Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cesite para levantar el plano y fijar las alinea-| los alcaldes podrán conceder licencia para ediciones de la travesía; y por su parte los alcal- ficar y reparar los edificios y cercados que des prestarán el auxilio de su autoridad cuan- confronten con las travesías actuales, pero con do lo reclame el mismo ingeniero para el sujecion á lo dispuesto en la ordenanza de pomejor cumplimiento de la ley. (Art. 12 del licia de carreteras. (Art. 23, 24 y 44 de id.) mismo reglamento.)

La aprobacion en forma del referido plan Completo en esta forma el proyecto, lo valdrá como declaracion solemne de que las visará el ingeniero gefe del distrito y lo remi- obras comprendidas en él son de utilidad pútirá al gobernador de la provincia, quien dis- blica ; y.por lo tanto los edificios, cercados y pondrá que quede de manifiesto hasta la pri- terrenos que deban ocuparse para el mayor mera reunion de la diputacion provincial, y ensanche y regularidad de la travesía, quedan que se unan al espediente las reclamaciones sujetos á la enagenacion forzosa. (Art. 22 de que se hicieren durante este periodo. Esta idem.) corporacion lo examinará, asistiendo á sus se- Se consideran como parte de la via pública siones el ingeniero que lo hubiese formado en las travesias, además del firme ó empedrapara dar las esplicaciones oportunas, y si no do, que constituye su parte principal, las cuse conformase con el proyecto el gobernador, netas y alcantarillas de desagüe, las aceras, los pasará el espediente al ingeniero gefe del dis- paseos laterales, sus arbolados y las demás trito para que informe o amplie su parecer si partes accesorias que exijieren las circunstanya lo hubiese emitido; tambien podrá oir so- cias de la poblacion y las topográficas de la trabre ello al consejo provincial. En vista de todo, vesia. (Art. 26 de idem.) el gobernador dispondrá si lo juzga convenien- El ingeniero de la provincia formará oporte, que el ingeniero de la provincia varie o tunamente los proyectos, presupuestos y pliemodifique el proyecto de travesia. ( Art. 14 gos de condiciones facultativas de todas las al 18 inclusive del mismo reglamento.) obras de nueva construccion ó de reparacion

Instruidos asi los espedientes , el goberna- que exija la carretera en la travesía con arredor los remite con su dictámen al ministerio glo al plan aprobado. Dichos proyectos con el de Fomento , á fin de que, oido el parecer de visto bueno del ingeniero, gefe del distrito , se la junta consultiva del ramo y cualesquiera remitirán al gobernador de la provincia, quien otros informes que se juzguen necesarios, re- los pasará al alcalde respectivo con las instruccaiga la oportuna resolucion. (Art. 19 de id.) ciones que juzgue oportunas, y éste dispondrá

Devueltos los espedientes al gobernador, que el importe de la obra, que debe costear el éste remitirá á cada pueblo copia de los planos pueblo, se incluya en el presupuesto municiy demás documentos del proyecto de la res- pal. (Art. 25 y 27 de idem.) pectiva travesia, comunicando á los alcaldes

Para dichas obras y para los gastos de conla real orden de su aprobacion, todo lo cual servacion permanente de la travesía , deberá se conservará en el archivo del ayuntamiento contribuir el pueblo con lo que permitan sus para tenerlo presente al adoptar cualquiera recursos, quedando la parte restante del costo medida que se refiera á la travesía. (Art. 20 presupuesto á cargo de la provincia , si la cary 24 de id.)

retera fuere provincial ; de la misma provincia Despues de aprobado el plan de la travesía y del Estado, si fuere trasversal; y solamente con las formalidades que van esplicadas para del Estado, si la travesia forma parte de una todos los edificios y cercados que se hayan de carretera general, El gobierno determinará el hacer de nuevo ó que se reconstruyan en la tiempo y la forma en que deberán ser cubierconfrontacion de la travesia , será necesaria li- tos dichos gastos por los pueblos, fijando las cencia especial, en la que se señalarán las ali- cuotas respectivas, que serán desde entonces neaciones y rasantes que deban darse á la obra consideradas é incluidas como gasto obligatode las fachadas , conforme al referido plan. rio en los presupuestos correspondientes

