Levántate y anda: principios fundamentales y normas prácticas de auto-educación y cultura humana, estímulos y orientaciones, racionales hacia una vida mejor

Portada
M. Alvarez, 1915 - 336 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

II
xix
IV
3
V
6
VII
11
VIII
17
X
23
XI
28
XII
33
XXXVIII
149
XXXIX
155
XLI
162
XLII
170
XLIII
178
XLIV
186
XLV
194
XLVI
202

XIV
38
XV
43
XVI
49
XVII
55
XVIII
61
XX
67
XXII
69
XXIII
74
XXIV
80
XXV
87
XXVII
92
XXVIII
98
XXIX
104
XXX
109
XXXII
114
XXXIII
120
XXXIV
126
XXXV
135
XXXVII
142
XLVII
208
XLVIII
216
L
222
LI
228
LII
237
LIII
239
LV
246
LVI
251
LVII
256
LVIII
261
LIX
268
LX
277
LXII
284
LXIV
298
LXV
304
LXVII
312
LXVIII
322
Derechos de autor

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 217 - Arte para vivir mucho: Vivir bien. Dos cosas acaban presto con la vida: la necedad o la ruindad. Perdiéronla unos por no saberla guardar, y otros por no querer. Así como la virtud es premio de sí misma, así el vicio es castigo de sí mismo. Quien vive aprisa en el vicio, acaba presto de dos maneras; quien vive aprisa en la virtud, nunca muere. Comunícase la entereza del ánimo al cuerpo, y no sólo se tiene por larga la vida buena en la intensión, sino en la misma extensión.
Página 105 - Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruido, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido...
Página 60 - Esa. pues, también con mucha razón, dirá: yo, como madre, te traigo a cuestas ; yo te crío los mantenimientos y te sustento con los frutos de mis entrañas; yo tengo tratos y comunicación con todos los elementos y con todos los cielos, y de todos recibo influencias y beneficios para tu servicio; yo, finalmente, como buena madre, ni en vida ni en muerte te desamparo; porque en vida te traigo a cuestas y te sustento, y en la muerte te doy lugar de reposo y te recibo en mi regazo.
Página 59 - ... rica y abundosa tu heredad. Lo que anda sobre la tierra y lo que nada en las aguas y lo que vuela por el aire y lo que resplandece en el cielo, tuyo es. Ca todas esas cosas son beneficios de Dios, obras de su providencia, muestra?
Página 59 - ... no mueras de hambre. El aire dice: yo te doy aliento de vida y te refresco, y templo el calor de...
Página 324 - ¡Señor!, yo te conozco: la noche azul, serena, me dice desde lejos: «Tu Dios se esconde allí», pero la noche oscura, la de nublados llena, me dice más pujante: «Tu Dios se acerca a ti.
Página 324 - Porquemi acento débil en mi garganta espira Cuando al cruzar el éter relampagueando vas. Tu espíritu infinito resbala ante mis ojos, Y aunque mi vista impura tu...
Página 59 - El cielo dice: yo te alumbro de día y de noche con mis estrellas, porque no andes a escuras; y te envío diversas influencias para criar las cosas, porque no mueras de hambre.
Página 59 - ... camino breve y compendioso por los mares para que te puedas servir de todo el mundo y juntar las riquezas ajenas con las tuyas. Pues la tierra, ¿qué dirá, que es la común madre de todas las cosas, y como una general oficina de todas las causas naturales? Esa.

Información bibliográfica