Imágenes de páginas
PDF
EPUB

obras, y la diferencia entre el interés y el pro- | otros de que pueda disponer el gobierno sin el ducto líquido de la esplotacion, cuando este concurso ó con el concurso de las Cortes. Pero fuere menor.

si luego aparecieren los dueños de los terrenos 3.- Que si este producto escediere del 8 por tomados como de dueño desconocido, la em100, la mitad del esceso se aplicará al reinte- presa les abonará el valor de sus propiedades gro de la cantidad anticipada por el gobierno. con arreglo a lo que previene la ley de 17 de

4.- Que las empresas no tendrán derecho julio de 1836. al pago del interés garantido cuando por culpa Que será permitido á la empresa el aprovesuya cesen las obras ó la esplotacion del ferro- chamiento de la madera de los montes del Escarril.

tado qne sea necesaria para las obras del camiY 5. que el 1 por 100 seguirá pagándose no de hierro y sus dependencias, con sujepor el gobierno hasta la estincion del capital, y cion a las ordenanzas del ramo y á la interconsiguiente adquisicion del ferro-carril por el v'ncion de los inspectores y agentes del goEstado.

bierno. Las contratas ó concesiones de caminos de Que las primeras materias, objetos fabrihierro han de hacerse en pública subasta, como cados, utensilios, material, máquinas y detoda obra pública, bajo el pliego de condicio- más que sea necesario para la construccion y nes generales aprobado por real órden de 31 esplotacion del camino de hierro, y que no se de diciembre de 1844 , y las especiales y facul- produzca ó no se fabrique en España, podrá tativas que convenga establecer segun lus ca la empresa traerlo del estranjero, libre de todo sos. (V. Obras públicas.)

derecho, sea cual fuere su denominacion; y Las franquicias y exenciones principales tendrá la misma libertad de derechos para la que á tales empresas suelen concederse, y que introduccion de las máquinas y demás útiles ordinariamente se incluyen en las condiciones necesarios al camino de hierro que se fabriparticulares de cada concesion, son las siguien- quen ó se encuentren en España, siempre que tes:

estas máquinas y demás útiles cuesten en la Que la empresa quedará subrogada al go-nacion un 8 por 100 mas que en el estranjero, bierno en los derechos y preeminencias que por y tambien en el caso de que las construidas en las leyes y disposiciones vigentes le correspon- el reino sean de calidad inferior, bajo cualquier den para poder abrir canteras, disfrutar de concepto , á las que se fabrican en el estranjeaprovechamiento de pastos y leñas y gozar de ro. Mas para evitar fraudes, la introduccion no la franquicia de derechos por los consumos podrá hacerse sin la aprobacion del gobierno, que se hagan en las obras del camino de hierro prévio informe de los ingenieros nombrados al por sus operacios. (V. Obras públicas.) efecto. Por real orden de 21 de junio 1852, se

Que la empresa podrá tomar bajo la com establecen las formalidades que deben obserpetente indemnizacion , en la forma que esta- varse en la introduccion. blece la ley de enagenacion forzosa por causa Y que los terrenos que ocupe el camino de de utilidad pública, los terrenos de propiedad bierro, sus almacenes, fábricas, edificios, paparticular que necesite el camino de hierro radas, estaciones y demás dependencias, escon todas sus dependencias. (V. Enagenacion tarán exentas de toda contribucion , subsidio, forzosa.)

gabela ó tributo ordinario y estraordinario, y Que el gobierno entregará gratuitamente a gozará de la misma exencion el camino con los la empresa todos los terrenos necesarios para edificios y fábricas que le pertenezcan y sean el establecimiento del camino de hierro de do- sus dependencias. Disfrutarán de igual exenble via con sus dependencias, estaciones ó apar- cion los capitales que emplee la empresa en la taderos, paradas, sitio para carga y descarga, construccion y esplotacion del camino de hiertalleres , almacenes y demás necesario, como ro, y los beneficios que este le produzca. tambien los terrenos para establecer las comu- Además, por reales órdenes de 1.° de dinicaciones y caminos que sufrieren mudanza ó ciembre de 1851 y 21 de junio de 1852, se alteracion por el ferro-carril y los precisos declararon exentos del pago de portazgo ,

los para las aguas que hubieren de variar su curso trasportes de los efectos destinados a la consactual, siempre que los terrenos sean corres- truccion de los caminos de hierro, debiendo pondientes á bienes de la nacion ó de los lla- los conductores ir provistos de una papeleta mados baldios, realengos, mostrencos, despo- firmada por el concesionario con el visto bueblados, de dueños desconocidos ó cualesquiera no del inspector de la linea, y el cúmplase del ingeniero que se halle mas inmediato al punto | dirigen desde Madrid á capitales de provincia, de la introduccion ó de la carga.

