan Ruiz de conde de Valde el Aguila, del Consejo de S. M. Corella y Ragada, Regidores de dicha ciudad, en el supremo de Castilla. Por la ciudad de por su reino; los de la ciudad de Sevilla, don Borja, don José Fernandez de Garaza y don Pedro Cárlos Rodriguez de Salamanca y Solis, Julian de San Gil y el Arco, residentes de veinticuatro y Procurador mayor de dicha ciu- ella. Por la ciudad de Valladolid, don Manuel dad, y don Nicolás Tereu Mesia y Collado, Ju- de Villardon, del Consejo de S. M. en el Trirado de dicha ciudad, por su reino; los de la bunal de la contaduría mayor de cuentas, y ciudad de Córdoba, don Alonso Perez de Saa- don José Estefanio Caballero, del orden de vedra y Narvaez, conde de la Terosa, del Con- Santiago, Regidores de ella. Por la ciudad de sejo de S. M. y Corregidor de Madrid, y don Fraga, don Francisco Domenech y Toradada, Fernando Manuel Fernandez de Córdoba, de la y don Juan Antonio Gascon, Regidores de órden de Alcántara y del Tribunal de la con- ella. Por la ciudad de Guadalajara , don Felipe taduría mayor de cuentas, veinticuatro de la Vianco, y don Juan de Orcasitas y Abellaneda, conde de Moriana, del orden de Alcántara, biendo besado la mano al señor Principe y á gentil hombre de la Cámara de S. M. y de su SS. MM., se bajó á sentar en el banco de los Consejo de Hacienda, residente de ella. Por la grandes. ciudad de Cuenca, don José de Gandia y don Habiendo jurado todos, se levantó el señor Vicente de Rorja, residentes de ella. Por la cardenal, y haciendo reverencia al Altar y á ciudad de Zamora, don Manuel Monge de SS. MM., se pasó a la parte del Evangelio en Amaurite Romero, residentes de ella, y don donde tenia puesta una silla con sitial de terManuel de las Infantas, caballero bijo-dalgo. ciopelo, delante, como se ha dicho, junto al Por la ciudad de Tarazona, don Dionisio de banco en que estuvieron los prelados mientras Guaras, marqués de Guaras, conde de Conta- la Misa. Allí se desnudo de las vestiduras ponmina y don José de Funes, Regidores de ella. tificales, y entretanto bajó el maestro de cerePor la ciudad de Calatayud, don Juan Bautista monias á llamar al patriarca al banco de los Ramiro y don José Aparicio y Gonzalo , Regi- prelados, el cual subió y se vistió de pontifical dores de ella. Por la ciudad de Avila, don Alon- al lado de la Epistola con capa y mitra, y desso Carnero, del orden de Santiago, del Consejo pues se sentó en un faldistorio que se le puso de S. M. en la Cámara de Indias, y don Alon en el lugar donde estuvo el cardenal para tomar so Pacheco, de la orden de Alcántara, del Con-el juramento a los demas. sejo de Hacienda de S. M., Regidores de ella. Luego el rey de armas volvió a llamar al Y por la ciudad de Toro, don Alonso de Za- duque de Medinaceli, el cual subió al tablado pata y Osorno, marqués de San Miguel de para recibir el homenaje del cardenal, y ocupó Grox y don Diego de Bustamante y Melgar, el mismo lugar donde estaba antes cuando recaballero de la orden de Santiago, Regidores de cibió los de los demas: salió á este tiempo ella.

S. I, de su asiento, y haciendo reverencia al Despues de haber jurado las ciudades, juró Altar, á SS. Mo., al Principe y á los demas, el condestable de Castilla, mayordomo mayor se puso de rodillas delante del sitial, donde le del Rey nuestro señor, haciendo el justo ho- tomó el patriarca el juramento en la forma que menaje como los demas; luego el conde de San S. I, le tomó á los demas, é hizo el pleito hoEstéban, mayordomo mayor de la Reina nues- menaje en manos del duque de Medinaceli, de tra señora, á quien siguieron los mayordo- la misma manera que los otros le habian hemos del Rey, don Gaspar Jiron, el conde de cho, y despues de besar la mano al Serenisimo Priego, el marqués de Monroy y el marqués de Principe y á SS. MM., se volvió a su asiento el Valus, y despues los de la Reina nuestra se- duque de Medinaceli, y el patriarca, despues ñora, el marqués de Orellana, el marqués de de haberse desnudado, se restituyó al en que la Rosa, el marqués de San Juan y el marqués estaba. de Palacios.

Concluida ya toda esta fupcion del juraHecho este juramento y pleito homenaje, mento, salió de su lugar don Francisco Quincodijo en alta voz el Rey de armas : « Subid á ces, secretario de la Cámara y Estado de Casjurar Procuradores de Toledo;» lo que ejecu- tilla, acompañado de los Escribanos mayores taron en la conformidad que los demas, é in- de las Cortes, y hecha reverencia al altar y á mediatamente dijo en alta voz el rey de armas: SS. MM., se puso delante del Rey, y en alta «Venid á jurar Camarlengo,» y luego el du

voz dijo. que de Medina Sidonia, caballerizo mayor del «V. M. en nombre del Serenisimo y esclaRey nuestro señor, dejó el estoque en manos recido señor Principe don Luis de Borbon, su del primer caballerizo don Alonso Manrique, primogénito hijo, ¿acepta el juramento y pleito conde de Montenuevo, y pasó á hacer el jura - homenaje y todo lo demas de este acto hecho mento, pleito homenaje y besamanos como los en favor del Serenísimo señor Principe, y pide demas, y hecho esto volvió a tomar el estoque á los Escribanos de las Córtes que asi lo den y a ocupar su lugar.

por testimonio, y mande que á los prelados, Despues de haber jurado el Camarlengo, grandes, títulos que acostumbran á jurar, se dijo en alta voz el rey de armas: «Venid á ju- le vaya a tomar el mismo juramento y pleito rar duque de Medinaceli, u el cual juró en homenaje ? a lo cual respondió S. M.: «Asi lo manos del prelado é hizo el pleito homenaje acepto, pido y mando.» Y haciendo su reveen las del mayordomo mayor del Rey, que se rencia el secretario y Escribanos de las Córpuso en el lugar que ocupaba el duque, y ha- ' tes, se volvieron á sus puestos.

