Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que llevan para disminuir la velocidad de las Art. 21. En el camino, sus paseos y márruedas :

genes, ninguno podrá poner tinglados ó pues1.- La plancha deberá ser igual al modelo tos ambulantes, aunque sean para la venta aprobado por la direccion general del ramo. de comestibles, sin' la licencia correspon

2. No podrá hacerse uso de la plancha diente. sino en las cuestas y distancias marcadas al Art. 22. Delante de las posadas ni en otro efecto por los ingenieros encargados de la car- paraje alguno del camino podrá dejarse ninretera.

gun carruaje suelto; y al dueño ó conductor 3. La plancha deberá aplicarse á la rueda del que asi se encontrare , se le impondrá una de manera que su centro quede sentado de multa de 20 à 50 rs. En igual pena incurrirá plano sobre el camino.

toda persona que eche animales muertos sobre 4. Los carruajes, cuando lleven la plan- el camino ó á menos de 30 varas de sus márcha puesta , solo podrán marchar al paso de genes, además de tener la obligacion de salas caballerías.

carlos fuera. La infraccion a las espresadas prevencio- Art. 23. Las caballerías, recuas, ganados nes se castigará con la multa de 50 á 100 rs. y y carruajes de toda especie, deberán dejar lila reparacion del daño que cause.

bre la mitad del camino á lo ancho para no embarazar el tránsito á los demás de su espe

cie; y al encontrarse en un punto los que van CAPITULO II.

y vienen, marcharán arrimándose cada uno

á su respectivo lado derecho. Del tránsito de las carreteras.

Art. 24. A los arrieros que llevando mas

de dos caballerías reatadas caminaren pareaArt. 16. Los alcaldes cuidarán en sus res- dos, se les multará en 20 rs. de vellon por pectivos términos jurisdicionales que el ca- cada uno. mino y sûs márgenes estén libres y desemba- Art. 25. Cuando en cualquier paraje del carazados, sin permitir estorbo alguno que obs- mino, las recuas y carruajes se encontraren truya el tránsito público, especialmente en las con los conductores de la correspondencia púcalles de travesía de los pueblos.

blica , deberán dejar á estos el paso espedito. Art. 17. No podrán los particulares hacer Las contravenciones voluntarias de la presente acopios de materiales, tierras, abonos y estiér- disposicion, se satisfarán con una multa de 20 coles, amontonar frutos , mieses ú otra cual- á 50 rs. quier cosa sobre el camino, sus paseos y cu- Art. 26. Bajo la multa establecida en el netas , ni colgar ó tender ropas en los mencio- articulo anterior, á ninguno será permitido nados parajes. A los que contravinieren á lo

correr á escape en el camino, ni llevar de este dispuesto en este artículo se impondrá una modo caballerías, ganados y carruajes a la inmulta de 25 á 30 rs. por la primera vez, y do- mediacion de otros de su especie o de las perble por la segunda.

sonas que van a pié. Art. 18. Las pitas, zarzas , matorrales у Art. 27. Igual multa se aplica á los arrieros todo género de ramaje que sirva de resguardo y conductores cuyas recuas, ganados y caró de cerca á los campos y heredades lindantes ruajes vayan por el camino sin guiar ó persona con el camino, deberán estar bien cortados y que los conduzca. de modo que no salgan al mismo.

Art. 28. En las cuestas marcadas segun lo Art. 19. Los arrieros y conductores de car- dispuesto en el art. 15, no podrán bajar los ruajes que hicieren suelta y den de comer á carruajes sino con plancha ó con otro aparasus ganados en el camino ó sus paseos, sufri-to que disminuya la velocidad de sus ruedas; rán la multa de 20 rs. por cada carruaje, y de 4 y al que faltare á esta disposicion llevando pareales por cada caballería ó cabeza de ganado, sageros, se le impondrán de 50 à 200 rs. de además de pagar cualquier perjuicio que cau- multa. saren.

Art. 29. En las noches oscuras los carruaArt. 20. La pena establecida en el artículo jes que vayan á la ligera, sin escepcion alguanterior es aplicable á los dueños y pastores na , deberán llevar en su frente un farol ende cualquier ganado, aunque sea mesteño, que cendido , imponiéndose la multa de 30 rs. å estuviere pastando en las alamedas, paseos, los conductores por cada vez que contravencunetas y escarpes del camino.

gan á esta prevencion.

