Obras del Lic. D. Silvestre Moreno, Volumen32

Portada

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 259 - Alaba ¡ oh alma ! a Dios : Señor, tu alteza ¿qué lengua hay que la cuente? Vestido estás de gloria y de belleza y luz resplandeciente.
Página 451 - Cuando faltas y yerros por una parte, cuando la ley de la naturaleza por otra, acabaron con el pueblo y con sus Monarcas , con los próceres y con los sacerdotes, con el poder y con la ciencia de aquella edad, el código se eximió justamente de ese universal destino, y duró y quedó vivo en medio de las épocas siguientes, (1) Crónica de España, por D. Alfonso el Sabio. 44 que no sólo le acataron como monumento, sino que le observaron como regla y se humillaron ante su sabiduría.
Página 451 - ... que ejercían la medicina, señalando uno de los caracteres más notables de una época en que el ardor de la fe daba mayor incentivo á la rudeza de las costumbres. Si algún físico sangrare á un ome libre — dice una ley —si enflaqueciere por sangría, el físico debe pcharc C e L sueldos c' si muriere metan al físico en poder de los parientes que fagan del lo que quisieren.
Página 451 - Fué una grande época, un período interesante el que corrió desde el siglo v hasta el vm Fué una gran nacion la que venció á los romanos, rechazó á los hunos, sojuzgó á los suevos, y se estableció desde el Garona hasta las columnas de Calpe. Fueron una gran iglesia y una gran literatura las que tuvieron á su frente á Ildefonso y á Eugenio, á Leandro y á Isidoro.
Página 19 - Lo bello se siente, y no se define. Se halla en todas partes, en nosotros y fuera de nosotros, en las perfecciones de la naturaleza y en las maravillas del mundo sensible, en la energía independiente del pensamiento solitario, en en el órden público de las sociedades, en la virtud y en las pasiones, en el llanto y en el placer, en la vida y en la muerte " He aquí por qué, señores, nunca he dado importancia á las rivalidades de las escue19 las literarias.
Página 267 - ... exagerados, las expresiones hiperbólicas y la falta de un criterio cierto y seguro para comprender y estimar la belleza verdadera. El poeta puede, es verdad, colocarse en situaciones excepcionales, y esto es precisamente lo que constituye el elemento dramático del arte; pero lo excepcional debe encontrarse en las circunstancias exteriores que tienen su origen en las múltiples y variadas relaciones de la vida, no en el sujeto en quien reside la facultad de pensar y de sentir. Si lo contrario...
Página 11 - Y ya no me fué tampoco difícil comprender después, por qué el mismo escritor nos enseña, en otra parte, que la palabra literatura, en su significación más universal, comprende la Religión, la Moral, la Filosofía, la Legislación, la Política, la Historia, la Ciencia, la Elocuencia, la Poesía: en una palabra, todo lo que bendice, todo lo que consagra, todo lo que civiliza, todo lo que enseña, todo lo que gobierna, todo lo que perpetúa, todo lo que encanta al género humano.
Página 446 - ... costumbres de los bárbaros. Sabido es que el sistema legislativo de éstos, era un sistema personal en que cada ley no se aplicaba sino á los hombres de un mismo linaje. La ley romana gobernaba á los romanos ; la ley franca...
Página 153 - Pestalozzi toda su teoría sobre su educación, basándola en el siguiente principio fundamental, que ha sido el punto departida de todos los sistemas posteriores: El desenvolvimiento de la naturaleza humana está sometido al imperio de leyes naturales, á las cuales debe conformarse toda buena educación. Como corolario de este principio venía este otro, cuya verdad nos parece indiscutible: para establtcerun buen método de enseñanza es necesario conocer nuestra naturaleza y sus procedimientos...
Página 267 - César, etc., así como en los otros en que figuran personajes históricos modernos, se advierte, en cuanto la naturaleza de los asuntos lo permite, y lo consiente la estrechez de la forma, que es un poeta cristiano quien juzga de los hombres y de las cosas. Es un error el suponer que de la poesía descriptiva esté desterrado de una manera absoluta el elemento personal ; tal suposición...

Información bibliográfica