. (DisEstas alineaciones y rasantes no podrán va- posiciones 2.- y 3.' del art. 1.o de la ley de 11 riarse ni modificarse en obras de particulares; de abril de 1849.) y en las de interés público, si conviniere in- Los pueblos podrán cubrir , por medio de troducir alguna variacion, deberá ser apro- la prestacion personal de sus vecinos y propiebada de real órden, prévio el oportuno espe-tarios , el coste total ó la parte de gastos de las diente instruido con las formalidades antedi- mencionadas obras que se hubiere declarado chas. Ilasta la aprobacion del indicado plan, ser á cargo del presupuesto municipal, con tal que el acopio y suministro al pie de obra de las travesias están en cada pueblo bajo la inslos materiales requeridos por el proyecto apro- peccion inmediata del alcalde ó de los concejabado, ó los jornales de brazos, caballerías y les en quienes delegue esta facultad , y al cuicarros de trasporte que deban suministrarse, dado del arquitecto titular o de otro facultativo sean equivalentes á dicho gasto. La indicada competente que el alcalde nombrará al efecto. prestacion personal se regulará y exijirá en su No habiéndolo en el pueblo, ó careciendo de caso con sujecion á lo dispuesto en la ley de recursos para pagarle los honorarios, el gobercaminos vecinales (véase en la seccion siguien-nador dispondrá que el ingeniero de la provinte), prévia autorizaciou del gobernador de la cia, entendiéndose directamente con el alcalde, provincia al ayuntamiento respectivo para que provea lo conveniente para cubrir dicho servise haga uso de este medio. (Disposicion 4." del cio. Al gobernador corresponde aprobar los art. 1.o de la ley, y art. 35 y 36 del reglamen- presupuestos y pliegos de condiciones de la to citado.)

mencionada clase de obras. (Art. 32 y 33 Si los recursos de un pueblo no fuesen su- de idem.) ficientes para cubrir el coste de las obras nue- Téngase presente que en todos los espedienvas ó de reparacion de la travesia, en la parte tes relativos a travesías de carreteras debe el que le corresponda, el gobierno podrá escep-gobierno oir siempre a la diputacion provincial tuarlo de esta obligacion, prévia instruccion respectiva, como que es el centinela avanzado de espediente, quedando en tal caso á cargo de que vela “por los intereses materiales de los la provincia sola, ó juntamente con el Estado, pueblos, a quienes debe su eleccion. (Disposisegun fuere la carretera en que hayan de hacer- cion 6.', art. 1. de la ley citada.) se tales obras. Para ello el ayuntamiento pro- Las disposiciones de la ordenanza de polimoverá la instruccion del indicado espediente, cia de las carreteras de 1842 (la que se insertaacudiendo al gobernador de la provincia con rá en el párrafo tercero), que sean aplicables una instancia, a la que acompañará relaciones a las travesías de los pueblos, se observarán del vecindario, riqueza y atribuciones que por en ellos, sin perjuicio de las municipales restodos conceptos satisface el pueblo, de los gas- pectivas que no se opongan á aquellas. Los gotos ordinarios de cargo del presupuesto muni- bernadores y los alcaldes deben cuidar de su cipal, y de las deudas y otras obligaciones que observancia. (Art. 2 de la ley y 37 del reglatenga contraidas, con espresion de los recursos mento.) De manera, que en primer lugar se aplicados á su pago. (Disposicion 5.' del ar- observará lo dispuesto en la ordenanza para la ticulo 1." de la ley, y art. 28 y 29 del regla- policía de las carreteras, y con respecto a las mento.)