[ocr errors]

precauciones ó condiciones facultativas que CAPITULO III. .,

deberán observarse en su ejecucion, para que

no cause perjuicio a la via pública, ni á sus De las obras contiguas á las carreteras. obras, paseos y arbolados.

Los interesados estarán obligados á preArt. 30. En las fachadas de las casas con- sentar el plano de la obra proyectada, si el tiguas al camino no podrá ejecutarse ni poner ingeniero lo creyese necesario, para dar su cosa alguna colgante o saliente que pueda ofre- dictámen con el debido conocimiento. cer incomodidad, riesgo ó peligro a los pasa- Art. 36. Los alcaldes en sus respectivas jugeros, ó á las caballerías y carruajes: Los al-risdicciones, prévio reconocimiento é informo caldes cuando reciban denuncias por dicha del ingeniero, segun lo dispuesto en el artícucausa, señalarán un breve término para que se lo anterior, concederán licencia para consquiten los estorbos, imponiendo una multa truir ó reedificar con sujecion a la alineacion de 20 à 80 rs. al que no lo hiciese en el tiem- y condiciones que aquel hubiere marcado, po señalado.

cuidando de que se observen puntualmento Art. 31. Cuando las casas ó edificios con- por los dueños de la obra. tiguos al camino, y en particular las fachadas Art. 37. A los que sin la licencia espresaque confronten con él, amenaçen ruina, los da ejecutasen cualquiera obra dentro de las 30 alcaldes darán aviso inmediatamente al inge- varas de uno y otro lado del camino, ó so niero encargado de la carretera por medio de apartaren de la alineacion marcada , ó no oblos peones camineros, ó de cualquiera otro servaren las condiciones con que se les hubiedependiente del ramo, para que proceda á su se concedido la licencia , les obligará el alcalreconocimiento.

de á la demolicion de la obra , caso de pérjuArt. 32. El ingeniero deberá reconocer dicar á las de la carretera , sus paseos, cuescualquiera edificio público ó privado, del cual tas y arbolados. se tengan indicios de que amenaza ruina so- Art. 38. Cuando sc susciten contestaciones bre el camino; y cuando alguno se hallare en con motivo de la alineacion y condiciones faeste caso, lo pondrá en conocimiento del al-cultativas señaladas por el ingeniero en la forcalde, espresando si la ruina es o no próxima, ma y casos previstos en los artículos anterioadvirtiendo al mismo tiempo si el edificio está, res, cl alcalde las pondrá en su conocimiento: en virtud de alineacion aprobada, sujeto á re- y suspendiendo todo procedimiento ulterior, tirar su linea de fachada para dar mayor en- remitirá el espediente al jefe político (hoy gosanche á la via pública.

bernador) de la provincia. • Art. 33. Dentro de la distancia de treinta Art. 39. El jefe politico resolverá a la povaras colaterales de la carretera , no se podrásible brevedad sobre los espedientes de que construir edificio alguno, tal como posada, trata el artículo anterior, oyendo al ingeniero casa, corral de ganados, etc., ni ejecutar al- en jefe del distrito ; pero si hallare motivo cantarillas , ramales u otras obras que salgan para no conformarse con el dictámen do este, del camino ó las posesiones contiguas, ni es- los pasará sin demora a la direccion general tablecer presas y artefactos, ni abrir cauces del ramo para que decida lo que fuere justo y para la toma y conduccion de aguas sin la cor- conveniente, o proponga en su caso al gobierrespondiente licencia.

no la resolucion que corresponda, Art. 34. Las peticiones de licencia para construir o reedificar en las espresadas fajas de

CAPITULO IV. terreno a ambos lados del camino, se dirigirån al alcalde del pueblo respectivo, espre- De las denuncias por infracciones de esta sando el parage, calidad y destino del edificio

ordenanza. ú obra que se trata de ejecutar.

Art. 35. El alcalde remitirá dichas instan- Art. 40. No podrá exigirse pena alguna de cias con las observaciones que estime oportu- las prefijadas en esta ordenanza sino mediantu nas al ingeniero encargado de la carretera, para denuncia ante los alcaldes de los pueblos mas que prévio reconocimiento señale la distancia próximos al punto de la carretera en que fuey alineacion á que deberá sujetarse en la con- re detenido el contraventor. frontacion del camino la obra proyectada, es- Art. 41. Las aprehensiones y denuncias popresando en su caso las demás ádvertencias, I drán hacerse por cualquier persona ; deberáu

