Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Part. 6.)

mas si los interesados estuvieren discordes, se teriores que tengan hipoteca tácita general ó depositarán los documentos en algun paraje espresa. (Ley 17, tít. 11, Part. 4. seguro hasta que se avengan. (Ley 7, tit. 15, Es responsable el marido de los bienes es

tradotales que se le hubiesen entregado, como Escusado es detenernos en manifestar la administrador que es de ellos; y si los hubiere necesidad que tienen los escribanos de saber enagenado por su justo precio, sin consentibien estas dos disposiciones legales , en que se miento de la mujer, podrá esta repetirlos del les traza el camino que deben seguir al practi- comprador, porque no se transfiere a otro la car cualquiera division, acerca de dos puntos propiedad de una cosa sin la voluntad de su tan interesantes , y causa sin duda, de frecuen. dueño, ó bien sacar su valor del cuerpo de la les disputas y enemistades , originadas las mas hacienda que se formare á la disolucion del veces entre los interesados en una herencia ó matrimonio, como fondo puesto en la sociedad; compartícipes en la misma. Como encargados, mas si la mujer no considerare justo el precio, especialmente en las poblaciones pequeñas , ó puede repetir contra los bienes del marido, no cuando esta no es muy cuantiosa, de la parti- habiendo gananciales ó habiéndolos renunciacion y distribucion de sus bienes, podemos de- do; y en caso de haberlos, se sacará del cuercir que en este acto tan delicado son los jue-po de bienes el precio de la venta , y luego se ces natos , por cuya razon deben estar entera- deducirá del privativo haber del marido lo que dos circunstanciadamente de cuantos estremos falte hasta completar el valor justo y legitimo abracen semejantes materias.

que tenian los bienes vendidos. Tambien ten

drá derecho la mujer á reclamar la mitad de BIENES DOTALES.

frutos que desde la venta hecha sin su consen

timiento pudieron haber producido los misLos que la mujer , ú otro por ella , da al mos bienes , á no ser que con el precio de esmarido en razon del casamiento, con el fin de tos hubiese lucrado tanto como pudiera haber ayudar á sostener las cargas matrimoniales, importado el producto de los frutos. reputándose patrimonio propio de la mujer. Si durante el matrimonio se hubiesen ven(V. Dote.)

dido los bienes estradotales con acuerdo de

ambos consortes, no tendra derecho la mujer BIENES ESTRADOTALES.

á pedir el reintegro de ellos si se hubiese ser

vido del precio de la venta en beneficio propio Todos los bienes de la mujer casada , fuera para cosas que el marido no estaba obligado á de los dotales ; esto es, todos los que, ade- darle; pero en caso contrario, tendrá derecho más de la dote, lleva la mujer al matrimo- al abono integro de su valor, que deberá sanio como suyos propios , y los que adquiere carse de los gananciales, si los hay, y sino de durante él por herencia, donacion, legado úlos bienes del marido. otro título lucrativo. (Ley 17, tit. 11, Part. 4.) Los bienes estradotales siguen la naturaleza

Estos bienes se llaman tambien paraferna- de los dotales y gozan de los mismos privileles , de las voces griegas para, que significa gios que estos , si en las capitulaciones matrifuera ó además, y pherna, que significa dote. moniales ó en la escritura de recibo de dote se

Puede la mujer encargar al marido la ad- hubiese obligado el marido á tenerlos por auministracion de estos bienes ó conservarla ella inento de dote ó á considerarlos como dotales. misma, en cuyo caso es de su cuenta y riesgo Bien sea que la mujer se reserve la admiel aumento, disminucion ó pérdida que tu- nistracion de los bienes estradotales, bien

que vieren, y ni ella ni sus herederos tendrán ac- la encargue al marido, se reputarán gananciacion alguna contra aquel. No obstante esto, les sus frutos, y han de repartirse por consino puede la mujer enagenarlos ni parecer en guiente entre ambos consortes. (Leyes 3, 4 juicio sin licencia de su marido. (Ley 55 de y 5, tít. 4 , lib, 10, Nov. Rec.) (V. Mujer caToro.)

sada.) Si el marido administra tales bienes, tiene la mujer para su recobro hipoteca tácita en

BIENES PARAFERNALES. los bienes del marido; pero no el privilegio de preferencia como por los dotales, sino solo Los que lleva la mujer al matrimonio fùera será preferida a los acreedores anteriores y de la dote , y los que adquiere durante él por: quirografarios de aquel , y tambien á los pos- | titulo lucrativo, como herencia á donacion- . Son lo mismo que los estradotales. (V. Mujer marido en virtud del pacto de retroventa: (Lecasada.)

yes 1, 2 y 5, tit. 4, lib. 10, Nov. Rec. ; y BIENES ANTIFERNALES.