faltas que en esta no estén penadas, se aplicaLa solicitud del ayuntamiento se pasará á rán las ordenanzas municipales, siendo el alinforme de la diputacion y del consejo provin- calde el que gubernativamente, y bajo la inscial, y despues el gobernador la remitirá al peccion del gobernador de la provincia, debe ministerio de Fomento, proponiendo la reso- corregir tales infracciones de la manera que lucion que le parezca. En vista de todo, deci- luego se vera. dirá el gobierno las cuotas respectivas que se

§ II. han de incluir en el presupuesto municipal ó en el provincial, ó solamente en uno ú otro, Medidas generales para la realizacion de las como gasto obligatorio, fijando tambien la par

carreteras. te que en su caso haya de cubrir el Estado. (Art. 30 del reglamento.)

Al gobierno corresponde clasificar las carTodas las obras que se ejecuten en las tra- retas entre las cuatro clases determinadas por vesías , lo mismo que en las carreteras, se con- la ley , teniendo en cuenta las condiciones que sideran como obras públicas, y en su ejecu- en ellas concurran. Si clasificada una carretera cion habrá de observarse el régimen estableci- varía en sus condiciones por efecto de nuevas do para estas en los reglamentos é instruccio-vias, se rectificará su clasificacion haciendo el nes vigentes, á cuya letra y espiritu deberán gobierno las declaraciones que al efecto corresacomodarse los acuerdos y providencias de los pondan. (Art. 6 de la ley de 7 de mayo de 1851.) ayuntamientos y alcaldes. (Art. 31 de idem.) No pueden distraerse para otros servicios (V. Obras públicas.)

los productos de los derechos de tránsito , ni Sin perjuicio de las atribuciones de los in- los arbitrios y cualesquiera otros recursos que genieros, las obras de mera conservacion de por el origen 6 destino de su imposicion y es§ III.

tablecimiento constituyen un fondo especial- | pondiente espondremos las circunstancias que mente aplicado a las carreteras. (Art. 12 deben concurrir en estas obras y en las contrade idem.)

- tas para realizarlas, haciéndonos cargo de las Así las atenciones de reparacion como las varias disposiciones acordadas por el gobierno de conservacion de las carreteras se conside-sobre el particular. Tambien veremos los priran preferentes respecto a las de nueva cons-vilegios y ventajas concedidas á los empresatruccion , de manera que no puedan contratar- rios y contratistas de estas obras, como abrir se nuevas obligaciones ni originarse gastos de canteras, aprovecharse para sí y sus trabajala segunda especie, mientras no quede asegu- dores de las cosas comunes á los vecinos, etc. rado el servicio de la primera. (Art. 13 de V. Obras públicas.) idem ) Esta disposicion está basada en el prin- Los alcaldes y ayuntamientos deben hacer cipio tan natural de buena administracion de que en todos los sitios donde se junten uno, que antes es atender a la conservacion de lo dos ó mas caminos principales, se ponga y existente que emprender nuevas obras.

conserve un poste de piedra levantado proporPor la misma razon, una vez principiada cionalmente con un letrero que diga camino cualquiera carretera nueva , no puede abando- para tal parte, advirtiendo y distinguiendo los narse para proceder a la construccion de otra, que fueren para carruaje y para herradura ; y ni suspender indefinidamente las obras comen- poner pilares en los puertos secos para la diszadas, sino mediando la imposibilidad de rea- tincion del camino en tiempo de nieve. (Lelizar los recursos que se consignaren al efecto yes 4 y 5, tit. 35, lib. 7, Nov. Rec.) por el Estado, las provincias ó pueblos. ( Artículo 14 de idem.)