29

hacerlas los dependientes de justicia de los puesta , y el asiento será firmado por el alcalpueblos por donde pasa la carretera ; pero de y el secretario de ayuntamiento, quien dará corresponden con especialidad á los peones- al interesado copia de la providencia , autoricamineros y capataces, así como a todos los zada por el mismo secretario, con escepcion empleados de caminos que tienen la cualidad del número y fólio del libro en que se halle el de guardas jurados, para perseguir á los in- original. El alcalde que falte á estas disposifractores de la presente ordenanza.

ciones incurre en responsabilidad. (DisposicioArt. 42. Presentadas las denuncias ante los nes 6.', 7.' y 8.4 de dicho real decreto. (Véasc alcaldes, procederán estos de plano, y oyendo Faltas.) á los interesados , imponiendo en su caso las Los alcaldes podrán imponer gubernativamultas que van establecidas, y cumpliendo vamente la pena de arresto por sustitucion y con lo prevenido en esta ordenanza , sin omi- apremio de la multa , con sujecion á lo dission ni demora alguna , como es de esperar de puesto en el art. 504 del Código penal , (esto su celo por el servicio público y comodidad de es, un dia de arresto por cada duro de multa, los mismos pueblos.

y otro dia por cada medio duro de indemnizaArt. 43. De las multas que se exijan secion), solo cuando los multados fueren insolaplicará una tercera parte al denunciador, una ventes, y no pudiendo en ningun caso esceder tercera parte del minimum de la que en cada de quince dias el tiempo de arresto. (Disposicaso señala esta ordenanza al alcalde ante quien cion 4.' de id.) se hiciera la denuncia , y el resto á los gastos Téngase presente, que en el dia no pueden de conservacion del camino. Esta última parte exigirse las multas en metálico, sino precisase entregará al sobrestante ó aparejador del mente en el papel sellado de multas, creado mismo, bajo el correspondiente recibo visado por real decreto de 14 de abril de 1848. El alpor el ingeniero encargado de la carretera. calde que las exigiere en dinero, se considera

Art. 44. Los jefes políticos en sus respec-rá comprendido en los artículos 326 y 327 del tivas provincias cuidarán de que se observen Código penal reformado. (Art. 53 del real depuntualmente las disposiciones contenidas en creto de 8 de agosto de 1851.) De consiguienesta ordenanza , procediendo con arreglo a la te, queda derogado el final del art. 43 de la anley contra los alcaldes que hubiesen cometido terior ordenanza. La parte de las multas que ó tolerado alguna infraccion de ellas.

segun él corresponde á tercero, será abonada Art. 45. En todos los portazgos situados en al interesado por la administracion de rentas las carreteras generales, habrá fijo un ejem-estancadas, mediante la certificacion que esplar de la presente ordenanza; otro se entre- pedirá el alcalde con arreglo á lo dispuesto en gará á cada uno de los alcaldes de los pueblos los artículos 50 y 51 de dicho real decreto. " que se hallen en igual caso, asimismo á todos (V. Multas.) los peones-camineros y capataces, guarda-ca- Para cuidar del cumplimiento de la citada mineros y demás empleados del ramo de cami- ordenanza y de todo lo demás relativo à la nos ocupados en dichas carreteras.

conservacion y policía de los caminos públiMadrid 14 de setiembre de 1842. So- cos y á la proteccion de los caminantes, se lanot.

han creado peones-camineros, cuyo servicio La aplicacion de esta ordenanza es del pri- se indica en su reglamento especial de 16 de vativo conocimiento de los alcaldes, quienes junio de 1842, y celadores de caminos que procederán gubernativamente a la imposicion velan sobre estos. (Real orden de 25 de abril de las penas en ellas marcadas, segun se pre- de 1839.) (V. Celador y Peon caminero.) viene en su art. 42, pero sujetándose á ciertas Por último, debemos insertar las disposiformalidades prescritas por real decreto de 18 ciones del Código penal, relativas á caminos de mayo de 1853, á saber: Deberán asentar públicos. Contra los infractores de ellas debe por órden numérico todas las providencias procederse judicial y no gubernativamente, gubernativas que dicten sobre estas y las de formándose causa criminal cuando el hecho más faltas, de que pueden conocer gubernati- sea delito, y conociendo el alcalde en juicio de vamente, en un libro que llevarán al efecto en faltas, cuando el hecho sea una falta. Hé aqui papel de oficio foliado y rubricado en todas los artículos de dicho Código, que hacen resus hojas. En estas providencias se hará men- lacion al asunto de que se trata. cion precisamente del nombre y domicilio del Art. 442. « El que destruyere ó alterare penado , de la falta cometida y de la pena im- términos ó lindes de los pueblos ó heredades,