3, 9 y 10, tít. 4, lib. 3 del Fuero Real.)

No se consideran como bienes gananciales Los que el marido señala á la mujer en los siguientes: compensacion de la dote. Antifernal es lo mis- 1.' Los heredados por testamento ó abinmo que contradotal. Hoy ya no están en uso testato, donados ó legados individualmente, de esta especie de donaciones. (V. Mujer casada.) cualquiera clase que sean.

2. Los adquiridos por compra con el pre

cio del fundo de uno de los cónyuges con el BIENES GANANCIALES.

objeto de subrogarlos á otros, los cuales serán

del mismo que era dueño de los anteriores, Los que adquieren los esposos durante el sea mayor o menor su valor. matrimonio mientras viven unidos. La socie- 3: Los permutados por otros para subrodad legal, que asi se llama al matrimonio, for- garlos , que pertenecerán tambien al dueño de ma comunion de bienes, y á los productos que los que se enagenaron. de ella resultare se les llama gananciales. 4. Las fincas compradas por el marido con Se consideran tales :

el dinero dotal con consentimiento de su mu1. Los que adquiere el marido ó la mujer jer, á la que pertenecerán como cosa propia, en razon del usufructo de alhajas ó fincas que por haberse adquirido con su dinero. uno de ellos llevó en propiedad al matrimonio. 5.° El derecho de usufructo concedido á

2. Los que entrambos cónyuges compran uno de los cónyuges, que es puramente perdurante su matrimonio con el dinero comun. sonal.

3. Los que compra el marido por si solo 6. El aumento que reciban las cosas de ó la mujer, con su licencia tácita ó espresa. cada uno de los cónyuges sin que intervenga

4. Los frutos de la parte de herencia ó le- industria ni trabajo del otro. gado adquirido por uno de ellos, aun cuando

7. Las donaciones remuneratorias hechas no se hayan recibido hasta despues de su muer- á umo de los cónyuges por servicios prestados te y haya habido litigio sobre la validacion del individualmente por él. legado ó division de la herencia; debiéndose 8: Las donaciones reales , hechas a cada contar como pertenecientes a la sociedad, no uno de los cónyuges, ya consistan en utilidad, solo los frutos percibidos, sino tambien los ya en honor. pendientes que hayan aparecido en los árboles 9.• Las donaciones hechas por los consany viñas, y los gastos hechos en los sembrados guineos de un cónyuge al otro, por contempara barbechar y demás cosas necesarias a la placion á aquel solamente, ó de cosas que cosecha.

sean propias del sexo de aquel á quien se hace 5. Los frutos de las cosas litigiosas adjudi- la donacion, con tal que el matrimonio se haya cadas á uno de los cónyuges despues de su consumado , y los hechos á cada uno por sus muerte , desde la cual pertenecerán estos á los consanguineos ó amigos. hijos del primer matrimonio, y de aquellos la 10. Las donaciones hechas á uno haciendo mitad al cónyuge que sobrevive, y la otra mi-espresion del otro; los hechos por costumbre, tad á los hijos de aquel matrimonio.

y aquellas en que consta la voluntad de los do6. El valor de los oficios enagenados de la nantes. (Leyes 1, 2, 4, 9 y 11, tit. 6, lib. 3 del corona , que durante el matrimonio hayan Fuero Real. comprado los cónyuges , aun cuando aquel se

El marido administra los bienes gananciahaya aumentado.

les , y tiene tambien facultad para enagenarlos 7.° Las donaciones remuneratorias hechas durante el matrimonio, para hacer donaciones por servicios prestados por ambos.

y para negociar, estándole solo prohibido dis8. Los salarios y estipendios que el mari- poner por testamento de la parte de bienes gado gana por sus destinos ú oficios.

nanciales pertenecientes a la mujer. Esta úni9. Lo que el marido adquiere en la guerra.camente tiene el dominio y posesion revocable

10. Los aumentos ó mejoras de los bienes de los mismos, estándole prohibidas las donade cualquiera de ellos que provengan de suciones de estos, sin licencia de su esposo , esindustria ó trabajo.