Como una garantía de la buena administracion de los fondos destinados a esta clase de Disposiciones civiles y penales relativas a la obras, el gobierno debe publicar cada cuatro conservacion y policia de las carreteras. meses un doble estado en que manifieste: 1.° las cantidades invertidas en carreteras á que se des- Para el cuidado y conservacion de las cartinen fondos del Estado: 2. el señalamiento reteras y para que esté desembarazada, seguque se haga de cantidades para las mismas car- ra y libre la via pública, se han dictado en toreteras. Igual obligacion tienen los gobernado-dos tiempos las disposiciones conducentes. El res de provincia respecto de las carreteras pro- gobierno, como supremo administrador de la vinciales. (Art. 19 de idem.)

cosa pública, no podia dejar desatendida obliPara la mas pronta construccion de cami-gacion tan importante, y que tanto conduce á nos y otros medios generales de comunicacion, la conservacion de los intereses públicos y á la por la ley de 9 de junio de 1845, se autorizó seguridad de las personas. Nos haremos cargo al gobierno para levantar en la forma mas ven- de las disposiciones que rigen sobre el partitajosa un empréstito, cuyos réditos anuales y cular. amortizacion no escediesen de los 15 millones El uso de los caminos públicos es comun á consignados en el presupuesto de gastos para todos, tanto naturales del reino como estranjeobras de esta clase. Este empréstito lo fijó el ros. (Ley 6, tít. 28, Part. 3.") A nadie puede gobierno en la cantidad de 200 millones, y se impedirse que transite qor ellos; pero el que ha realizado en acciones al portador tituladas se sirve de los caminos, mụy justo es que obde carreteras, con el interés del 6 por 100 serve las leyes y ordenanzas dictadas para su anual, destinándose además un 1 por 100 para policía y conservacion, y que pague los derela amortizacion del capital, que se hace por chos de portazgos, pontazgos y barcajes que medio del sorteo de las acciones.

se hallen legalmente establecidos. (V. estos Las obras de carreteras, lo mismo que toda artículos.) obra pública, pueden realizarse por empresa, Aunque todos pueden usar de las vias púpor contrata ó por administracion. En los dos blicas, nadie puede adquirir su dominio por primeros casos han de sacarse á pública subas-prescripcion. Esto se funda en el principio conta. Cuando se hagan por contrata , además de signado en la ley 5.', tít, 11, lib. 2.° del Fuero las condiciones particulares que requiera la real, en la que se dispone que « ninguna cosa clase y objeto de la obra , se impondrán siem- que sea de señorío de rey no se pueda perder pre las generales aprobadas por real órden en ningun tiempo.» La ley 7, tit. 29, Part. 3." de 18 de marzo de 1846. En su lugar corres- I se refiere mas terminantemento á nuestro caso; ella dispone que el camino, lo mismo que los calde bajo la multa que el mismo señale. (Arexidos, calles y otros lugares que son del uso

tículo 3. de idem.) comun de los pueblos, non lo puede ningund Cualquiera puede cortar impunemente las ome ganar por tiempo. .

ramas de árbol que cuelguen sobre camino púA los gobernadores de provincia y alcaldes blico é impidan el libre paso. (Ley 28, tit. 15 respectivos corresponde cuidar de la ejecucion Part. 7.') de las leyes que declaran la imprescriptibilidad Como el tránsito de los carruajes por los de los caminos públicos, y mandar tenerlos caminos es lo que mas contribuye á su destrucreparados y espedito su uso. (Art. 4 de la real cion, y esta está en razon inversa de lo ancho órden de 27 de mayo de 1846.) Esta real órden, y liso de las ruedas, siempre se han acordado aunque solo habla de las carreteras generales, disposiciones para estimular á que lleven los por el Consejo real en consulta de 18 de abril carruajes ruedas de llanta ancha y lisa. Por úlde 1849 se ha declarado tambien aplicable a timo, en la instruccion para los derechos de los caminos provinciales y aun á los demás, al portazgos de 22 de febrero de 1849 se mandó menos en cuanto al efecto de poder la adminis- que paguen derecho sencillo los carruajes que tracion proveer a su conservacion recuperan

lleven en sus ruedas llantas de mas de cuatro do los terrenos que les pertenecen: téngase pulgadas de ancho; sencillo ó doble, segun el esto presente para todo lo que la misma dispo- número de caballerías, cuando las llantas sean ne, y que vamos a esponer.