$ IV.

o cualquiera clase de señales destinadas á fijardidos los daños no penados especialmente por los limites de predios contiguos, será casti- la ordenanza antedicha : los que estén en esta gado con una multa del 50 al 100 por 100 de determinados, serán penados segun ella gula utilidad que haya reportado ó debido repor- bernativamente. tar por ellos. Si no fucra estimable la utilidad, se le impondrá una multa de 20 á 200 duros, » (Creemos comprendidas en este articulo là destruccion ó alteracion de los limi- De las autoridades a quienes compete el cotes de los caminos públicos, y la usurpa-nocimiento de los negocios contenciosos que cion consiguiente del terreno.)

tienen relacion con las carreteras. Art. 475. Serán castigados con la pena de prision menor los que causaren daño, cuyo En las secciones y párrafos anteriores beimporte esceda de 500 duros:--6. En puentes, mos visto los casos en que la administracion caminos, paseos ú otros objetos de uso pú- procede gubernativamente en todo lo relativo blico ó comunal.»

á la construccion, conservacion y policia de Art. 476. «El que con alguna de las cir- los caminos públicos. Pero como algunos de cunstancias espresadas en el artículo anterior estos asuntos pueden llegar a ser contenciosos, causare daño , cuyo importe esceda de 5 du- réstanos examinar á que autoridades compete ros, pero que no pase de 500, será castigado hoy su conocimiento. con la pena de prision correccional.»

Segun el art. 8 de la ley de 2 de abril Estas dos disposiciones solo tendrán lugar de 1845, corresponde á los Consejos provincuando al hecho, considerado como delito, no ciales, como tribunales en los asuntos admicorresponda mayor pena al tenor de lo deter- nistrativos, oir y fallar cuando pasen á ser minado en el art. 437, esto es, cuando el he- contenciosas las cuestiones relativas al cumcho no deba ser considerado como hurto. plimiento, inteligencia, rescision y efectos de (Párrafo final del art. 478.)

los contratos y remates celebrados con la adArt. 485. « Se castigarán con la pena de ministracion civil ó con las provinciales y muarresto de cinco á quince dias, ó una multa nicipales para toda especie de servicios y obras de 5 á 15 duros :

públicas, y el resarcimiento de los daños y 1. Los que en caminos públicos esta- perjuicios ocasionados por la ejecucion de las blecieren rifas ó juegos de envite ó azar.-Lo misnas obras. Aqui tenemos determinadas las dispuesto en este número se entiende sin per- atribuciones de los Consejos provinciales en juicio de lo determinado para casos de mayor los asuntos contenciosos que tienen relacion gravedad , al prudente juicio de los tribunales, con los caminos públicos. Sin embargo, en en el art. 267 » (habla de los juegos y rifas.) real decreto de 23 de setiembre de 1846, aun

3. Los que causaren daño que no esceda se deslindaron con mas precision estàs atribude 5 duros en pascos, parques, arboledas úciones siguiendo los mismos principios. otros sitios de recreo, ó esparcimiento de las Con arreglo á este real decreto, compete a poblaciones, ó en objetos de pública utilidad. los Consejos provinciales el conocimiento de -Lo dispuesto en este número se entiende sin todos los negocios de naturaleza civil corresperjuicio de lo determinado para su caso en el pondientes a la administracion de los ramos art. 437.)

de correos, caminos, canales y puertos, cuanEn el citado articulo 437 se dispone , que do, segun sus instrucciones respectivas, hayan son reos de hurto los dañadores que sustrai- de pasar de la clase de gubernativos á la de gan ó utilicen los objetos del daño causado, contenciosos, con inclusion de los casos de cualquiera que sea su importancia. De manc- espropiacion forzosa por causa de obras públira, que si los que causan daño en un camino cas, con arreglo á lo prevenido en la instrucpúblico sustraen ó utilizan el objeto del daño, cion de 10 de octubre de 1845. (Art. 1. del por ejemplo, llevándose el guarda-rueda que real decreto citado.) hubiesen arrancado, no puedan ser penados Y pertenecen a los tribunales ordinarios, como reos de daño, segun el Código ó la or- ó á los especiales á que segun las leyes comdenanza , sino que han de ser procesados y pc- peten por su naturaleza, los litigios sobre donados como reos de hurto.