á departamentos de marina y á aduanas de Y por otra real orden de 10 de marzo de gran movimiento mercantil , habilitadas para 1852 se declararon tambien exentos del pago el comercio estranjero. Los ramales que parde todo derecho de puertos los efectos impor- tiendo de una carretera general conduzcan á tados por las empresas de ferro-carriles con algunos de dichos puntos, forman parte de la aplicacion a los mismos.

misma carretera. (Art. 2.° de la ley de 7 de Para la concesion del 6 por 100 de interés mayo de 1851.) anual , de terreno y de las demás exenciones Es por lo tanto Madrid el centro de donde que el gobierno no pueda otorgar por sí, debe parten todas las carreteras generales del reipresentar a las Córtes el correspondiente pro-no; así es que las leguas empiezan á contarse yecto de ley.

desde la puerta de esta poblacion mas inmePero si bien á tales empresas se conceden diata á la línea del camino. A cada legua se le todas estas ventajas con el objeto de que sirvan da la estension de ocho mil varas castellanas de de garantia y de aliciente para que se empleen Burgos , y deben estar señaladas con pilares los capitales en la construccion de caminos de altos de piedra , en las que en letras romanas hierro, tambien el gobierno adopta sus pre- se espresen las que hay hasta la córte; y las cauciones a fin de que las empresas no puedan medias leguas con pilares mas pequeños, en abusar y faltar al cumplimiento de sus com- los que se marque tambien la distancia con promisos. A este fin se les exige que depositen números. (Nota 1.* del tit. 35, lib. 7, Novisien el Banco español de San Fernando ó en la ma Rec.) (V. Legua.) caja de depósitos el valor del 10 por 100 de las La construccion, reparacion y conservatres cuartas partes del capital necesario para la cion de las carreteras generales y sus ramales ejecucion de las obras ó del importe de las ac- son de cargo esclusivo del Estado, por ser de ciones que lo representen, si se formase com- interés general y por no entrar únicamente en pañía, segun previene la real orden de 31 de el pensamiento de su construccion el interés de diciembre de 1844. Tambien se les señala un la localidad, sino los grandes intereses naciotérmino ó plazo dentro del cual deben princi- nales. Su costo se satisface por el gobierno con piar y concluir las obras; el tiempo que debe los fondos que para ello se consignen en los durar la esplotacion para indemnizarse de los presupuestos generales. (Art. 7 de dicha ley.) gastos , que ordinariamente es el de noventa y Los productos del tránsito de todos los pornueve años; se fijan las tarifas para el precio tazgos, pontazgos y barcajes establecidos, ó de los trasportes, la velocidad de los convo- que en adelante se establecieren en las carreteyes y las cualidades que deben tener las má- ras generales, serán para el Estado, y quedaquinas y los carruajes de viajeros. Por último, rán afectos, sin perjuicio de las hipotecas leel gobierno tiene la intervencion facultativa en gales que sobre si tuvieren, á la conservacion la construccion de caminos de hierro, y tam- de carreteras, como parte de la consignacion bien la económica cuando garantiza a los capi- de la ley anual de presupuestos generales para tales que en ellos se inviertan el interés del 6 los gastos de este ramo. (Art. 11 de la ley cipor 100.

En cuanto a la policía de los caminos de A la administracion toca velar por el cuihierro, por real orden de 21 de junio de 1851 dado y conservacion de las carreteras, y para está mandado , que mientras se forman los re- que esté espedito y desembarazado su uso, glamentos correspondientes, rija para dichos aplicando la ordenanza de 14 de setiembre de caminos la parte aplicable de la ordenanza vi- 1842. Esta vigilancia y demás atribuciones esgente para la construccion y policia de las car- tán ejercidas por los gobernadores de provinreteras generales , aprobada por real órden cia, los alcaldes, los celadores de caminos y de 14 de setiembre de 1842. (Véase en la sec- los peones camineros, en los términos que se cion 6.* y párrafo 2.° de este artículo.) espondrán en la seccion sesta de este artí

culo. SECCION II.

SECCION III.

tada.)

De las carreteras generales.

De las carreteras trasversales.