cepto cuando las hiciere de los parafernales o 11. El precio de la finca que recupera el estradotales, no entregados al marido, ó para socorrer una necesidad urgente. (Ley 4, tit. 3, , tc, en cuyo caso debe restituir los bienes á los lib. 10, Nov. Rec.)

herederos de su marido. Los gastos necesarios para el mantenimien- 4. Cuando los ha renunciado la mujer, to de la casa y familia, el dote dado a las hijas siendo viuda y mayor de 25 años. (V. Partiy las donaciones propter nuptias hechas a los cion de los bienes gananciales.) hijos, deben sacarse de los gananciales, aun cuando solo las hubiese prometido el marido; BIENES RESERVABLES Ó RESERVATICIOS. y en el caso de no ser bastantes deberán deducirse de los bienes de ambos cónyuges por mi- Los que el viudo ó viuda que se vuelve a tad , si ambos prometieron , ó del marido , si casar está obligado á conservar para los hijos él solo los hubiera ofrecido. (Ley 4, tit. 4, li- del primer matrimonio. Tales son :: 1. Los bro 10, Nov. Rec.)

bienes que hubiese adquirido del consorte diTambien deben pagarse de los bienes ga- funto, por cualquier titulo lucrativo, ya uninanciales las deudas contraidas durante el ma-versal, como sucesion por testamento ó abintrimonio, aunque este se haya disuelto por fa- | testato, ya singular, como arras, donacion, llecimiento de los cónyuges, siempre que pro- legado ó fideicomiso. 2.. Los que hubiere hevengan de negociaciones de la misma sociedad. redado abintestato de alguno de dichos hijos

Hay casos, no obstante lo manifestado, en del primer matrimonio, con tal que este los que cesa la comunion de bienes , esto es, que hubiese heredado antes del difunto padre ó no se comunican los casados gananciales, y madre, como tambien los dos tercios de la heson los siguientes:

rencia testamentaria que, como heredero for1. Cuando despues de casada la mujer, zoso, hubiere recibido de algun hijo; mas no permanece en casa de sus padres sin cohabitar el otro tercio que este le hubiese dejado por con su marido.

propia voluntad, ni menos su mitad de bienes 2. Cuando marido y mujer se separan re- gananciales adquiridos durante dicho primer ciprocamente por alguna causa , con legitima matrimonio. (Leyes 6, tit. 1, lib. 3; y 2, tit. 4, dispensa , pues entonces cada uno hace suyo lib. 4 del Fuero Juzgo; 1, tít. 2, lib. 3 del privativamente lo que adquiere despues de la Fuero Real ; 20, tít. 13 , Part. 5; y 6, 14 y 15 separacion , ya porque por el hecho de estar de Toro.) separados por juicio de la iglesia se consideran

La obligacion de reservar semejantes biecomo si no fueran marido y mujer, y por con- nes cesa en los casos siguientes : siguiente no versa motivo alguno de los que 1. Si el cónyuge difunto hubiere concedituvo la ley para conceder á la mujer la mitad do al sobreviviente licencia para volverse á ca. de las ganancias, ya porque como viven sepa- sar , pues en tal caso no habria injuria. rados lo están tambien sus bienes , y faltan la 2. Si los hijos a quienes habia de aprove-voluntad, union, sociedad y mútuos trabajos.char la reservacion , dieren su consentimiento (Ley 1, tít. 4; lib. 10, Nov. Rec.

para el segundo enlace, pues se supone que 3. Cuando voluntariamente se separan por por este hecho renuncian al derecho que tehaber hecho voto de castidad.

nian de los bienes. 4.• Si se declara nulo el matrimonio.

3. Si al tiempo de la muerte del cónyuge 5. Cuando la mujer , mayor de 25 años, sobreviviente no existiesen ya los hijos del renuncia á los gananciales antes del matrimo-primer matrimonio ni descendientes de los nio ó durante el mismo.

mismos. De la misma manera hay tambien otros en Solo en estos casos gana la propiedad de que se pierden los gananciales , y son: los bienes reservables el cónyuge viudo, que

1.' Siendo la mujer adúltera , ó si, contra fuera de ellos tendrá el usufructo si se casa. la voluntad de su marido, xa á casa de bom- El consorte sobreviviente conserva toda su bres sospechosos, en cuyo caso se supone ser-vida el usufructo de los bienes reservados, y lo ella , á no ser que su marido la perdone, y la propiedad solo mientras se mantiene en el vuelva á su compañía. (Leyes , final, tit. 2 del estado de viudez , pasando esta á los hijos desFuero Real; 23, tit. 11, Part. 4 ; 15, tit. 17 de el momento en que contrae segundas nupy 6, tit. 25 , Part. 7.)

