Poemas epicos: Coleccion dispuesta y rev., con notas biograficas y una advertencia preliminar, Volumen17

Portada
Hernando, 1926
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 132 - La sincera bondad y la caricia de la sencilla gente de estas tierras daban bien a entender que la cudicia aún no había penetrado aquellas sierras; ni la maldad, el robo y la injusticia (alimento ordinario de las guerras) entrada en esta parte habían hallado ni la ley natural inficionado. Pero luego nosotros, destruyendo todo lo que tocamos de pasada, con la usada insolencia el paso abriendo' les dimos lugar ancho y ancha entrada; y la antigua costumbre corrompiendo, de los nuevos insultos estragada,...
Página 135 - Y yo que tan sin rienda al mundo he dado el tiempo de mi vida más florido, y siempre por camino despeñado mis vanas esperanzas he seguido visto ya el poco fruto que he sacado y lo mucho que a Dios tengo ofendido, conociendo mi error, de aquí adelante será razón que llore y que no cante.
Página 5 - ... teñidos y poblados de huesos, no faltando a los muertos quien les suceda en llevar su opinión adelante; pues los hijos, ganosos de la venganza de sus muertos padres, con la natural rabia que los mueve y el valor que...
Página 59 - Como la osa valiente perseguida, cuando la van monteros dando caza, que con rabia sintiéndose herida los ñudosos venablos despedaza, y furiosa, impaciente, embravecida, la senda y callejón desembaraza, que los heridos perros lastimados le dan ancho lugar escarmentados : de la misma manera el fiero Andrea, cercado de los bárbaros venía, pero de tal manera se rodea, que gran camino con la espada abría.
Página 10 - he perdido la esperanza En tanto que este brazo sustentare Y con él la ferrada gobernare". De cólera Lincoya y rabia insano Responde: "Tratar deso es devaneo, Que ser señor del mundo es en mi mano, Si en ella libre este bastón poseo".
Página 133 - Turbó la fiesta un caso no pensado, Y la celeridad del juez fue tanta Que estuve en el tapete ya entregado Al agudo cuchillo la garganta; El ¡norme delito exagerado, La voz y fama pública le canta, Que fue sólo poner mano a la espada, Nunca sin gran razón desenvainada.
Página 6 - Los que están a la guerra dedicados no son a otro servicio constreñidos, del trabajo y labranza reservados y de la gente baja mantenidos: pero son por las leyes obligados de estar a punto de armas proveídos, ya saber diestramente gobernallas en las lícitas guerras y batallas. Las armas...
Página 125 - Ño hay gusto, no hay placer sin su descuento, que el dejo del deleite es el tormento. Hombres famosos en el siglo ha habido a quien la vida larga ha deslustrado, que el mundo los hubiera preferido si la muerte se hubiera anticipado: Aníbal desto buen ejemplo ha sido y el Cónsul que en Farsalia derrocado perdió por vivir mucho, no el segundo, mas el lugar primero deste mundo.
Página 135 - Que el disfavor cobarde que me tiene arrinconado en la miseria suma, me suspende la mano y la detiene haciéndome que pare aquí la pluma...
Página 5 - Perú, que no se puede tener della casi noticia, y por el mal aparejo y poco tiempo que para escribir hay con la ocupación de la guerra, que no da lugar a ello; y así, el que pude hurtar le gasté en este libro, el cual, porque fuese más cierto y verdadero, se hizo en la misma guerra y en los mismos pasos y sitios, escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños, que apenas cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos...

Información bibliográfica