Carreteras generales son todas las que se

Se consideran carreteras trasversales las

que cortan o enlazan á dos ó mas carreteras construccion de mas carreteras. (Art. 15 y 16 generales, pasando por alguna ó algunas ca- de idem.) pitales de provincia ó centros de mayor po- Las diputaciones provinciales podrán acorblacion y tráfico, así del interior como del li- dar y proponer á la aprobacion del gobierno toral de la península. (Art. 3 de la ley citada la contratacion de anticipos, sea en fondos, de 7 de mayo.)

sea en obras, por cuenta de las cuotas con que La construccion de estas carreteras es de las provincias deban contribuir para una ó mas cuenta del Estado y de la provincia ó provin- carreteras, y bajo la garantia de los recursos cias interesadas. Aquel no contribuirá con me- que en los respectivos presupuestos se votanos de la tercera parte del presupuesto res- ren para este objeto. (Art. 17 de idem.) pectivo , ni con mas de su mitad, con esclu- Tambien rige para estas carreteras la orsion de las indemnizaciones por espropiacion denanza de 1842, que podrá verse en el páry daños que serán siempre de cuenta de estas. rafo 3.o de la seccion 6.', con todo lo demás El resto hasta el total costo de las obras, se que debe observarse sobre el cuidado, conprorateará entre las mismas provincias, te- servacion y policia de las mismas. niendo en cuenta el de las indemnizaciones y obras comprendidas en cada una, y la parte

SECCION IV. proporcionada de las ventajas que deba reportar de su ejecucion.

De las carreteras provinciales. La designacion del tanto con que han de concurrir los fondos del Estado, y la de las Son carreteras provinciales : cuotas que han de aprontar las provincias para 1.' Las que enlazan una carretera general la ejecucion de una carretera trasversal, se ha- con una trasversal. rán por el gobierno con presencia de los acuer- 2. Las que partiendo de una carretera gedos y dictámenes de las diputaciones provin- neral o de una trasversal, terminan en un punciales.

to de produccion ó de esportacion. El gobierno aplicará á cada una de las car- 3.' Las que ponen en comunicacion directa reteras trasversales las sumas que le hubiese á dos ó mas provincias. señalado , y las provincias votarán en sus pre- 4.° Las que en las provincias insulares de supuestos con igual aplicacion y como gasto las Baleares y Canarias pongan en comunicaobligatorio, las que deban hacer efectivas en cion a la capital con otros puntos maritimos, cada año hasta cubrir la cuota correspon-ó á dos ó mas puntos de produccion ó de esdiente.

portacion entre si. (Art. 4 de la ley de 7 de Concluida que sea una carretera trasver- mayo de. 1851.) sal, quedará su conservacion a cargo esclusi- La construccion y conservacion de las carvo del Estado. (Art. 8 de dicha ley.)

reteras provinciales , son esclusivamente de Por esta razon serán para el mismo los pro- cargo de la provincia ó provincias interesadas, ductos de tránsito de los portazgos, pontaz-quienes percibirán por lo tanto los productos gos y barcajes, como afectos especialmente á de los portazgos, pontazgos y barcajes que en la conservacion de las carreteras y sin perjui- las mismas carreteras se establecieren. (Art. 8 cio de las hipotecas legales que sobre si tuvie- y 11 de la misma ley.) sen. (Art. 11 de idem.)

Cuando la carretera provincial se estienda Es obligatorio para las provincias el con- á dos ó mas provincias, el gobierno, examitribuir á la construccion de una carretera tras- nando los acuerdos y dictámenes de las dipuversal, que haya de pasar por su territorio, taciones provinciales respectivas, y tomando con preferencia a la de cualquiera otra. Si una en consideracion el coste de las indemnizacioprovincia, estando contribuyendo para la cons- nes y obras comprendidas en cada territorio, y truccion de una carretera trasversal , acordase las ventajas que hayan de reportar de la realila construccion de una provincial y recayese zacion del proyecto, señalará las sumas con la aprobacion del gobierno, le serán tambien que deba contribuir cada provincia. Verificaobligatorios los gastos causados por esta nue- do este señalamiento, las provincias incluirán va atencion. Durante el tiempo en que una entre los gastos obligatorios de sus presupuesprovincia esté contribuyendo para una carre- tos las cantidades necesarias para cubrir este tera trasversal y una provincial, ó para dos servicio. (Art. 8 de idem.) provinciales, no podrá contribuir para la Sin embargo, el gobierno podrá auxiliar hasta con la tercera parte de su coste la cons- En cuanto a la policía de estas carreteras, truccion de estas carreteras, cuyo auxilio rc- rije tambien la ordenanza de 1842, (real órcaerá esclusivamente y como compensacion den de 27 de mayo de de 1846). Sobre esto y sobre las provincias que resulten menos favo- sobre las autoridades encargadas de la vigilan. recidas en carreteras generales y trasversales, cia y conservacion de tales caminos, se tratará pero no podrá tener lugar a la vez en dos car- en la seccion siguiente. reteras provinciales de una misma provincia. (Dicho art. 8.)