cias. No puede por tanto disponer de dichos 2. Abandonando nuestra religion cualquie- bienes desde que se vuelve á casar; de modo ra de los cónyuges.

que será nula cualquiera enagenacion que hi3. Cuando una viuda vive escandalosamen-ciere de ellos; pero no lo será si la hubiese verificado antes, pues aun no habia incurrido 2.• Quedan asimismo restablecidas las aclaraciones en la pena de la reservacion. Sin embargo, relativas a la desvinculacion, hechas por las Cortes en

15 y 19 de mayo de 1824 y en 19 de junio del mismo aunque sea nula la enagenacion que hizo el

año. cónyuge sobreviviente despues de pasar á se- 3. La ley restablecida por este decreto principiará gundo matrimonio se sostiene durante su vida a regir desde la fecha del mismo. y no se revoca hasta despues de su muerte, en

4. Se reserva a las próximas Cortes determinar lo cuya época podrán los hijos repetir contra el los mayorazgos mientras estuvo vigente la ley de 27 de

conveniente sobre las desmembraciones que tuvieren poseedor de los bienes para su restitucion setiembre de 1820, por donaciones graciosas ó remucomo dueños y propietarios; y por el contra- neratorias, o por cualquiera otro título traslativo de rio, aunque sea válida la enagenacion hecha dominio legitimamente adquirido. durante el estado de viudez, no por eso que los interesados, a consecuencia de lo dispuesto en la

5.' Los convenios y transaciones celebrados entre dan los hijos sin derecho alguno con respecto ley de 9 de junio de 1835, tendrán cumplido efecto.. á los bienes enagenados en caso de que el ena- | ley

Las leyes y aclaraciones que en este decreto se cigenante contraiga despues segundo enlace, pues tan, son las siguientes: podrán sacar su importe de los bienes propios Ley de 27 de setiembre de 1820 sobre supresion de tindel enagenante si le sobreviven, como hipote- culaciones. cados a su favor por la ley 26 , tit. 13, Par. 5 Las Cortes, despues de haber observado todas las para seguridad de los bienes sujetos a reserva.

formalidades prescritas por la Constitucion, han de

cretado lo siguiente: Estos deben dividirse con igualdad entre los

Artículo 1.° Quedan suprimidos todos los mayorazhijos del primer matrimonio, sin que el padre gos, fideicomisos, patronatos y cualquiera otra especie o la madre pueda dar por tal concepto mas á de vinculaciones de bienes raices, muebles, semouno que a otro. (V. Particion de los bienes vientes, cebsos, juros , foros, ó de cualquiera otra pareservables.)

luraleza, los cuales se restituyen desde ahora á la clase

de absolutamente libres. Como la madre que pasa á segundas nup- Art. 2. Los poseedores actuales de las viuculaciocias pierde la tutela, y por consiguiente la ad- nes suprimidas en el artículo anterior , podrán desde ministracion de los bienes de sus hijos, opinan luego disponer libremente como propios de la mitad de los autores que debe afianzar para seguridad los bienes en que aquellas consistieren; y despues de su de los sujetos á reserva ; mas el padre que no mediatamente en el mayorazgo , si subsistiese, para

muerte pasará la otra mitad al que debia suceder inpierde esta mientras están bajo su potestad, que pueda tambien disponer de ella libremente como aunque se case diferentes veces, no está obli- dueño. Esta mitad que se reserva al sucesor inuediato gado á afianzar, cumpliendo con hacer ante

no será nunca responsable a las deudas contraidas 6 escribano una descripcion ó nómina de los bie- que se contraigan por el poseedor actual.

Art. 3. Para que pueda tener efecto lo dispuesto nes que administra pertenecientes á sus hijos, en el artículo precedente, siempre que el poseedor acquienes deberán presenciar su formacion. (Véa- tual quiera enagenar el todo o parte de su mitad de se Inventario.)

bienes vinculados hasta ahora, se hará formal tasacion y division de todos ellos con rigorosa igualdad, y con

intervencion del sucesor inmediato, y şi este suere desBIENES VINCULADOS.

conocido, o se hallare bajo la patria potestad del po

seedor actual, intervendrá en su nombre el procuraLos que antiguamente estaban ligados per- dor sindico del pueblo donde resida el poseedor, sin pétuamente al dominio de una familia con pro- exigir por esto derechos ni emolumento alguno. hibicion de enagenarse.