minio ó propiedad que la administracion de En el número 3." del art. 485 del Código, dichos ramos tuviese que sostener , y los casos copiado anteriormente, solo están compren- en que la misma hubiese de proceder por rematc y venta de bienes contra sus deudores. naturaleza, porque las hay muy estensas, aun(Art. 2.. de id.)

que importantes, como el reglamento y la insEn cuanto a las cuestiones contenciosas á truccion de 8 y 19 de abril del citado año. Nos que puedan dar lugar los contratos de cual- concretaremos por lo tanto á esponer las baquiera especie , celebrados para el servicio de ses ó reglas generales que rigen en la materia; los caminos públicos por la administracion y por si en alguna ocasion interesa consultar con los particulares , su conocimiento corres-, mas antecedentes, pondremos al final de esta ponde á los Consejos provinciales en primera seccion un indice razonado de todas las dispoinstancia con apelacion para ante el real, siem- siciones del gobierno sobre caminos vecinales pre que se trate de contratos celebrados por la publicadas hasta el dia. administracion provincial ó municipal para Para el mejor método, dividiremos esta servicios limitados á sus respectivos distritos; seccion en los párrafos siguientes: pero si la contienda naciese de un contrato ce-2.1. De la division y clasificacion de los calebrado por el gobierno mismo ó por la direc-minos vecinales. cion general del ramo , conoce de ella directa- 2. De la prestacion personal y demás remente el Consejo real. (Art. 3. de id.) cursos que pueden adoptarse para la construc

Por último, conoce tambien el Consejo cion y mejora de dichos caminos. provincial, como ya hemos indicado, de las 3.' De su conservacion y policía y autoricuestiones relativas a la indemnizacion y re- dades que deben atender á ello. sarcimiento de los daños ocasionados en la ejc- 4.' Observaciones generales. cucion de cualesquiera obras públicas, cuando no bubiese sido posible la avenencia entre el

§ I. rematante y la parte obligada á subsanarlas, (Art. 31 de la inst. de 10 de octubre de 1845.) De la division y clasificacion de los caminos (V. Jurisdicion administrativa.)

vecinales.

SECCION VU.

Los caminos vecinales no deben confundir

se con las carreteras locales : son cosa muy De los caminos vecinales.

distinta, como puede verse comparando las

condiciones, objeto y circunstancias de cada Se consideran vecinales todos los caminos uno de ellos. públicos que no están comprendidos en las Estas se rijen por la ley de 7 de mayo clases de carreteras nacionales ó provinciales, de 1851, como se ha dicho en la seccion 5.', y y que por lo tanto solo son de interés inme aquellos por el decreto de 7 de abril de 1848 diato de uno o de algunos pueblos. (Art. 1.' del y la ley de 28 de abril de 1849, y por las dereal decreto de 7 de abril de 1848.)

más disposiciones especiales sobre los mismos. Si las carreteras generales son de impor- Estos caminos se dividen en caminos vecitancia y aun de absoluta necesidad para la pro- nales de primero y de segundo órden. piedad y riqueza de un pais, no lo son menos Son caminos vecinales de primer orden los los caminos vecinales. Estos, no solo dan vida que por conducir á un mercado, á una carrey animacion al distrito por donde pasan, sino tera nacional ó provincial, á un canal, a la que la llevan tambien al cuerpo general de la capital del distrito judicial ó electoral, ó por nacion, contribuyendo al movimiento de las cualquiera otra circunstancia interesen á vavias generales y demas medios de comunica- rios pueblos á un tiempo y sean de un tránsito cion y trasporte : sin los otros serian como activo y frecuente. una máquina incompleta, que por falta de al- Y caminos Vecinales de segundo órden son guna rueda no podria funcionar ordenadamen- los que interesando á uno ó mas pueblos á la te. Conociéndolo asi el gobierno, ha dedicado vez, son no obstante poco transitados por casu atencion a este ramo de la administracion recer de un objeto especial que les dé imporpública, que hasta nuestros dias ha estado muy tancia. (Art. 1. del real decreto de 7 de abril desatendido, y desde 1848 se han dictado va- de 1848.) rias disposiciones para la construccion, con- Al gobernador de la provincia, oido el servacion y mejora de estos caminos.

Consejo provincial, corresponde resolver soImposible es que las insertemos ó nos ha- bre la clasificacion, direccion y anchura de los gamos cargo de todas ellas en una obra de esta caminos vecinales. El máximo de esta será

« AnteriorContinuar »