de mas de dos y de menos de cuatro pulgadas; Las mismas autoridades tienen la obliga- doble, los que lleven llantas de menos de dos cion de impedir que se verifiquen intrusiones pulgadas de ancho, y cuádruplo, todos los en la via pública, y de cuidar que los labra-carruajes que lleven en las llantas de sus ruedores no aren los caminos, ni se introduzcan das clavos de resalto, ó que sobresalgan , sea en ellos y los estrechen. (Ley 5, tit. 35, lib. 7, poco ó mucho. (V. Portazgo.) Nov. Rec.) A este fin los alcaldes de todos los Otras muchas disposiciones se han acordapueblos, cuyos términos jurisdicionales atra- do desde el Fuero real hasta la Novísima Reviesen las carreteras generales, y las demás, copilacion relativas a la conservacion y polisegun la declaracion antedicha del Consejo real, cía de los caminos públicos. Pero el gobierno bien sea por sí mismos ó las personas que de. de S. M., considerando que unas de estas disleguen al efecto, acompañadas del ingeniero de posiciones eran en el dia inaplicables y otras caminos ó de los empleados del ramo , y con habian caído en desuso, tomó la determinacion citacion de los propietarios colindantes, debe- de reunir en una ordenanza todo lo vigente y rán acotar y amojonar los terrenos adyacentes aplicable de nuestras leyes antiguas y lo que de la carretera, previniendo a los últimos que convenia observarse respecto á dichos estreen lo sucesivo no se introduzcan con el cultivo mos. Esta ordenanza se publicó por real órden fuera de lo que marque la línea acotada. (Ar- de 14 de setiembre de 1842, y es la ley vigentículo 1.o de la real órden citada de 27 de mayo te en la materia ; por cuya razon, y por ser los de 1846.)

alcaldes las autoridades inmediatamente encarPara hacer el amojonamiento referido, val. gadas de aplicarla, creemos de absoluta necedrán por via de justificacion el informe de tes- sidad insertarla literalmente, como lo hacetigos que declaren los límites que antes tenia mos á continuacion. el camino, las señales que aún hubiese en otros trozos del mismo en que haya intrusion, y por ORDENANZA PARA LA CONSERVACION Y POLICIA último el apeo de las heredades colindantes en DE LAS CARRETERAS GENERALES (1). caso de duda ó no conformidad de los dueños de ellas. (Art. 2.° de idem.)

CAPITULO I. Comprobada la intrusion en la carretera y sus partes accesorias de cualquier colindante, De la conservacion de las carreteras, sus el alcalde dispone que se allanen las zanjas, va

obras y arbolados. llados ó tapias que hayan construido para internar en su propiedad los terrenos usurpados,

Art. 1. No será lícito hacer represas, poverificándose esta operacion y la colocacion de zos ó abrevaderos á las bocas de los puentes y los nuevos hitos ó mojones á costa de los in

(1) Téngase presente que por la disposicion 4.' de la trusos en el término preciso de ocho dias si

real orden de 27 de mayo de 1846, está mandado que

esta ordenanza se observe en lydos los caminos públiguientes a la intimacion que les hiciere el al

cos en cuanto sea posible.

alcantarillas, ni á las márgenes de los caminos, de 50 á 100 rs. y resarcirán el daño cauá menor distancia que la de treinta varas de sado. estos. Los contraventores incurrirán en la Art. 9.• Ningun carruaje ni caballería pomulta de 50 á 200 rs. además de subsanar el drá marchar por fuera del firme ó calzada del perjuicio causado.

camino, ó sea por sus paseos, y su dueño ó Art. 2.° Los cultivadores de las heredades conductor si lo hiciere , pagará de 50 à 100 lindantes con el camino, que con el plantio y reales por cada carruaje , y cuatro por cada labores de las mismas ocasionen daño a los caballería. muros de sostenimiento, aletas de alcantari- Art. 10. Cuando en los caminos se hicieren llas, estribos de puentes y á cualesquiera otras recargos ó cualesquiera obras de reparacion, obras del camino ó que labren en las escarpas los carruajes y caballerias deberán marchar de este , incurrirán en la multa que señala el por el paraje que se demarcare al efecto, y articulo anterior.