Si faltasen los requisitos espresados, será nulo el

contrato de enagenacion que se celebre. Sin perjuicio de cuanto se espresa en el Art. 4. En los fideicomisos familiares, cuyas renartículo Vinculaciones, hé aqui las principa- tas se distribuyen entre los parientes del fundador, les disposiciones relativas a esta clase de bienes. | aunque seañ de líneas diferentes, se bará desde luego

la tasaciou y repartimiento de los bienes del fideicomiREAL DECRETO DE 30 DE AGOSTO DE 1836.

so entre los actuales perceptores de las rentas à pro

porcion de lo que perciban , y con intervencion de toDeseando proporcionar desde luego a la nacion las dos ellos; y cada uno de la parle de bienes que le tograndes ventajas que deben resultarle de la desamorli- que podrá disponer libremente de la mitad, reservando zacion de toda clase de vinculaciones, he venido , a la otra al sucesor inmediato para que haga lo mismo nombre de mi augusta hija la reina doña Isabel II, en con entero arreglo a lo prescrito en el art. 3.° decretar lo que sigue:

Art. 5.° En los mayorazgos, fideicomisos ó patro1.• Se restablece en toda su fuerza y vigor el decreto natos, electivos cuando la eleccion es absolutamente de las Cortes de 27 de setiembre de 1820 publicado en las libre, podrán los poseedores actuales disponer desde mismas como ley en 11 de octubre del mismo año, por luego como dueños del todo de los bienes ; pero si la el que quedaron suprimidas las vinculaciones de toda eleccion debiese recaer precisamente entre personas de especie , y restituidos a la clase de absolutamente libres una familia ó comunidad, dispondrán los poseedores 'os bicnes de cualquiera naturaleza que las compongan. I de solo la mitad, y reservarán la otra para que haga lo propio el sucesor que sea elegido , haciéndose con in- los poseedores actuales tengan consignada legitimatervencion del procurador síndico la tasacion y divi- mente a sus mugeres para cuando queden viudas, se sion prescrita en el art. 3.°

pagará a estas mientras deban percibirla , segun la esArt. 6.° Así en el caso de los dos precedentes arti- tipulacion , satisfaciéndose la mitad a costa de los bieculos, como en el del 2.. se declara que en las provin- nes libres que deje su marido, y la otra mitad por la cias 6 pueblos en que por fueros particulares se halla que se reserva al sucesor inmediato. establecida la comunicacion en plena propiedad de los

Art. 12. Tambien se debe entender que las dispobienes libres entre los cónyuges, quedan sujetos a ella siciones precedentes no obstan para que en las provinen la propia forma los bienes hasta ahora vinculados, cias 6 pueblos en que por fuero particular se suceden de que como libres puedan disponer los poseedores ac- "los cónyuges uno a otro en el usufructo de las vinculatuales, y que existan bajo su dominio cuando fallezcan. ciones por via de viudedad, lo ejecuten así los que en

Art. 7. Las cargas así temporales como perpetuas, el dia se hallan casados por lo relativo a los bienes de á que están obligados en general todos los bienes de la la vinculacion que no hayan sido enagenados cuando vinculacion sin hipoteca especial, se asignarán con

muera el cónyuge poseedor, pasando despues al suceigualdad proporcionada sobre las fincas que se repar-sor inmediato la mitad integra que le corresponde setan y dividan, conforme a lo que queda prevenido, si gun queda prevenido. los interesados, de comun acuerdo, po prefiriesen otro

Art. 13. Los títulos, prerogativas de honor y cuamedio.

lesquiera otras preeminencias de esta clase que los Art. 8.• Lo dispuesto en los artículos 2.°, 3., 4.°y poseedores actuales de vinculaciones disfrutan como 3.', no se entiende con respeto a los bienes hasta aho anejas á ellas, subsistirán en el mismo pié y seguirán ra vinculados, acerca de los cuales pendan en la ac

el orden de sucesion prescrito en las concesiones, estoalidad juicios de incorporacion ó reversion a la 'na

crituras de fundacion ú otros documentos de su procion, tenuta , administracion, posesion, propiedad,

cedencia. Lo propio se entenderá por ahora con resincompatibilidad, incapacidad de poseer, nulidad de la

pecto a los derechos de presentar para piezas eclesiásfundacion o cualquiera otro que ponga en duda el de

ticas ó para otros destinos, hasta que se determine otra recho de los poseedores actuales. Estos en tales casos