Inmediatamente se levantaron SS. MM. y «El Rey: Ilustres, nobles, magníficos y bien salieron de la iglesia con el señor Principe por amados mios, los tres estados de mi reino de la puerta secreta, que como se ha dicho, esta Navarra, sabed : Que con el motivo del fatal ba junto al dosel, que es por donde entró la golpe que he esperimentado en la temprana Reina, siguiendola las camareras, las damas, muerte de mi muy caro y muy amado hijo señoras de honor, los mayordomos mayores, don Luis I, me ha representado el mi Consejo el conde de Aguilar y el duque de Luna, capi-con el mayor vigor la obligacion de restituirtan de cuartel, etc.

me al dominio de estos reinos, como Rey na

tural y propietario de ellos, con tan estrechos NAVARRA.-1725.

fundamentos de justicia y de conciencia, que

ha contemplado con su celo y cabales luces Juramento del muy alto y muy poderoso y Serenísimo que ha sido indispensable al amor que tengo á señor Principe don Fernando, primogénito de la sacra mis vasallos, conforme con su dictámen, sareal magestad el señor don Felipe VII de Navarra y V

crificando mi quietud y mi retiro, para atende Castilla, nuestro Rey y señor natural, como lutor y curador de dicho Sereuísimo señor Principe; hecho eu

derlos y no dejarlos en el que se ha considesu reol nombre y en virtud de sus poderes reales por rado quedarian, si no lo hiciese reservándoel Excmo. señor dou Cristóbal de Moscoso, conde de las me (si Dios me diere vida), a dejar el gobierTorres, marques de Cullera, señor de la Albufera, gen

no de mis reinos al Principe don Fernando mi til-hombre de S. M., virey y capilan general de este de Navarra, sus fronteras y comarcas, a los tres esta

hijo, cuando tenga edad y capacidad suficiendos que están juntos y congregados, celebrando Cór- tes y no haya graves inconvenientes que lo les generales. Y el que los dichos tres estados prestaron embaracen. En cuyo estado, y teniendo prea su alieza real y en su nombre al dicho señor virey en las Cortes que se celebraron en esta ciudad de Estella Rey don Luis , mi hijo, os hållais jantos en

sente, que en virtud de orden de dicho señor este presente año de 1725.

Córtes en la ciudad de Estella, para lose sectos In Dei nomine: Amen.—Notorio y mani- que tuvo S. M. por bien de advertirlos en carfiesto sea á cuantos la presente verán é oirán ta de 5 de abril de este año, y otras cosas de que este presente año de 1725, dia viernes con mi real servicio, que por el virey, conde de tados 11 del presente mes de mayo de dicho las Torres se os previno entendierais, y sienaño: habiéndose juntado los tres estados dedo cada dia mas ejecutivas las urgencias de la este reino de Navarra en Córtes generales por Monarquía que dieron motivo á la convocatomandado de la sacra real magestad del Rey ria de dichas Córtes y servicios que se os pronuestro señor don Felipe VII de Navarra y v pusieron hiciésedes en ellas á S. M.-He rede Castilla á llamamiento hecho en su real suelto que al mismo fin las continueis tratando nombre por el Excmo. señor conde de las y decidiendo todo lo correspondiente a los Torres, virey y capitan general de este reino efectos, para que fueron convocadas, y princide Navarra , sus fronteras y comarcas; en vir- palmente para la concesion de dichos servitud del poder que para ello tenia de S. M. (que cios, por depender únicamente de ellos la maDios guarde), en la sala del convento de San nutencion de las tropas que hay en este reino; Francisco de la dicha ciudad de Estella, lugar y que evacuados en dichas presentes Córtes tousado y acostumbrado para celebrarlas, envió dos los negocios que se han de tratar en ellas å ellas el señor virey al licenciado don Geró- de que estais advertidos hagais y presteis en nimo Navarro, del Consejo de S. M. en el real las mismas Córtes al Serenisimo señor Priny supremo de este reino, con una carta poder cipe don Fernando, mi muy caro y muy amade S. M. que puso en manos del muy ilustre do hijo primogénito, el juramento acostumseñor don Fray Juan Tomás de Elorga , abad | brado que le debeis hacer, y prestar , como a del real monasterio de Vidax, presidente del Principe heredero de este reino, y que en su brazo eclesiástico : y habiendo respondido el nombre lo haga el dicho virey , conde de las señor abad que las veria el reino, y responde- Torres, de guardaros vuestros fueros , leyes y ria, salió de la sala el dicho licenciado don ordenanzas, buenos usos y costumbres, para Gerónimo Navarro, y luego dicho señor abad cuyos fines por despacho del dia de la fecha la entregó á mi don Pablo del Trel, secretario de esta le he dado los poderes corresponde los tres estados para que las leyese y viese dientes, con la circunstancia de que en mi su contenido, como con efecto las lei, que son real nombre ractifique á ese reino todo cuanto del tenor siguiente:

en dichas presentes Córtes se hubiese decidido

« AnteriorContinuar »