SECCION VI. La direccion que ha de llevar cada una de estas carreteras, la anchura del firme y las Disposiciones relativas a todas las cardemás condiciones de arte á que hayan de su

reteras. jetarse las obras, se fijarán préviamente por el gobierno, y estarán bajo la inspeccion de la En las cinco secciones que preceden nos autoridad superior correspondiente, con arre- hemos hecho cargo de las disposiciones pringlo á las disposiciones generales administrati- cipales relativas a cada una de las clases en vas. (Art. 18 de idem.)

que hoy se hallan divididas las carreteras : en Tambien es aplicable á estas carreteras la la presente trataremos de las disposiciones que ordenanza de 1842 sobre la policía de las car- son comunes á todas ellas. Para mas claridad, reteras generales. (Real orden de 27 de mayo la dividiremos en cuatro párrafos : de 1846.) Todo lo relativo á este particular y 1. Disposiciones relativas a la travesía á las autoridades encargadas de la vigilancia y las carreteras por los pueblos. conservacion de las carreteras, puede verse en 2. Medidas generales para la realizacion la seccion 6.° de este artículo.

de las carreteras. SECCION V.

3.° Disposiciones civiles y penales relativas à la conservacion y policía de las carre

teras. De las carreteras locales.

4.° De las autoridades a quienes compete Carreteras locales son aquellas que algu- el conocimiento de los negocios contenciosos nos pueblos interesados de una o mas provin- que tienen relacion con las carreteras. cias promueven y ejecutan asociados para un • objeto de utilidad comun. (Art. 5 de la ley citada de 1851.)

La construccion y conservacion de estas Disposiciones relativas á la travesia de las carreteras es de cargo de los pueblos en ellas

carreteras por los pueblos. interesados, y por lo tanto los productos de los portazgos, pontazgos y barcajes en ellas Los pueblos situados en las carreteras prinestablecidos entran en el fondo ó caja particu-cipales tenian antes la obligacion de costear la lar de los pueblos a quienes corresponda. (Ar-construccion y conservación de las mismas en tículo 9 y 11 de dicha ley.)

la travesía por el pueblo y en su entrada y saSin embargo, estarán bajo la inspeccion de lida hasta la distancia de 325 varas. (Nota 2.', la autoridad superior correspondiente, y el tit. 35, lib. 7, Nov. Rec.) Mas por la ley de 11 gobierno fijará la direccion que han de llevar, de abril de 1849 se ha limitado esta obligacion la anchura del firme y las demás condiciones a la travesia de cada pueblo por sus calles, inde arte á que hayan de sujetarse las obras. clusos los arrabales por donde crucen, todas (Art. 18 de id.)

las carreteras generales, las trasversales de Las prestaciones personales que dispone la grande comunicacion y las provinciales que ley de 28 de abril de 1849 podrán utilizarse clasifique el gobierno; y solo contribuyen los para la construccion de las carreteras locales, pueblos en cuanto lo permitan sus recursos, entendiéndose al efecto entre sí, y con los par- como veremos mas adelante. (Art. 1.° de diticulares que se les asociaren para levantar cha ley, y art, 1. del reglamento para su ejefondos y realizar las obras, los pueblos de una cucion de 14 de julio de 1849.) misma ó de varias provincias. (Art. 10 de id.) El gobierno , prévia instruccion de espeEn el párrafo 2.° de la seccion 7. podrá verse diente, determinará respecto de cada pueblo lo dispuesto por la ley citada sobre prestacio-las calles y arrabales sujetos a la servidumbre nes personales.)

de travesía de carretera , designando los pua

§ 1.