cosa. Pero si los poseedores actuales disfrutasen dos 6 ni los que les sucedan no podrán disponer de los bienes

mas grandezas de España 6 títulos de Castilla, y tuviehasta que en última instancia se determinen a su favor

sen mas de un hijo, podrán distribuir entre estos las en propiedad los juicios pendientes, los cuales deben

espresadas dignidades, reservando la principal para el arreglarse a las leyes dadas hasta este dia, o que se

sucesor inmediato. dieren en adelante. Pero se declara para evilar dilacio

Art. 14. Nadie podrá en lo sucesivo, aunque sea nes maliciosas, que si el que perdiere el pleito de po

por via de mejora, ni por otro tilulo ni pretesto , funsesion ó lenuta no establece el de propiedad dentro de

dar mayorazgos, fideicomisos, patronato, capellania, cuatro meses precisos, contados desde el dia en que se

obra pia ni vinculacion alguna sobre ninguna clase de le notificó la sentencia, no tendrá despues derecho

bienes o derechos, ni prohibir directa ni indirectapara reclamar, y aquel en cuyo favor se hubiese de- inente su enagenacion. Tampoco podrá nadie vincular clarado la tenuta 6 posesion sera considerado como

acciones sobre bancos ú otros fondos estranjeros. poseedor en propiedad, y podrá usar de las facultades

Art. 15. Las iglesias, monasterios, conventos, y concedidas por el art. 2.°

cualesquiera comunidades eclesiásticas, así seculares Art. 9.o Tambieu se declara que las disposiciones

como regulares, los hospitales, hospicios , casas de precedenies no perjudican a las demandas de incorpo

misericordia y de enseñanza, las cofradías, hermandaracion y reversion que en lo sucesivo deban instaurar- des, encomiendas y cualesquiera otros establecimiense, aunque los bienes vinculados hasta ahora hayan dos con el nombre de manos muertas, no puedan desde

tos permanentes , sean eclesiásticos 6 laicales, conocipasado como libres a otros dueños. Art. 10. Entiendase del mismo modo que lo que muebles, en provincia alguna de la monarquía, ni por

ahora en adelante adquirir bienes algunos, raices 6 inqueda dispuesto es sin perjuicio de los alimentos ó pen- testamento, ni por donacion, compra, permuta, desiones que los poseedores actuales deban pagar a sus

comiso, en los censos enfitéuticos, adjudicaeion, en madres, viudas, hermanos, sucesor inmediato ú otras personas, con arreglo a las fundaciones 6 a convenios prenda pretoria, o en pago de réditos vencidos, ni por

otro título alguno, sea lucrativo ú oneroso. particulares, o a determinaciones en justicia. Los biedes basta ahora vinculados, aunque pasen como libres

Art. 16. Tampoco puedan en adelante las manos á otros dueños, quedan sujetos al pago de estos alimen

muertas imponer ni adquirir por título alguno, capita

les de censos de cualquiera clase, impuestos sobre bietos y pensiones mientras vivan los que en el dia los perciben, o mientras conserven el derecho de perci- especie de gravámen sobre los mismos bienes, ya con

pes raices, ni impongan, ni adquieran tributos ni otra birlos, escepto si los alimentistas son sucesores ipme

sista en la prestacion del alguna cantidad de dinero Ó diatos, en cuyo caso dejarán de disfrutarlos luego que de cierta parte de frutos, o de algun servicio a favor mueran los poseedores actuales. Despues cesarán las obligaciones que existan abora de pagar tales pensiones Lo cual presentarán las Cortes a S. M. para que tenga

de la mano muerta, y ya en otras responsiones anuales. y alimentos; pero se declara que si los poseedores ac

á bien dar su sancion. Madrid 27 de setiembre de 1820. toales no invierten en los espresados alimentos y pensiones la sesta parte líquida de las rentas del mayoraz

Ordon de 15 de mayo de 1821 aclaratoria de la ley go están obligados a contribuir con lo que quepa en

anterior. ella para dotar a sus hermanas, y auxiltar a sus her- Excmo. Sr.:-El capitan de navio retirado D. Aumanos, con proporcion a su número y necesidades ; e drés Fernandez de Viedma, vecino de Jaen , ocurrió a igual obligacion tendrán los sucesores inmediatos por las Cortes pidiendo permiso para disponer del total do lo respectivo a la mitad de bienes que se les reservan. la vinculacion que posee, mediante á no tener sucesor

Art. 41. La parte de renta de las vinculaciones que l reconocido dentro del cuarto ni quinto grado, y en

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »