Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

HISTORIA GENERAL

DE ESPAÑA

POR

DON MODESTO LAFUENTE,

DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.

PARTE TERCERA.

EDAD MODERNA,

TOMO XVIII.

MADRID,

ESTABLECIMIENTO TIPOGRAFICO DE MELLADO,

calle de Santa Teresa, núm. 8.

MDCCCLVII.

[ocr errors][ocr errors]

HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA.

PARTE TERCERA,

EDAD MODERNA.

DOMINACION DE LA CASA DE BORBON.

LIBRO VI.

REINADO DE FELIPE V.

CAPITULO 1.

FELIPE V. EN ESPAÑA.

LA REINA MARIA LUISA DE SABOTA.

1701.-1702.

Aclamaciones: regocijos públicos.--Consejo de gobierno: Portocarre

ro; Arias; Harcourt.-Sistema de reformas.-Influencia francesa. Disgusto contra los ministros.—Reconocimiento y jura del rey en las cortes de Madrid.-Oposicion al restablecimiento de las antiguas Cortes de Castilla para tratar las cosas de gobierno.-Conciértase el matrimonio de Felipe con María Luisa de Saboya.-Jornada del rey á Cataluña á recibir a la reina.- Nombra á Portocar

67285

.

rero gobernador del reino en su ausencia.-Recibimiento de Felipe en Zaragoza.- Idem en Barcelona.-Llegada de la reina con la princesa de los Ursinos.-Córtes de Cataluña.-Determina el rey pasar á Nápoles.-Regencia de la reina.-Celebra córtes á los aragoneses.-Viene á Madrid.-Admirable talento, prudencia y discrecion de la joven reina. Reforma de costumbres.-Admiracion de Luis XIV.—Estado en que halló María Luisa la corte de España.-Disposicion de los ánimos.

.

La solemoidad y el júbilo con que, á ejemplo de

á Madrid proclamaron al nuevo rey Felipe V. de Borbon todas las ciudades de España, sin exceptuar las de Cataluña, no obstante hallarse alli de virey el príncipe de Darmstad, austriaco y adicto al emperador (bien que fuese pronto reemplazado por el conde de Palma, que fué el primer despacho que el nuevo moparca firmó de su mano en Bayona); las fiestas y regocijos populares y las demostraciones de afecto con que fué recibido y agasajado en todas las poblaciones

у por donde pasó, desde que puso su planta en el suelo español (28 de enero, 1701) hasta que llegó á la capital de la monarquía (18 de febrero); el buen efecto que produjo la presencia del joven príncipe, afable, vivo y cortés, en un pueblo acostumbrado al aspecto. melancólico, al aire taciturno y á la prematura vejez del último soberano, todo parecia indicar el gusto con que acogian los españoles al vástago de una estirpe á la sazon vigorosa, que venia á reemplazar en el trono de Castilla á la vieja y degenerada dinastía de Austria,

« AnteriorContinuar »