los contraventores serán responsables del daño Art. 3. Los labradores que al tiempo de que causaren. cultivar las heredades inmediatas á los cami- Art. 11. Los dueños ó conductores de los nos, y los pastores y ganaderos que con sus carruajes , caballerías ó ganados que cruzaren ganados dejaren caer en los paseos y cunetas el camino por parajes distintos de los destinade aquellos tierra o cualquier cosa que impida dos é este fin, ó que han servido siempre para el libre curso de las aguas, estarán obligados ir de unos pueblos á otros, ó para entrar y saá su limpia é reparacion.

lir de las heredades limítrofes , pagarán el Art. 4. Los dueños de las heredades lin- daño que hubieren causado en los paseos , cudantes con los caminos no podrán impedir el netas y márgenes del camino además de la libre curso de las aguas que provinieren de multa de 60 rs. aquellos , haciendo zanjas, calzadas ó levan- Art. 12. El que rompa é de cualquier motando el terreno de dichas heredades.

do cause daño en los guarda-ruedas, antepeArt. 5.' Los dueños de heredades confinan-chos ó sus albardillas, ó sea otras obras de los tes con los caminos y en posicion costanera ó caminos , así como en las pirámides ó partes pendiente sobre estos no podrán cortar los ár- que marcan las leguas, ó borre las inscripcioboles en las 30 varas de distancia de las carre- nes de estas, ó maltrate las fuentes y abrevateras sin licencia de la autoridad local, prece- deros construidos en la via pública , ó los árdido reconocimiento del ingeniero encargado boles plantados a las márgenes de los caminos, de la misma , y en manera alguna arrancar las ó permita que lo hagan sus caballerías y ganaraices de los mismos para impedir que las dos, pagará el perjuicio y una multa de 20 aguas lleven tierras al camino ó caigan trozos á 100 rs.; y el que robare los materiales acode terreno; y si contraviniesen , serán obliga- piados para las obras, ó cualquier efecto perdos á costear la obra necesaria para evitar se- teneciente á estas , se le asegurará para que mejantes daños.

se le castigue con arreglo á las leyes. Art. 6. Cualquier pasajero que con su car- Art. 13. Se prohibe barrer , recojer basuruaje rompiere ó arrancare algun guarda-rue- ras , rascar tierra ó tomarla en el camino, sus da del camino , pagará 40 rs. por subsanacion paseos, cunetas y escarpes, pena de 20 a 50 del perjuicio, y además de 50 á 100 rs. si hu- reales de multa y reparacion del daño causado; biere procedido contraviniendo a las reglas es- pero los encargados de carreteras podrán pertablecidas en la presente ordenanza.

mitir la estraccion de barro ó basura de ellas, Art. 7. Los carruajes de cualquiera clase prescribiendo las reglas que al efecto crean deberán marchar al paso de las caballerías en oportunas. todos los puentes , sean estos de la clase que Art. 14. Se prohíbe todo arrastre de madefueren, y no podrán dar vuelta entre la baran- ras, ramajes ó arados en los caminos, y lo dilla ó antepecho de estos. Los que contravi- mismo el atar las ruedas de los carruajes, bajo nieren incurrirán en la multa de 50 á 100 rea- la multa de 4 rs. por cada madero , 8 si fuere les, además de pagar el daño que de este arado que lleve al estremo chopa ó clavo de modo hubieren causado.

hierro, y 60 por cada carruaje que lleve rueda Art. 8.° Los conductores que abrieren sur-atada , además de resarcir el daño causado. cos en los caminos, sus paseos ó márgenes Art. 15. Los conductores de carruajes , sin para meter las ruedas de los carruajes, ó car- distincion alguna , deberán observar las reglas garlos mas cómodamente, sufrirán la multa siguientes en el uso de la plancha de hierro

« AnteriorContinuar »