tos estremos y la longitud de la misma , la an- 1 y regularidad de la travesia se haya creido nechura de la via , ó sea del empedrado ó afir-cesaria. mado de la carretera , y las alineaciones y ra- 5. La preferencia que merezcan los empesantes á que deberán en lo sucesivo sujetarse drados respecto del afirmado de la carretera todos los edificios y cercados que se levanten por el método ordinario. de nuevo ó se reedifiquen entre los límites 6.• Y acerca de la totalidad ó parte de los de la respectiva travesia. (Disposicion 1. del gastos de travesía con que deban contribuir el art. 1.o de la ley citada de 11 de abril.) pueblo, la provincia ó el Estado, segun lo

A los gobernadores, en sus respectivas dispuesto en el art. 1.o, párrafo 2. de la ley, provincias, corresponde la instruccion de los de que ya nos haremos cargo. (Art. 4.. y 5.o espedientes indicados y la designacion de las del reglamento.) carreteras que hayan de tener á su favor la Trascurridos aquellos 30 dias, el ingeniero servidumbre de tránsito por los pueblos, oyen de la provincia pasará á levantar el plano y do préviamente el dictámen del ingeniero jefe formar el proyecto correspondiente. A su predel distrito. Del mismo modo marcarán el ór-sentacion en el pueblo se le comunicará de den por el que se hayan de instruir los espe- oficio el acuerdo del ayuntamiento sobre los dientes cuando sean muchos los pueblos suje- puntos antedichos, para que en su vista y retos á dicha servidumbre, anunciándolo todo conocida la travesía existente ó la nueva que con 30 dias de anticipacion en los Boletines se indique, proceda al estudio del trazado que oficiales para conocimiento de las pueblos in- á su juicio deba adoptarse. (Art. 4 y 6 de id.) teresados. (Art. 2.° del citado reglamento.) Cuando no haya conformidad en los acuer

Para cada uno de los pueblos que tengan dos de un ayuntamiento sobre los puntos antravesia de carretera se ha de instruir un espe- tedichos, dispondrá el alcalde que se reunan diente , que constará :

de nuevo los concejales con igual número de 1.• Del proyecto de travesia formalizado vecinos mayores contribuyentes y del ingeniecon los planos y documentos facultativos cor- ro, á fin de que este manifieste su parecer respondientes.

acerca de los particulares que motiven la cues2. De los informes locales y de los recur- tion , esclareciéndola con datos facultativos y sos que se hayan producido en forma , ya en económicos, y esplicando con un croquis el pró, ya en contra del proyecto ó proyectos de proyecto en que él se hubiese fijado. Si en esta travesia.

reunion no hubiese tampoco conformidad ó. Y 3.' Del informe de la diputacion provin- acuerdo, el ingeniero formalizará su proyecto, cial y del que emita el ingeniero jefe del dis- pero haciéndose cargo de los puntos que hayan trito , si le pidiese su dictámen el gobernador. motivado la diversidad de pareceres. (Art. 7 (Art. 3.° de id.)

y 8 de id.) Durante los treinta dias antedichos podran Aunque la corporacion municipal este conlos ayuntamientos deliberar acerca de todo lo forme en todo lo relativo a la travesia de carrelativo a la travesía respectiva , discutiendo retera que corresponde al pueblo, se reunirá principalmente:

para que el ingeniero esplique sobre el cro1.' Sobre la conveniennia de que la carre- quis , que entregará al alcalde , la forma y distera se dirija por las afueras del pueblo, indi-posicion del proyecto que hubiere adoptado. cando en tal caso el trayecto y los puntos es- (Art. 9 de id.) tremos de la longitud en que aquella haya de No habiendo hecho uso el ayuntamiento de ser considerada como travesia.

la facultad de deliberar que le está concedida 2. La designacion de las calles, plazas, segun hemos visto, el ingeniero formará el terrenos, entradas y salidas por donde se juz- proyecto de travesia y remitirá con oficio al gue conveniente fijar las travesías, señalándose alcalde un croquis de la misma, con una relatambien sus limites.

cion sucinta de la direccion y disposiciones 3.• La anchura máxima y minima de la car- principales de su proyecto. En este caso satisretera, comprendiendo además del firme, don- fará el pueblo los gastos de nuevos reconocide las circunstancias locales lo permitan, el mientos y proyectos á que dieren lugar las reanclo de las aceras de los paseos laterales y de clamaciones dirigidas en forma sobre el prolas demás partes accesorias de la via pública. yecto del ingeniero. (Art. 10 y 11 de

4. La espropiacion de terrenos y edificios Será obligacion de los pueblos facilitar á que para el mayor ensanche ó la rectificacion su costa los operarios que el ingeniero ne

« AnteriorContinuar »